22 de octubre de 2004

Perdimos "esa vaina", pero no la inspiración


El pasado miércoles regresaba de Maracay por el terminal de La Bandera; había acudido a un foro de Periodismo Digital del cual tengo mucho por escribir. Fue entonces cuando caí en cuenta de cuán importantes para Caracas son las torres del Parque Central, ofreciendo un toque de modernidad que contrasta hermosamente con el verde de nuestro majestuoso Parque Nacional El Avila.

Hoy, una de esas torres yace semidestruida, para tristeza de muchos caraqueños.

Era domingo, 1 y 30 de la madrugada, cuando un mensaje de texto me despertó. Un amigo que vive en el centro me avisaba: "Hay un incendio en Parque Central, se queman dos pisos". Me comuniqué con otra amiga que vive en San Agustín, quien no sabía nada en ese momento, Luego salió de su casa, confirmó la noticia y se convirtió en mis ojos para reportar los hechos.

De esa forma, la página de Radio Nacional de Venezuela fue la segunda en reportar del incendio, cuando eran las 2 de la madrugada. La primera fue ElUniversal.com. La tercera fue Aporrea.

Sin embargo, creí que, como ya los bomberos estaban allí trabajando fuertemente, el incendio estaría controlado en la mañana. Que sería otro típico incendio de esos que afectan a una o dos oficinas y se extinguen rápidamente. Total, ¡son las torres más modernas de Venezuela! Tremenda sorpresa me llevé a las 10 cuando me desperté y vi que el incendio ya llevaba 4 pisos, y que difícilmente estaba controlado. Seis horas después, 20 pisos estaban consumidos por completo.

Coincido en calificar de muy tristes las declaraciones del presidente del Centro Simón Bolívar, quien más de una vez terminó diciendo que "el incendio se les fue de las manos a los bomberos" (lo cual no fue mentira), pero no admitía su cuota de responsabilidad ya que las bombas de agua y los rociadores no funcionaron. Las escaleras de emergencia tenían candados, pues fue la mejor forma que encontraron para "solucionar" el problema de delincuencia y de drogadictos que invaden los pasillos de las torres. Y el decirle a los periodistas cosas como "cálmense, esa vaina se puede volver a construir" fue la gota que derramó el vaso.

Pero menos mal que el incendio que ocurrió en "esa vaina" sucedió un fin de semana... sino, quien sabe si todavía estaríamos cuantificando los muertos.

Inspiraciones
Pero en parte el Sr. Cabezas tiene razón, sólo que no se sabe explicar bien: "Esa vaina" es sólo un edificio. Sí, es un símbolo de modernidad; fue nuestra forma de decir "nosotros también tenemos nuestras torrecitas gemelas".

Pero para mí, más inspirador es el pueblo que lucha por salir de abajo: la viejita que va todos los días a la misión Robinson a aprender, las muchachas del barrio que luchan por entrar a una universidad pública o a una misión para aprender un oficio y salir de abajo, los médicos cubanos que van a las 3 de la mañana a la casita de un sector humilde a ayudar a una madre a parir, los niños de 5 años que aprenden ajedrez en una escuelita pública en un municipio que ningún caraqueño ha visitado. ¡Eso si es inspirador!

Las torres de Parque Central no están ranchificadas ahorita, con la destrucción de 20 pisos por el incendio. Lo están desde hace 15 ó 20 años, tal vez culpa de su administración, tal vez culpa de sus propios habitantes e inquilinos. Igual caso ocurre con las torres de El Silencio y con muchos otros edificios gubernamentales y privados.

Es lamentable que haya que gastar decenas de millones de dólares en reconstruir la torre. Dinero que se pensaba destinar en misiones de salud o educación, cuando todo pudo prevenirse con algunas decenas de miles de dólares para arreglar rociadores, bombas y colocar un sistema de vigilancia mejorado.

Hay que arreglar todos esos problemas, antes de que ocurra una verdadera tragedia. Porque más trágico que perder a veinte pisos de hierro y concreto, es perder una sola vida humana. El gobierno bolivariano no puede pasar por alto esta advertencia.

