28 de octubre de 2005

¿Hay libertad de expresión?

En Venezuela, la oposición utiliza el artículo 350 de la Constitución como justificación para desconocer al gobierno y llamar a "desobediencia civil", es decir, a protestas masivas en las calles (denominadas "guarimbas") que paralicen el país. Hacen el llamado a cada rato, pero llega un momento en el que nadie les hace caso.



¿Puede el New York Times convocar con un titular de primera plana a que la gente salga masivamente a las calles a hacer "desobediencia civil" contra el presidente Bush? El diario "El Nuevo País", que editan Rafael Poleo y su hija Patricia, lo hacen constantemente.

¿Existe libertad de expresión en Venezuela? El hecho de que algunas personas puedan identificarse libremente ocomo opositores y sean aclamados y aplaudidos, mientras que quienes se identifican con el chavismo son insultados y hasta amenazados de muerte (caso Oswaldo Guillén por decir "viva Chávez") pareciera decir que Venezuela es uno de los pocos países del mundo donde el gobierno sí brinda total libertad de expresión, pero quien lo coarta es la oposición.

El titular de "El Nuevo País" de hoy se debe a que el Tribunal Supremo de Justicia emitió una decisión según la cual "las morochas" pueden usarse en los procesos electorales. Éste es un método que permite que un mismo partido político pueda postularse dos veces en un mismo tarjetón usando una organización paralela (por ejemplo, MVR + UVE) y es un método que la oposición utiliza desde el año 2000, cuando lo estrenó el gobernador Eduardo Lapi. En las pasadas elecciones de concejales, lo usaron los partidos opositores zulianos y Primero Justicia en Caracas.

El método causa que el partido que tenga más votos obtenga aún más escaños de los que les correspondería de forma proporcional, y la oposición está muy preocupada porque el partido de gobierno, el MVR, lo va a usar en las elecciones de diputados de diciembre. Al usarlo, ganará muchos más escaños, tal vez hasta el 80 por ciento de la Asamblea Nacional.

Personalmente no estoy de acuerdo con el uso de las morochas, porque no sólo daña a la oposición sino a partidos pequeños como el PCV y los Tupamaros, a quienes les quita escaños en la Asamblea Nacional. Pero el hecho es que nada en la Constitución impide el uso de las morochas. Y también me parece inmoral que gente de la oposición que estrenó el uso de las morochas y se volvió experta en su uso venga ahora a decir que es inconstitucional.

10 comentarios:

Klaus Meyer dijo...

¿Puede el New York Times convocar con un titular de primera plana a que la gente salga masivamente a las calles a hacer "desobediencia civil" contra el presidente Bush?

Si, si puede y de hecho lo hace:

La empresa editora y la redacción del influyente diario norteamericano, "The New York Times" enalteció ayer en su editorial la actitud de su reportera, Judith Miller, quien desde el pasado martes aceptó ingresar en prisión, antes que desvelar sus fuentes de información a la justicia...
Va más allá el diario, recordando que la actitud de Miller se inscribe " en la tradición de desobediencia civil que fomentó el nacimiento de los Estados Unidos de Norteamérica".

ErneX dijo...

El 350 es un artículo de la constitución, ¿que tiene de malo que lo invoquen?

Hay muchísimos artículos de la constitución y leyes que el gobieron debería hacer valer y que no lo están haciendo. Tu y yo y el resto del país sabe la cantidad de dinero que se están cogiendo muchos "adeptos al proceso" y aún no hay un solo preso.

Por esa medida, ser chavista es ser inmoral en mi humilde opinión, y se que suena trillado, ¿pero recuerdas aquél famoso discurso de Chávez diciendo que si pasaba un año y aún habían niños en la calle se cambiaba el nombre? o "el lujo de la Casona me abruma?.

Coño Luigino, de pana, enséñame lo bueno de todo esto a ver si me convences. No hay un solo semáforo en Caracas que no tenga niños malabaristas o gente pidiendo dinero. Hace 7 años no pasaba esto. No veo la revolución. La única revolución que he visto es la de los nuevosricos que estan coronando bello con el gobierno.

Klaus Meyer dijo...

No comento el resto porque no me gustan las piñatas.

Lorenzo Albano dijo...

