22 de diciembre de 2006

¡¡HOLLYWOOD ADOCTRINA A NUESTROS HIJOS!!

(Advertencia: este artículo contiene detalles de la trama de Cars, Vecinos Invasores y Happy Feet; ésta última fue estrenada hoy en Venezuela).

Es curioso, pero la mayoría de las películas infantiles creadas por la maquinaria hollywoodense, al menos las estrenadas este año, tienen guiones con profundos valores de izquierda e, incluso, anticapitalistas o pro-socialistas. ¿No me creen? Veamos:

Vecinos invasores (DreamWorks)

Un grupo de animalitos del bosque despiertan de su hibernación para descubrir que parte de su hogar ha sido ocupado por seres humanos que han construido una urbanización.

Desesperados por buscar comida, conocen al solitario mapache RJ, quien les señala donde conseguir alimentos al tiempo que hace una crítica audaz en contra de nuestra sociedad consumista:

Los humanos siempre tienen comida en exceso: nosotros (los animales) comemos para vivir, pero los humanos... ¡viven para comer! Les mostraré a lo que me refiero.

Los humanos traen comida, llevan comida (se ven camiones transportando comida de un lado a otro), portan comida (se ven humanos llevando chucherías), viajan en comida (señalando a un humano en un camión repartidor con forma de taco), visten comida (señalando a un muchacho disfrazado de helado en un centro comercial).

¡Ese es un artefacto para invocar comida! (señalando a una señora hablando por teléfono)

¡Ese es uno de los muchos vehículos para transportar comida! (señalando a la moto de un repartidor, entregándole una pizza a la señora)

¡Ese es el altar donde los humanos adoran a la comida! (viendo a unos humanos en una mesa haciendo una oración antes de comer)

¡Eso es lo que toman cuando comen demasiado! (señala una cuña de Alka Seltzer en la TV)

¡Eso les ayuda a comer más! (señalando a una señora haciendo ejercicios en una bicicleta estacionaria)

¡Comida! ¡Comida! ¡Comida! -grita el mapache, mientras los animales ven una escena de la ciudad silueteada por carteles de Wendy's, McDonald's y otras franquicias de comida rápida.

¿Creen que eso es suficiente? -pregunta el mapache. ¡¡Pues no lo es!! Para los humanos, "mucho" nunca es suficiente. ¿Qué hacen con las cosas que no se comen? ¡Las ponen en brillantes latas plateadas! (dice mientras tumban unos pipotes de basura llenos de restos de comida)... ¡lista para nosotros!

Cars (Pixar)

El Rayo McQueen, un joven, exitoso, individualista y egocéntrico auto de carreras que compite en la Copa Pistón, sufre un golpe en su ego cuando se extravía en un pueblito olvidado en la Ruta 66 y debe trabajar durante varios días asfaltando una vía que destruyó.

La película tiene un trasfondo histórico: la Ruta 66 es la vieja red de carreteras sinuosas que recorren Estados Unidos, y que pasaron al olvido cuando se construyeron las grandes autopistas interestatales, lo que causó que muchísimos pueblos y caseríos desaparecieran.

"Cars"
culmina con un mensaje que pareciera escrito por Chávez mismo: dejemos las grandes, estresantes y congestionadas ciudades y retornemos a los pequeños pueblitos que abandonamos hace años; total, nos enamoraremos de ellos, como le pasó a la co-protagonista, Sally, una exitosa abogada de Los Ángeles que se cansó de su gran ciudad.

Además, es un mensaje en contra del individualismo: McQueen, cuyo ego había hecho que todo su equipo renunciara, sufre un gran cambio en su personalidad y termina siendo una persona solidaria, que ayuda a los más débiles. ¡POPULISTA! ¡DEMAGOGO!

Happy Feet (Warner Bros.)

En una sociedad donde todos los pingüinos conquistan a sus parejas con una canción, un pingüinito con discapacidad para cantar llamado Mumble es rechazado por sus congéneres, para vergüenza de su propio padre. Los pingüinos confrontan graves problemas para conseguir peces, y Mumble pronto se da cuenta de que todo es culpa de los humanos, a quienes ellos ven como "alienígenas", y que usan grandes barcos para hacer pesca de arrastre y destruir el delicado balance ecológico.

Mumble, además, está enamorado de la preciosa Gloria, la mejor cantante de la colonia. Luego de mil peripecias logra que ella se enamore de él... pero Mumble descubre a los "alienígenas" y debe hacer un sacrificio en pro de aquella sociedad que lo rechaza: debe intentar contactar a los humanos y pedirles que dejen la pesca de arrastre. Para ello, debe abandonar la Antártida, incluyendo sus sueños de tener una familia con Gloria. Con todo el dolor del mundo le hace creer a ella que ya no la quiere y abandona el continente del sur.

