16 de septiembre de 2007

Ideologizados por Diego de la Vega

En el portal Rebelion.org podemos encontrar un archivo PDF escrito en julio pasado por Alberto Salazar, titulado "Una aproximación al mundo de la historieta y su innegable trasfondo ideológico". Es un documento interesantísimo -a propósito de los alegatos de la oposición en contra de la ideologización- que cuenta cómo se nos ha inyectado ideología a todos desde muy niños, por varias horas al día.

Cita, por ejemplo, a la popular serie de televisión "El Zorro" de Walt Disney, que Venevisión y RCTV transmitieron una y otra vez durante décadas:

En un principio el malo se identifica fácilmente por su escasa belleza, posteriormente por sus malas intenciones: quiere adueñarse del mundo, pero con el tiempo el malo puede ser un político con ideas diferentes o uno que propone cambios radicales.

Un ejemplo de ello es un personaje que nació en la TV y más tarde saltó a la historieta, "El Zorro". Zorro -Diego de la Vega- no duda en combatir los planes del "Aguila"; planes para separar California de la madre patria España y cuando derrota finalmente el complot independentista ve ondear en el cuartel de Los Angeles, con sumo orgullo y en compañía de su padre rico, el pabellón español.

La excusa que se plantea al espectador para que desprecie el movimiento liberador es que el Aguila es un ser malvado, egoísta, cobarde y traidor. Eso es suficiente para aclarar que es el malo y que Diego es el bueno de la partida. Nadie cuestiona si el pueblo merece ser manejado por España, ni se inquieta porque un conjunto de ricachones manden tras la voluminosa figura del estúpido Sargento García.

Sea por medio de un buen vino o por obra de la escasa inteligencia del infantil militar, Don Diego casi siempre logra influirle de tal modo que el torpe militar hace lo que Zorro quiere. Preferible es entonces pensar que los ricos son tan buenos que velan por el bienestar de la comunidad. Son los que traen prosperidad al pueblo y merecen estar al mando.

Para quien vió la serie de TV original "Zorro" deberá recordar que el Capitán Monasterio es defenestrado de su puesto solamente cuando ataca a los hacendados de los Angeles. Cuando toca a la oligarquía. Allí se le dice hasta aquí te aguantamos. Nuevamente la excusa es que Monasterio es un tirano que maltrata a todos y en especial no se cansa de patear e insultar al inepto García.

Con el éxito de la serie, el personaje saltó a los libros de historietas donde habilidosamente Disney agregó otros capítulos en los cuales Zorro luchaba contra Monasterio y se mantenía la misma perspectiva. La serie y los comics fueron magistralmente elaborados y fuera de ese, no poco importante trasfondo ideológico, ha sido el disfrute de generaciones completas, entre los cuales me cuento.

No se pierdan el resto del documento.

3 comentarios:

K-2 dijo...

Empecé a leer el artículo que propones, no lo he leído completo pero valgan algunos puntos que digo YO como lector de cómics:

1)El cómic, independientemente de quien lo ha hecho, siempre ha seguido lineamientos ideológicos. No sólo el americano, también el soviético, el italiano o el mismo cubano.

2)Hay un error en la referencia al Zorro: originalmente es el personaje de una novela de acción de nombre "La Maldición de Capistrano".

Después que lo lea, te diré mi opinión.

depr001 dijo...

"a propósito de los alegatos de la oposición en contra de la ideologización"

Chamo, yo creo que cualquiera podría entender la diferencia entre que el estado, a través del sistema educativo o la televisión te diga 'esto es verdad' y que alguien a través de un trabajo de ficción te diga 'esto otro es verdad'.

La ideologización estatal quizás no tiene nada de malo. Pero esa galería de horrores que llamamos 'historia del siglo XX' parece evidenciar que es muchísimo más nociva que la transmisión de valores a través de las novelas y los comics.

También pienso que eso de la ideologización en las escuelas es un tanto alarmista. Lo que me preocupa es que van a reemplazar la educación libertaria que eventualmente me llevó a ser socialista por una basada en el pensamiento de ideólogos del siglo XIX, quizás los sujetos más recalcitrantemente burgueses que ha parido la humanidad.

Anónimo dijo...

Luigino, nos tienes abandonados, que pasa contigo?