La desobediencia civil es simplemente ignorar o violar activamente leyes injustas y no colaborar con arbitrariedades. No va contra los derechos personales de tus conciudadanos.

ya que mencionas tanto a Rosa Parks, te recuerdo que lo que hizo ella fue violar la ley, porque era injusta. Se sento, a proposito donde le dio la real gana ya que pagaba el mismo pasaje que un blanco. Por ello hubo un boicot de los autobuses por parte de los clientes hasta que no fuera modificada la ley y las practicas racistas del transporte publico.

Si mencionas a Ghandi, el y su gente produjeron sal en forma PRIVADA, ignorando el monopolio ESTATAL britanico sobre esta. No pago impuestos por ello.

Si mencionas a Thoreau, el se nego a pagar impuestos a un gobierno embarcado en una guerra, y se nego a prestar servicio en la misma.

Como los tantos que cambiaron a Europa del Este, desobedeciendo leyes que los obligaban a callar y a quedarse en su sitio.

Todos se basaron en el principio que si la ley esta por debajo del derecho, porque es expresion de este. Si la ley viola el derecho, es la ley la que debe irse. Donde derecho es aquel conjunto de reglas que rigen las soberanas y privadas relaciones entre gentes iguales y libres que se respetan entre si. Sin privilegios porque yo soy gobierno, porque yo tengo una causa linda y tu no.

Cero violencia, cero yo me apropio de lo tuyo, cero expropiaciones, cero "interes publico" hipertrofiado, cero mentalidad de turba, cero justificar la coercion y la violencia.

Heuss dijo...

No salgan con eufemismos edulcorados comparando el apoyo del New York Time a una periodista presa por no revelar la fuente, con el Nuevo País llamado a los militares a dar un Golpe de Estado, o comparar a Ghandi o Thoreau con la desobediencia civil, con los Poleos y sus guarimbas. Vamos a estar claros, aquí en la Venezuela que todos conocemos desobediencia civil es igual a formar un royo en la calle donde hayan muertos y heridos y que salgan los militares a poner “orden” y tumben el gobierno, es decir, el Golpe de Estado, y para mayor ejemplo el 11 y 12 de abril, así que a otro perro con ese hueso de que la cosa es como Ghandi, si en realidad piensan en un Pinochet. Por muy malo que nos parezca un gobierno, es una necedad invocar el Art. 350, ya que sólo se aplicaría en casos demasiado evidentes de violación a principios fundamentales de la democracia, ejemplo, la auto-proclamación de Carmona Estanga, eso si era para aplicar el Art. 350, o que algún poder disuelva otro, pero mientras haya un mínimo de coherencia aunque sea en las formas, ese llamado no tiene ningún sentido.

Heuss dijo...

No salgan con eufemismos edulcorados comparando el apoyo del New York Time a una periodista presa por no revelar la fuente, con el Nuevo País llamado a los militares a dar un Golpe de Estado, o comparar a Ghandi o Thoreau con la desobediencia civil, con los Poleos y sus guarimbas. Vamos a estar claros, aquí en la Venezuela que todos conocemos desobediencia civil es igual a formar un royo en la calle donde hayan muertos y heridos y que salgan los militares a poner “orden” y tumben el gobierno, es decir, el Golpe de Estado, y para mayor ejemplo el 11 y 12 de abril, así que a otro perro con ese hueso de que la cosa es como Ghandi, si en realidad piensan en un Pinochet. Por muy malo que nos parezca un gobierno, es una necedad invocar el Art. 350, ya que sólo se aplicaría en casos demasiado evidentes de violación a principios fundamentales de la democracia, ejemplo, la auto-proclamación de Carmona Estanga, eso si era para aplicar el Art. 350, o que algún poder disuelva otro, pero mientras haya un mínimo de coherencia aunque sea en las formas, ese llamado no tiene ningún sentido.

Anónimo dijo...

No salgan con eufemismos edulcorados comparando el apoyo del New York Time a una periodista presa por no revelar la fuente, con el Nuevo País llamado a los militares a dar un Golpe de Estado, o comparar a Ghandi o Thoreau con la desobediencia civil, con los Poleos y sus guarimbas. Vamos a estar claros, aquí en la Venezuela que todos conocemos desobediencia civil es igual a formar un royo en la calle donde hayan muertos y heridos y que salgan los militares a poner “orden” y tumben el gobierno, es decir, el Golpe de Estado, y para mayor ejemplo el 11 y 12 de abril, así que a otro perro con ese hueso de que la cosa es como Ghandi, si en realidad piensan en un Pinochet. Por muy malo que nos parezca un gobierno, es una necedad invocar el Art. 350, ya que sólo se aplicaría en casos demasiado evidentes de violación a principios fundamentales de la democracia, ejemplo, la auto-proclamación de Carmona Estanga, eso si era para aplicar el Art. 350, o que algún poder disuelva otro, pero mientras haya un mínimo de coherencia aunque sea en las formas, ese llamado no tiene ningún sentido.