De una forma que no imaginan y que les garantizo les hará llorar, Mumble contacta a los humanos "buenos" y se comunica con ellos. Protestas mundiales de miles de humanos y debates entre ecologistas y empresarios de la pesca llegan a la mismísima ONU, y logran que la Antártida sea declarada zona libre de la pesca de arrastre. ¡¿Será que esta película fue escrita por Greenpeace!? :)

¿Derecha vs. izquierda? El mundo de los pingüinos está dividido en dos:

  • La colonia donde nace Mumble, liderada por pingüinos extremadamente conservadores, discriminadores, academicistas y opuestos a cualquier cambio en sus costumbres. Estos pingüinos desprecian a los de la otra colonia, llamándolos "extranjeros" y se niegan a congeniar con ellos. Cantan canciones de pop y rap gringas. Ven a Mumble como un muchacho defectuoso por no saber cantar y se avergüenzan de su baile tap. Sus líderes (Noé y los ancianos) son fanáticos religiosos, afirman que sus decisiones provienen del "Gran Pingüino" e insisten en que el pueblo pingüino desaparecerá a menos que todos estén unidos bajo su mandato.

  • Una segunda colonia donde los pingüinos son mucho más liberales, de mente abierta y donde aprecian las virtudes de todos. Tienen acento cubano, bailan salsa, mambo y merengue (incluso llega a sonar uno de Sandy y Papo) y ven el baile de Mumble como una virtud inigualable. No hay un líder visible (¿anarquistas?).

  • Finalmente, la primera colonia termina volviéndose como la segunda.
¿¡Quién hizo ese guión!? ¿¡Fidel Castro!? Como ustedes saben, nada en el cine es casual; todo mensaje es cuidadosamente estudiado y planificado.


¿El norte es el sur?
La secuencia de inicio de la película empieza con una vista del espacio sideral, y poco a poco se va acercando a La Tierra. Se ven las Américas, pero de repente el planeta gira, y las Américas quedan volteadas, con América del Sur apuntando hacia el norte (no, no es una cuña del Ministerio del Ambiente). La cámara se acerca hacia el cono sur, para entonces ir hacia la Antártida y detenerse allí.

No era necesario voltear el planeta... el chavista infiltrado que hizo esa secuencia quiso dejar un mensaje muy claro :)

A la mier..., ¡¡HOLLYWOOD ESTÁ ADOCTRINANDO A NUESTROS HIJOS!! ¡¡ESA ES IDEOLOGÍA CASTROCOMUNISTA!! ¡¡NI UN PASO ATRÁS, FUERA!! ¡¡GRINGOS GO HOME!!

:-)

Bueno, poniéndonos más serios: es evidente que Disney, Warner y DreamWorks no son empresas izquierdistas. Pero tampoco es ningún secreto que Hollywood ha estado plagada de personas y grupos izquierdistas desde prácticamente el inicio de su historia, y el macartismo que se practicó contra ellos durante los años cincuenta es sólo una evidencia del asunto.

A las trasnacionales no les interesan mucho los ideales que vendan siempre y cuando recauden dinero... así que, démosle las gracias a esos guionistas desconocidos que siempre intentan dejar algo de sus ideales en esas historias que muchos de nosotros a veces despreciamos por querérnoslas dar de antiestadounidenses. Y es necesario acotar que, aún cuando el presupuesto de películas de animación como las anteriores oscila entre 80 millones a 120 millones de dólares, el guionista raras veces recibe más de 100 mil dólares por su obra.

14 comentarios:

Anónimo dijo...