4 comentarios:

Guillermo dijo...

Hola Luigino!
Nada, primero para saludarte, (que no sabia que por aqui si se puede), jeje, y segundo para comentarte acerca de tu post, (para ponernos un poco al dia, jeje).

Lo del incendio fue una cosa terrible, te confieso que yo tambien pensaba, (como a las 7 de la mañana que fue que vi la noticia ese domingo), que no iba a pasar de ser un incendio pequeño como de tres o cuatro pisos, tipo el de la Tore Europa de hace unos años, y ya. Cuando a eso de las 11 vi que la cosa se habia extendido tanto, y vi desde lejos la columna de humo que se desprendia del edificio, no pude sino pedir por los valientes servidores de la patria que estaban alli tratando de hacer algo, con las uñas. No solo me refiero a los bomberos, tambien me refiero a los pilotos de los helicopteros militares que arriesgaban su vida acercandose al edificio en un intento por ayudar a la extincion del incendio. Gracias a Dios por ellos, y porque tambien llovio.

Me parece que lo que mencionas acerca de lo que es mas inspirador que las torres de Parque Central tiene un valor importante, y hasta te puedo dar una lista de otras cosas que son igualmente mas inspiradoras que las torres. Lo que si es un poco ingenuo de tu parte es pensar que "a eso se referia" el Sr. Cabezas. Una persona que es capaz de echarle la culpa a los bomberos de un incendio, pues para mi pierde todo tipo de credibilidad y confianza. Como tu dices, posiblemente el incendio "se les fue de las manos a los bomberos", y claro, *sin agua* como pretendemos que apaguen el fuego, con magia?

Las torres de Parque Central, arquitectonicamente hablando, son de los edificios mas modernos de Venezuela. Estructuralmente y tectonicamente son las torres de concreto mas altas de latinoamerica, y hasta hace poco las mas altas del mundo en ese material,(ahora son numero 3, pero igual son un orgullo paa "el gremio", jeje). Hay edificios mas inteligentes, (e inteligentes de verdad), como el Ciudad Banesco, por dar un ejemplo. De nada sirve, sin embargo, que tengamos el pais mas hermoso del mundo, con uno de los subsuelos mas ricos del mundo, con la gente mas bella del mundo, si nos maltratamos entre nosotros, nos dañamos entre nosotros, no le damos la mano a nuestros compatriotas. En el caso de las tores paso asi, (como pasa en muchos otros lugares, publicos y privados de nuestro pais). No me voy a poner a politizar el acontecimiento, el gobierno como tal no es el culpable del incendio. El gobierno, sin embargo, es responsable del mantenimiento de ese edificio a traves del Centro Simon Bolivar.
Apoyo lo que dices al final de tu articulo: "el gobierno no debe pasar por alto esta advertencia", y agrego, el gobierno debe tomar cartas en el asunto, porque es su deber para con todos los venezolanos.
Saludos,
Guillermo

Inita dijo...

Bueno Luigi, tú sabes mi opinión respecto a Parque Central, siempre me ha parecido un "mamotreto" sin pies ni cabeza, no concuerda con nada de lo que rodea, eso sin contar el estado de abandono en el que se encuentra desde que tengo uso de memoria.

Se quemaron, es triste pero en realidad es la crónica de una muerte anunciada.

Inita dijo...

Bueno Luigi, tú sabes mi opinión respecto a Parque Central, siempre me ha parecido un "mamotreto" sin pies ni cabeza, no concuerda con nada de lo que rodea, eso sin contar el estado de abandono en el que se encuentra desde que tengo uso de memoria.

Se quemó, es triste pero en realidad es la crónica de una muerte anunciada.

Inita dijo...

Bueno Luigi, tú sabes mi opinión respecto a Parque Central, siempre me ha parecido un "mamotreto" sin pies ni cabeza, no concuerda con nada de lo que rodea, eso sin contar el estado de abandono en el que se encuentra desde que tengo uso de memoria.

Se quemó, es triste pero en realidad es la crónica de una muerte anunciada.