Anónimo dijo...

Se puede hacer una única definición de “Libertad de expresión” que en la práctica abarcaría y explicaría la que existe en cualquier gobierno del mundo, independientemente de si es democrático, socialista, comunista, autoritario, plutocrático, dictatorial, monárquico, autocrático, fascista, de derecha o de izquierda, arriba o abajo, etc.

Podríamos definir la “libertad de expresión real” de la siguiente manera:

“Tú puedes decir todo lo que tú quieras, absolutamente todo lo que tú quieras, siempre y cuando lo hagas en privado, escondido en una cueva, o cuando si lo haces en público, no vaya contra los intereses de alguien poderoso y éstos tengan el deseo y la capacidad de acallarla sin resultar muy dañados”.

Esto aplica sin excepciones, a todo los gobiernos del mundo, a la inmensa mayoría de las empresas, las familias, los sindicatos, asociaciones, religiones, a casi todo, con las posibles excepciones de lugares como algunos foros de discusión, algunos blogs, algunos sitios de internet, algunas familias, algunos grupos de amigos, etc.

Esa es la libertad de expresión real que existe actualmente y la que ha existido a lo largo de la historia en casi todo lugar y tiempo, la que tiene la condicionante de:

“...siempre y cuando no vaya contra los intereses de alguien poderoso que tenga el deseo y la fuerza para acallarla sin resultar muy dañado”.

Esta condicional a veces llega a ser una filigrana muy fina que se vuelve casi invisible y difícil de percibir. Como ejemplo, la siguiente falacia: “en el gobierno o el país ‘A’, hay mucha libertad de expresión porque allí se dice de todo”.

Lo que en realidad pasa, es que en general, muchas de esas cosas que se dicen o se hacen, no afectan para nada o tienen poco efecto en los poderosos, habiendo un beneficio importante porque se crea la conveniente ilusión de que existe libertad de expresión.

Un ejemplo claro es todo lo que hace la oposición en Venezuela hoy en día. Cuando convocan a un cacerolazo, solo se ven, por Globovisión, las mismas 40 personas que salen a cacerolear a la calle, en la misma urbanización de siempre, la urbanización Santa Paula. ¿Qué tanto afecta esto al gobierno y qué tanto lo beneficia? No lo afecta en nada y lo beneficia en mucho.

También sucede que lo que se pudiera decir, aunque desagradable para el que tiene poder, puede que tenga muchas o inaceptables pérdidas si trata de acallarlo.

El manejo de la libertad de expresión por parte del poderoso es solo una muy sencilla relación de costos-beneficios. Si no me molesta, no lo toco porque estaría teniendo costos sin ningún beneficio. Si me molesta, tengo que conservar un equilibrio de costo-beneficio, debo saber cuanto voy a invertir (costo) y que tanto voy a ganar con esa intervención (beneficio).

Cuando los intereses en verdad sean afectados habrá persecución, y ésta será brutal. ¿Nadie recuerda el estalinismo o el macartismo? En el caso de Waler Martínez se ve todo eso. Un aparato gigantesco del estado manejando el asunto, reprimiendo, despidiendo periodistas, desviando la atención, manipulando la opinión, acallando el problema, no mencionándolo, etc. Después de todo ese esfuerzo, nada funcionó. Así que como última instancia, le lanzaron tres baños de agua fría a los chavistas para que dejaran de hablar del asunto. Estos tres baldes de agua fría fueron las tres intervenciones del presidente.

Como no pudieron con la maquinaria, pegándole sustos, amedrentándolos, humillándolos, chantajeándolos, burlándose de ellos, amenazándolos, acallando el tema, se necesitó del verbo de Chávez para apagar ese fuego, tres baldes de agua fría que los deprimió, los desanimó, los paralizó, les aniquiló sus fuerzas y les apagó el ánimo y los hizo congelarse y petrificarse. Perdieron el rumbo y el norte en la lucha por lo que es justo y en contra de la injusticia. ¿Ya para qué, si me siento tan mal porque quien admiro me regañó?. Todo esto son simples trucos para acallar la libertad de expresión, parte del arsenal psicológico que se usa en todas partes del mundo.