En toda película infantil por lo general siempre se deja una moraleja para bien, por mi parte NUNCA le he visto el sentido político, es decir no veo que los mensajes vengan de "izquierda" ó de "derecha" me parece algo totalmente absurdo y fanático pensar así!... y es cierto que en toda película infantil intentan resaltar las cosas buenas pero no necesariamente tengan que provenir AJURO de alguna tendencia política... no entiendo el porqué pensar así!, es decir la gente no se puede sacar de la mente esta guerra ideológica absurda? yo en mi vida no vivo pendiente de tanta estupidez pero a veces es bueno intervenir un poco como lo hago ahora porque sino uno se va a volver loco de tanta habladera por parte de otros, es mejor que cada persona INDIVIDUALMENTE decida que es lo justo y lo injusto de acuerdo a su juicio... solo así se puede ser libre... y NO porque lo dijo algún líder político u otra persona en radio, televisión, etc., que por lo general dicen las cosas a su conveniencia sin dar mucha explicación de lo que es el término en cuestión, en todo caso al pasar del tiempo los niños se darán cuenta del mundo en que están y podrán pensar y decidir sus cosas en el momento oportuno... pero en todo caso para mi el ADOCTRINAMIENTO ES UN ENCIERRE PSICOLÓGICO AL QUE SOMETEN A LOS NIÑOS APROVECHÁNDOSE DE LA FALTA DE CONOCIMIENTO Y CAPACIDAD DE RAZONAMIENTO DE ÉSTOS, LO CUAL CONTRIBUYE QUE NO PUEDAN DECIDIR POR SI MISMOS, INCULCÁNDOSELE A ÉSTOS CONOCIMIENTO A CONVENIR POR PARTE UN TERCERO!,... es una manera perversa de conveniencia, ya que limitan el pensamiento de las personas... y todo esto en vez de ofrecérsele una serie de conocimientos esenciales de la vida, así como también todo tipo de historia y tendencias ideológicas OBJETIVAMENTE, que de manera juiciosa la persona pueda decidir o emitir opinión alguna sobre un tema particular.

Anónimo dijo...

Fijate que no comparto la manera "politica" de ver el asunto, pero no cabe la menor duda de que lo que se busca resaltar en estas peliculas, son los valores, la amistad, la capacidad de arreglar los errores cometidos, y muchas otras cosas que si se le prestaran mas atencion que a las diferencias ideologicas, sociales, etc, harian de este mundo, uno mejor.

No todo es politica, o ideologias, sinceramente mientras mas leo y veo a este respecto, mas me convenzo de que estamos equivocados, olvidamos la escencia de la vida, prestamos mucha atencion a lo que nos rodea, y poca a nosotros mismos, saludos Lugino y feliz navidad.

Rogolagos dijo...

En general todas las peliculas nos dejan algo, y a la vez toman cosas de la vida...

LAs de niños también, yo me alegro que se ocupe la ironía para demostrarnos como destruimos nuestras ciudades, o como nuestro egocentrismo nos nubla.

Bien por el cine
y si eso es política...mejor todavía.

luigino dijo...

Me parece que los comentarios anteriores provienen de personas que detestan la política por una razón u otra, y no quieren imaginar que van a ir a cine a seguir viendo más política.

El punto es que en toda película de cine hay una transformación en los personajes, y a veces hay transformaciones en las sociedades donde se desenvuelve la historia. Eso, queramos reconocerlo o no, es política.

El centro de todo guión cinematográfico se basa en la existencia de un conflicto (ya sea entre dos personas o más personas, entre sociedades, entre países, entre pingüinos, etc.), y el manejo y solución de este conflicto involucra el uso de política.

Los tres casos mostrados en este simple artículo lo demuestran. El que algunas personas no quieran reconocerlo porque les dé asco la politiquería es otra cosa.

Okrim Al Qasal dijo...

Lo que ocurre es que la democracia representativa nos ha hecho (o ha intentado) despreciar la política como algo sucio. La idea es apartar de la política a la gente, para que las decisiones las tomen otros.

Política es lo relativo al ordenamiento de la sociedad. Y, como vivimos en sociedad, todo aquello que regula esa vida es política.

Si lo piensan, la política regula todo nuestro comprotamiento social, puesto que es la que hace que se aprueben unas leyes u otras.

Nuestra educación se decide por la política. ¿O no son procesos políticos los que regulan la educación, pública y privada, en los países?

Nuestra información pasa por filtros políticos. ¿O no son los medios, con sus políticas editoriales, los que forman -en buena parte- nuestra manera de pensar?

Las horas que trabajamos y los derechos que tenemos al hacerlo. ¿No los regulan decisiones políticas?

Nuestro acceso a la salud, las regulaciones de consumo. ¿No se fundamentan en un trabajo político?

En un buen número de países olvidamos esto, pero son ciertas políticas (muchas veces disfrazadas de asunto religioso) las que nos dicen cómo podemos amarnos, o no. Hay países que prohíben ciertas prácticas sexuales, no sólo la homosexualidad, sino también prácticas específicas de la heterosexualidad.

¡Los dibujos animados, el arte, el cine, no escapan a esto! ¿O es que lo que ve en la tele un niño no forma parte de su modo de ser como adulto, y de su manera de interactuar con los demás?

A la final, nuestra vida en sociedad (y casi todos vivimos en sociedad) está regulada por la política. Los que crean que no es así, le están haciendo un gran favor a quienes históricamente evitan que la gente participe en las decisiones que afectan a todos, decidiendo ellos por nosotros.

