10 de enero de 2010

Juanes, ¿de acuerdo con "derrocar a este gobierno opresor" venezolano?

El cantautor colombiano Juanes pareciera estar de acuerdo con los usuarios de la página web Twitter que exigen derrocar al gobierno de Hugo Chávez. Así lo dio a entender este sábado a través de su cuenta en Twitter.com, página web que permite que personas mantengan una página personal donde expresan pensamientos cortos, que son compartidos con sus amigos y admiradores.

Juanes mantiene unos 293 mil admiradores en Twitter, que siguen sus escritos día a día. La empresa Twitter asegura que su cuenta está verificada y que sí es realmente la del artista neogranadino.

El cantante colombiano preguntó este sábado a la 1:35 PM en su cuenta de Twitter: "¿alguien de Venezuela por aquí? ¿Qué sigue pasando? ¿Cómo van las cosas por allá?". Esto generó cientos de respuestas dirigidas hacia él, de las cuales Juanes decidió retransmitir ("retweet") dos de ellas: una escrita por el usuario LuisEwando, que decía textualmente: "Juanes, en Venezuela los políticos se han dejado comprar y sólo el pueblo levantado podra derrocar a este gobierno opresor". Igualmente, retransmitió un pensamiento escrito por el usuario DavidMorante, que decía: "Juanes, por aquí en Venezuela cada día con mas restricciones gubernamentales, pero los venezolanos no nos rendiremos nunca".

 En Twitter, las personas pueden hacer "retweet", es decir, retransmitir los pensamientos de otras personas, lo cual hacen generalmente cuando están de acuerdo con ese pensamiento y quieren que los demás se enteren de ello. En este caso, los 293 mil seguidores de Juanes en Twitter recibieron estos dos pensamientos retransmitidos.

A continuación, una captura de la cuenta de Juanes para este domingo. Pueden hacerle click para verla más grande.



Hasta ahora, Juanes mantenía una supuesta neutralidad y no se había pronunciado abiertamente a favor o en contra del Presidente Chávez o de su homólogo neogranadino, Álvaro Uribe Vélez. Creó mucha controversia con sus conciertos "Paz sin fronteras", uno de ellos realizado en la frontera entre Venezuela y Colombia en marzo de 2008, y otro realizado en La Habana en 2009. La actitud de (la mayoría en los) medios de Estado venezolanos fue más que contradictoria, pues si bien se criticó al concierto promovido por el cantante colombiano y realizado en el puente Simón Bolívar, en Cúcuta (Colombia), en cambio transmitieron en su totalidad el realizado en La Habana y no dudaron en halagar al cantante.

3 comentarios:

Albarangui dijo...

Hermano, sólo por aquello de la espinita que uno debe procurar sacarse cuando se le acusa de manera tan infundada como se hizo con nosotros por un comentario sobre Juanes en la Habana, te mando el artículo que se publicó en esa oportunidad... en lo personal no estuve (gracias a Dios) entre los alabarderos juanistas.

----

El Juanes de Silvio

Por: Alberto Aranguibel B.
Fecha de publicación: 28/08/09

Las trampas suelen ser calificadas solamente en función de su intención ulterior. Por eso es común oír hablar de una "mala jugada", o de una "cínica treta". Pero una trampa (como acción perfectamente calculada) puede ser una operación muy bien lograda.

Cantarle a la paz es muy bonito, quién puede negarlo, y hasta meritorio y encomiable cuando se trata de cantos en medio de los conflictos que enfrentan a los pueblos. Pero desempeñar un trabajo cualquiera, incluso entonar el más emocionante de los himnos, en favor de la hermandad humana para sacarle provecho personal a la faena y obtener beneficios incalculables no sólo en términos económicos sino en función de la inmensa imagen que ello puede depararte producto de tu "ingeniosa" jugada para hacerte de un buen capital con el dolor ajeno, puede llegar a resultar un acto verdaderamente criminal.

Y si tu canto comprende, además, la reunión de voces habituadas al mismo truco publicitario de hacer dinero cantándole a la paz pero exaltando el odio y utilizando el racismo como instrumento de hacer fama, entonces ese acto criminal se torna inmoral y asqueroso.

Con lo cual se hace más evidente tu burdo truco de usar la bondad y la generosidad de los pueblos para convertirte en grandiosa estrella de los sellos disqueros. Esos mismos sellos que conforman la gran industria transnacional que, mediante su voracidad capitalista, genera el hambre y la miseria que terminan por causar las guerras entre esos pueblos a los que pretendes "pacificar" mediante el arrullo de tus lindas cancioncitas.

No me sumo a las voces fascistas de la gusanera cuando acuso mi repudio a la burda jugarreta en la que son atrapados los míticos exponentes de la trova cubana, en ese concierto (nada más y nada menos que en la legendaria Plaza de la Revolución), que profana el suelo cubano y a la lucha revolucionaria latinoamericana como ni siquiera el imperio ha logrado hacer en medio siglo.

Expreso mi repugnancia por lo miserable que puede llegar a ser el fascismo en sus ruines propósitos del dinero y de la acción contrarrevolucionaria, ofendiendo, como lo hace, la inteligencia del pueblo. No se entiende cómo Silvio cae en una trampa como esa. ¿Será la vejez? No creo. Fidel acaba de cumplir 83 años de total e inquebrantable rectitud revolucionaria.

albertoaranguibel@gmail.com

RomRod dijo...

recuerda que el 350 dice:

Artículo 350. El pueblo de Venezuela, fiel a su tradición republicana, a su lucha por la independencia, la paz y la libertad, desconocerá cualquier régimen, legislación o autoridad que contraríe los valores, principios y garantías democráticos o menoscabe los derechos humanos.

Así que supongo que cada quien interpretará a su gusto lo que son esos "principios y garantías democráticos".

Por eso no veo nada de escandaloso que un tipo como Juanes tome partido finalmente. Más escandaloso era el guabineo y la supuesta neutralidad.

Anónimo dijo...

Tas pillao Luigino... Tu y tus 'colegas'. Sigue abriendo cuentas falsas de Twitter con el nombre de opositores. Todo en el mundo en la UCV sabe que clase de 'persona' eres.

Tarde o temprano llegará la democracia Venezuela, se restablecerá el orden legal, y los expedientes que tienes abiertos en el CICPC te harán justicia. Vamos a ver en donde te escondes cuando llegue ese día.