En todas partes es igual, todo se vale. Insultar, amenazar, asustar, hacer que te sientas mal hacer que pienses que estás loco y que eres el único tonto que está en eso. Si nada sirve, porque eres íntegro, entonces se te desaparece mediática o físicamente, o se te fusila moral o físicamente, lo que sea más fácil, lo que cueste menos y de los mejores beneficios.

Si se crea un aparato de adoctrinamiento es más fácil. Desde la infancia se les lava el cerebro a los niños para que piensen y tengan ideas afines al del régimen (entiéndase como régimen cualquier gobierno, empresa, religión, etc, que haya pisado la faz de la Tierra). Cuando adultos, no habrá que reprimirlos porque sus ideas no serán subversivas, excepto algunos que salieron defectuosos del sistema de adoctrinamiento y no se amoldaron a la ideología impuesta. Así que podremos decir que hay libertad de expresión, “a todo el mundo se les permite decir, pensar y soñar”... las cosas que les metimos en la cabeza. Cualquiera que diga algo diferente será atacado por la propia gente que lo rodea, desanimando a la mayoría de ellos antes de que la cosa se ponga grave, pase a mayores, y haya que reprimirlos.

Todo régimen que promueva la homogeneidad va en contra de la libertad de expresión, pero esa homogeneidad puede ser a veces muy sutil y disfrazada. En el capitalismo, por ejemplo, se necesita que la gente sea consumista. Para que haya consumismo se necesita un aparato publicitario inmenso para convencer a la gente que compre un determinado producto para “que te veas bella”, o para “que te veas diferente”, o porque es muy, pero muy “divertido”, o para que “seas más que los demás”. Un país donde todos quieren ser individualistas, y para serlo, todos tengan que comprarse cosas diferentes para expresar su “individualismo”, no es un país heterogéneo. Aunque los dibujos de la camisa sean diferentes, todas estas personas son exactamente iguales, en el sentido de que quieren “verse” diferentes, y en que quieren comprar cosas para “ser diferentes, y no uno más del montón”. El consumismo los hace muy homogéneos, superficiales e inhumanos, porque son solo la continuación de los medios de producción industrializados, son solo un elemento más de la máquina de producción, igual que un tornillo o una tuerca, dejaron de ser seres pensantes, con opiniones e ideas propias.

Igual sucede cada vez que uno oye exactamente la misma expresión en personas diferentes como, “vamos hacia el castro-comunismo”, o “esos escuálidos”. En ambos casos son palabras hechas, ideas hechas, prefabricadas, que fueron implantadas en la mente. Ya no se necesita pensar, ya no se necesita analizar, ya yo tengo un slogan que piensa por mí. Se actúa como una máquina, como un robot, no se piensa, se confunde el pensamiento real con la identificación y fascinación con una idea prefabricada que filtra y distorsiona la visión de la realidad.

Pocos se escapan de eso, pocos dejan de ser máquinas.


La libertad de expresión por sí sola no vale mucho

En el caso de Walter Martínez, hubieron manifestaciones en frente de VTV. Ellos tuvieron la libertad expresarse. En Washington hubo una marcha en protesta por la guerra, ellos también tuvieron la libertad de expresarse. En ambos casos hay liberad de expresión. ¿o no?

En la pantalla de VTV no apareció esa manifestación, eso no existió para sus televidentes, y en CNN no se mostró la marcha contra la guerra, así que tampoco existió. Pero podemos decir que hay libertad de expresión, porque ellos pudieron manifestarse, tanto en frente de VTV como en Washington, ¿o no?

Muchas constituciones permiten la libertad de expresión, pero la libertad de expresión no vale mucho si no está acompañada de otras cosas.

Una de esas cosas, que es fundamental, además de la libertad de expresión, y que no se puede separar de ella es LA LIBERTAD Y EL DERECHO PARA ESCUCHAR DIFERENTES PUNTOS DE VISTAS SOBRE UN MISMO TEMA.

Esto es tan fundamental, que debe estar escrito en cada constitución, al lado del derecho de la libertad de expresión. Son dos términos, de una ecuación, que se multiplican. Si uno de esos términos es cero, el resultado es forzosamente cero.

Resultado = Libertad de expresión X derecho de escuchar diferentes puntos de vista

El primer término permite decir cosas, el segundo permite escuchar cosas.