Bruno dijo...

La política está en el discurrir de la vida... en las pequeñas cosas de todos los días... en las decisiones que tomamos... en los emprendimientos que enrumbamos.

La política no sólo regulariza la vida en sociedad, sino que cuando tú decides en contra de los convencionalismos ser un vago, un bohemio, estás tomando una decisión política que va a afectar tu vida positiva o negativamente.

la política es lo más cercano a la humanidad, en la conducción de su vida cotidiana. Y no hay nada más político y cotidiano que ganarse la vida: pasamos una parte sustancial de nuestra existencia relacionando lo que ganamos con aquello que podemos comprar.

En mi muy humilde opinión considero que hoy más que nunca en Venezuela manejamos mejor el concepto de la politica, de lo que ella en nuestro día a día nos pueda enseñar, esto nos ha llevado a entender mejor que toda actividad que realizamos se ve reflejada en un resultado, que todos estamos para producir conocimientos, productos, servicios, arte, cultura y estamos para adquirir lo mismo. Cuando todo nucleo social entienda esta mecánica sabremos valorar más lo que hacemos dia a dia, valorando lo que es importante de lo que no, ya no perdiendo el tiempo en fantasías. Y eso, créanlo o no algunas personas... es hacer de la "polis" un espejo de vida.

Los ejemplos de Luigino en este artículo - que es un piccolo capolavoro (obra maestra) de su pluma consciente y crítica - son más que evidentes, quienes no lo vean así o viven debajo de una roca o simplemente no quieren reconocerlo. ¡Punto!

En el caso de los grandes estudios cinematográficos de Hollywood se practica la política de filmar lo que es políticamente correcto, que no afecte sus intereses, no importa que sí afecte los intereses de OTROS. Por eso le doy gracias a Dios al cine de autor... por existir.

Buone feste,

Bruno

slave dijo...

Pana me parece muy original tu forma de ver esos guiones, pero lo mas importante mas alla de que sean de izquierda o de derecha es que en todas esas películas resaltan los mejores valores humanos, como la amistad, la unión, la preocupacion por el ecosistema etc, eso es mas importante que darle un cariz político, aunque igualmente me parece simpatico tu enfoque....

luigino dijo...

En serio: le brindaré un almuerzo a quien me demuestre con argumentos razonables que el guión de Happy Feet no tiene aspectos políticos.

Yo también estoy empezando a escribir el guión de un cortometraje infantil, y planeo abordar una historia de la misma manera: con aspectos políticos tocados de una forma muy indirecta y sutil.

Reindertot dijo...

No he visto ninguna de las tres (en los ùltimos 4 años he creado un rechazo inexplicablemente hacia las peliculas animadas digitalmente) pero este post no tiene pèrdida. Las veré.

SAludos.

Eduardo Parra Istúriz dijo...

La industria hollywoodense ha estado, como dices, plagada de izquierdistas como Chaplin o Lucille Ball, y basta con echarle un ojo a la ceremonia del Oscar del año 2000 (creo) para constatar que al entregársele un premio al musicalizador macarthista Elia Kazan, la mitad del público (todos millonarios, muy lejos de ser comunistas) cruzó los brazos en señal de rechazo. Recuerdo a Jack Nicholson, Mel Gibson, Jennifer Aniston y Richard Gere especialmente molestos.
Por eso creo, Luigino, creo que has cometido un pequeño exceso: los mensajes no son socialistas sino ecologistas. Cuando se desmanteló a la izquierda con la caída del Muro de Berlín, la reunificación de Alemania y la desintegración de la Unión Soviética, el comunismo (e incluso su concepto) cayó en un limbo que indujo a tipos como Fukuyama a afirmar que se había acabado la historia.
En realidad lo que ocurrió es que ante el avance brutal de la derecha, los grupos ecologistas, feministas, gay, africanistas, musulmanes y, en fin, los grupos desplazados por la derecha se convirtieron en un frente difuso que parece de izquierda simplemente porque se opone al avance inclemente de los capitales. La derecha cumplió su labor: lo que se percibe como izquierda, era el centro hace 20 años...

Anónimo dijo...