De nada vale poder decir cosas si éstas no se pueden escuchar, o se transmiten distorsionadamente y se manipulen para que se oigan mal, o se hace mucha bulla para acallarlas. ¿Hay libertad de expresión si alguien quiere decir algo y yo grito o pongo música fuerte para que no se le escuche, o si me pongo vociferar al mismo tiempo que habla la otra persona porque no me gusta lo que dice? ¿Hay libertad de expresión si alguien dice algo y un medio (de comunicación) tergiversa lo dicho o lo transmite incompleto para distorcionarlo? Técnicamente sí, “él expresó su opinión”, pero en realidad no, porque no se me permite escuchar diferentes opiniones sobre un tema determinado. Es por eso que la libertad de expresión por sí misma no basta.

Cuando quiero saber si hay libertad en un lugar determinado, ya sea gobierno, empresa, familia, asociación, sindicato o lo que sea, una de las cosas a las que le pongo mucha atención es en el segundo término de la ecuación, me pongo a ver cuáles son los “diferentes puntos de vista” que se expresan en ese grupo, y cual es la calidad y la variedad en ellos o si son repetitivos y orbitan siempre en el mismo sitio, si están manipulados, si son honestos, si los comentarios son puros “slogans” o “palabras hechas” o si son originales y auténticos, si alguien trata de dominar indebidamente sobre los demás, si hay temas tabú que no se puede mencionar en el grupo o si por el contrario se anima a expresar cualquier idea por descabellada que sea sin burlarse o execrar de alguna manera al que la dice, etc.

Si no hay diferentes puntos de vistas, la libertad de expresión no existe. (n x 0 = 0)

Puede haber libertad de expresión i oyes diferentes puntos de vista contrapuestos.

En la edad media la iglesia católica quemaba libros de puntos de vista diferentes (y a los autores y a los que los tenían, etc)

En los años del macartismo se persiguió el punto de vista del comunismo. En la Unión Soviética sucedía lo mismo pero al revés. Aquí, si alguien de la oposición va a la esquina caliente o a cualquier grupo bolivariano a expresar ideas opuestas a las que ellos tengan le pueden cortar la cabeza (literal o metafóricamente), igual si alguien del grupo chavista va a un lugar de la oposición a expresar sus ideas. En ninguno de los dos grupos se aceptan puntos de vista opuestos a los del grupo.

¿Hay diferencia entre unos y otros? Desde mi puntos de vista, los que hacen esto son los mismos, tienen la misma ideología, independientemente del grupo a que pertenezcan son del mismo grupo (el grupo del fanatismo, de los intolerantes, de los que odian y son capaces de matar a alguien que no opine como ellos). Las personas que permiten una conversación sana con alguien con quien no comulga pertenecen a otro grupo.

En VTV no se mostró el punto de vista de los que protestaban en frente de VTV.

En los medios dominados o afines al gobierno, se desaparecía y se perseguía ferozmente el punto de visa de los que estaban con el periodista Walter Martínez, usando muchas y variadas técnicas, desde ignorarlos, ocultarlos, difamarlos, insultarlos, manipularlos, burlarse de ellos, etc, etc, etc, incluyendo refrescantes baños de agua helada por parte del presidente de la república para desanimarlos y paralizarlos en su “incorrecto” proceder. Es muy importante destacar que más que violencia y persecución física, lo que se notó fue irrespeto, violencia y maltrato psicológicos. Esta es la etapa previa de la violencia física y las persecuciones.

En Globovisión se manipula y distorsionan las noticias a favor del chavismo o no aparecen, igual se manipula y distorsionan las noticias del antichavismo, en ambos casos para amoldarla a sus intereses. Al igual que en VTV, Son los mismos de lado y lado, la misma forma de ser, la misma forma de actuar, la misma miseria. La diferencia, minúscula diferencia, son los intereses. Por dentro son los mismos, mismo miedo, mismo odio, misma intolerancia, solo que unos están en el bando ‘A’ y los otros en el bando ‘B’

En Globovisión, sus periodistas filmaron unas denuncias y unas protestas los empleados de una empresa de aviación privada, no salieron al aire. No era conveniente poner puntos de vistas que chocan con sus intereses.

El programa Dossier salió del aire por dar un punto de vista inconveniente, con la excusa de que ese no era el espacio para ventilar esas cuestiones, pero se olvida que antes se daban puntos de vista a favor, y esos sí se permitieron a pesar de que ese espacio no era para ventilar esas cuestiones. Así que el problema no era si el espacio era o no para ventilar ciertas cuestiones, sino que se permiten decir lo que tú quieras siempre que me convenga, y si dices algo que no me guste, te destruyo, porque entonces eres mi enemigo, y yo destruyo a mis enemigos, o generalizando: yo destruyo (ese es mi verdadero ser, yo soy un destructor).

En fin, la libertad de expresión por sí sola, no tiene mucho sentido analizarla aislada, químicamente pura. Si se hace, caeremos en muchos errores y falsos positivos, hay muchas cosas que se necesitan además de ella. Una de esas cosas es la diversidad de puntos de vistas diferentes. A mayor diversidad que se permita expresar, mayor y mejor será la libertad de expresión, y por el contrario, si vemos un sitio donde no haya una buena diversidad de opiniones y puntos de vistas diferentes, y vemos una homogeneidad en los planteamientos, entonces no hay libertad de expresión.

En Globovisión, por ejemplo, no podemos decir que haya una buena diversidad de puntos de vista diferentes, sino que hay una homogeneidad monolítica. Aparentemente muchos opinan y dicen cosas diferentes, pero una visión un poquito más aguda nos muestra que toda esa “diversidad” apunta solo en una única dirección, los demás puntos de vista que apuntan a cualquier otro lado, o no existen o se usan para manipularlos y distorsionarlos para apuntalar la única dirección por donde quieren ir. Y no son los únicos.

En Estados Unidos, cada vez que se quiere ir para una guerra, por todos los canales se muestra la dirección única, deformante y manipuladora, para convencer a la gente que ellos están de acuerdo y quieren la decisión que previamente ya se ha tomado. Luego, cuando los encuestan, oh sorpresa!, la mayoría, monolíticamente quiere guerra.

¿Hay libertad de expresión?

Es muy fácil probarla, solo hay que opinar diferente a las creencias de un grupo. No importa lo razonado de los argumentos, si no hay verdadera libertad de expresión, se desatará una tormenta de bajas pasiones, de furia y odio.

Si escuchas una pluralidad de opiniones divergentes, y si se anima y no se desalienta a mostrar diferentes puntos de vista, incluso las que son radicalmente opuestos a tus creencias..... Tal vez, y solo tal vez, pudiera haber libertad de expresión.

Lorenzo dijo...

Bueno, tu anonimo lo has dicho:

Globovision no es tan plural

VTV no es tan plural.

Si solo existiera una de ellas, o solo estas dos no habria ninguna libertad de expresion. Oiriamos siempre el mismo punto de vista.

Solucion?: Que existan decenas de estaciones de television, cientos de periodicos y miles de blogs, con sus propias inclinaciones politicas. Que puedan decir lo que quieran cuando quieran.

En fin: capitalismo, del mas salvaje.

Si a Juan Bimba le gusta un medio, lo compra y lo ve. Si lo ofende o no le gusta, no lo compra. Mas justo no puede ser para Juan Bimba y para los medios. Y asi habra toda la pluralidad que puede haber.

Ahora, sabemos que los poderosos tienen poder, economico y politico. Pero ahi es donde entran los derechos, leyes que son PROHIBICIONES CATEGORICAS de ciertas acciones del gobierno. O tu crees que a George W. Bush no le hubiera encantado clausurar aquel documental donde aparece en la portada Michael Moore echando la estatua de Bush abajo en una parodia de lo que los soldados hicieron en Bagdad con la de Hussein? No lo hizo, porque no podia. EL, el hombre mas poderoso del planeta no podia cortarle las alas a un documentarista. Porque existe una prohibicion categorica de hacerlo.

Ahora, podria haber un Michael Moore venezolano? uno cubano?

Anónimo dijo...

La suma de muchos malos no da uno bueno. Si hay pluralidad de medios, todos malos y manipuladores no indica que haya más libertad de expresión.

Sigue siendo una dictadura (o varias dictaduras si los medios pertenecen a corrientes diferentes de pensamiento). Cada uno emtitirá la opinión favorable a sus intereses y borrará la contraria. Seguimos igual con la ilusión de que estamos mejor y más equilibrados.

La suma de varios desequilibrados no dan como resultado un equilibrio. El equilibrio, la justicia, la ecuanimidad solo vienen de personas equilibradas, justas y ecuánimes.