Saludos a todos, les escribe la persona que hizo el primer comentario de este artículo. Bueno leyendo un poco estoy y siempre he estado de acuerdo que la realidad es que todo lo que nos rodea y regula es la política, es por ello que todos vamos a elecciones para elegir a un líder político en particular, sin embargo hoy día la misma se ha compenetrado tan brutalmente hacia nuestros hogares que ha generado diversos problemas en la familia debido a las discrepancias entre los diferentes puntos de vista de una y otra persona, POR ESTA PRINCIPAL RAZÓN creo que la persona que escribió el segundo comentario dió en el punto, es decir en nuestras vidas muchas veces dejamos pasar los valores importantes de nuestra forma de ser, de nuestra familia y le damos mucha importancia a la política LAMENTABLEMENTE. Yo prefiero pensar que los políticos a lo suyo (con esto no quiero decir que uno se olvide de ellos porque pueden hacer cosas que a uno no les guste o no convenga porque como ciudadanos debemos intervenir también, ya que sus decisiones estan dirigidas hacia nosotros) y nosotros como ciudadanos a lo nuestro, porque imaginense TANTA POLÍTICA realmente ya da asco y encima de ello vamos a ir a ver una película animada con la idea en la cabeza de estar pendiente si el mensaje es IZQUIERDISTA Ó DE DERECHA?... por favor!, la idea es saber entender el mensaje INDEPENDIENTEMENTE de donde provenga y así uno darse cuenta que quisieron comunicarnos, cuando uno va a ver televisión o ir a ver una película (al menos en mi caso) lo hago con la idea de relajarme y olvidar todo tipo de inconvenientes, aunque en muchos casos uno se consigue películas con un claro sentido político (hablo de películas norteamericanas tipo Pearl Harbor) pero aun así yo le resto importancia porque no es la idea que uno tenga que estar todo el tiempo con la guerra ideológica metida en la cabeza, sino uno se va a terminar de volver loco por no decirlo de otra forma. En pocas palabras lo que quiero decir con este comentario es que una vez sabido que vivimos en medio de la política tratemos en muchos ratos de nuestro vivir diario de apartarla para poder darle importancia a lo que debería de darse.... A NOSOTROS MISMOS Y A NUESTROS SERES QUERIDOS sin medir su forma de pensar, aun cuando es difícil porque al salir de nuestros hogares nos encontramos con mucha gente fanática pero bueno no está demás en hacer el intento! Cuidense

luigino dijo...

No creo que los mensajes sean simplemente ecologistas, aunque sí coincido contigo en que es un movimiento de resistencia contra la derecha y el capital. Sin duda no es tan fuerte como la izquierda latinoamericana, pero para ser un país donde el 70% de la población es clase media, bombardeada 24 horas al día por mensajes consumistas y capitalistas, creo que Happy Feet es algo formidable.

Lo otro que quisiera discutir contigo y con otros panas comunicadores revolucionarios es: ¿cuál es su visión de un guión infantil con valores socialistas y humanistas?

Lo pregunto porque creo que ya es hora de que comencemos a hacer estas historias en Latinoamérica, y de verdad no me imagino a muñequitos con boínas rojas, ni a personajers con la cara del Ché Guevara, o a Chavecitos pegando brincos... ni siquiera creo que comiquitas como Elpidio Valdés o Vampiros en La Habana sean apropiadas para niños pequeños.

Épsilon dijo...

Leyendo los comentarios a este estupendo análisis: "¡¡HOLLYWOOD ADOCTRINA A NUESTROS HIJOS!!, recuerdo una escena de la película venezolana dirigida por Roman Chalbaud: LA QUEMA DE JUDAS, donde aparecen Rafael Briceño y Claudio Brock, haciendo el papel de un dirigente político y un asesor policial, el asesor policial sugiere mantener al margen de la "política" el caso tratado en la película y el dirigente político recuerda la frase atribuida a Carlos Marx: "Si tu no te metes en política, la política termina metiendose contigo".

Traigo a colación esta escena cinematogtáfica porque no podemos olvidar que la supraestructura no es un invento de ideologos, es parte de la estructura y su función es precisamente esa: adoctirnar, de ahí que da pena ajena cuando los disociados e infofrénicos "rechazaban la ideologización comunista en nuestras escuelas" y no ven la ideologización a través de la industria de la diversión (radio, cine, televisión, música, teatro, prensa, etc.) que tradicionalmente los sistemas imperantes en cada sociedad (ya sean de derecha o de izquierda) hacen, porque ese es su fin.

Saludos solidarios,
Hasta la próxima,
Épsilon.

silaslagrimasmataran dijo...

Si la izquierda está totalmente en contra de este tipo de cine, y así como mencionaste, la izquierda es anticapitalista... en qué cabeza cabe que estén enviando mensajes de izquierda? para ser un verdadero receptor de los mensajes capitalistas y moldeadores de mente (es decir, de los mensajes de derecha), hay que tener más que un televisor (estoy hablando de neuronas [por si no se entendió]).