27 de junio de 2008

El periodismo en Marte

Hoy se celebra en Venezuela el Día del Periodista, en medio de una crisis que afecta a la profesión no sólo en lo ético y lo moral, sino hasta en la propia definición de lo que es la comunicación social y el periodismo.

Según la Real Academia Española, periodismo es:
1. m. Captación y tratamiento, escrito, oral, visual o gráfico, de la información en cualquiera de sus formas y variedades.

2. m. Estudios o carrera de periodista.
Según la primera definición, periodista no es sólo aquel que sale a la calle a recabar información, que hace entrevistas en un estudio, o que redacta noticias en una oficina. La captación y el tratamiento de la información involucra también:
  • a la persona que sale a la calle con una cámara (sea fotográfica o de video)
  • a aquellos diseñadores gráficos, diagramadores y personal informático que se encargan de procesarla, jerarquizarla y presentarla con criterios determinados
  • a correctores, semiólogos y personal especializado en el lenguaje que debe mostrarse al público (detalles tan insignificantes como decir "la Farc", "las Farc" o "las Farc-EP" están llenos de carga política, aunque el lector común no se percate de ello)
  • a las personas encargadas de estudiar a los usuarios del medio y determinar si la información les está llegando adecuadamente, o en qué áreas debe mejorar el medio para hacer llegar mejor su mensaje
  • los mismos usuarios, hoy llenos de camaritas y grabadores, proveen información a sus medios, por lo que también practican su propia forma de periodismo aún cuando nos empeñamos en decir de forma peyorativa que ellos simplemente son unas "fuentes"
Es algo que obviamente iba a ocurrir, pero que los periodistas más veteranos no previeron: hace 30 años, muy pocas personas tenían las facultades de escribir y hablar bien. Hoy, cada día más y más personas se comunican mejor, y la meta es que, con las reformas al sistema educativo, se logre en el futuro que todo egresado de bachillerato sea una persona que tenga una redacción y oratoria impecables.

Entonces, un periodista no puede ser simplemente una persona que escriba según las reglas del periodismo informativo, o que ponga un micrófono frente a alguien que da declaraciones. Tiene que ir mucho más allá.

¿Qué función debe cumplir un medio de comunicación?
(y sus trabajadores)

Primero que nada, se supone que los medios de comunicación son un canal entre las fuentes de información (por ejemplo, el gobierno) y el resto de la sociedad. Si Chávez va a dar una rueda de prensa, se supone que los 26 millones de personas que lo eligieron deberíamos poder estar frente a él para hacerle preguntas, porque él es el Presidente de todos los venezolanos.

Por razones de tiempo y de espacio, eso es imposible. Por eso, la teoría dice que se escoge a 10 ó 20 personas de entre toda la sociedad -los periodistas- quienes le harán a Chávez aquellas preguntas que son del interés de los 26 millones de venezolanos.

En la práctica, esas 10 ó 20 personas son escogidas -en la mayoría de los casos- por los dueños de medios de comunicación privados, quienes a su vez no fueron escogidos por nadie. Esas 10 ó 20 periodistas le harán preguntas a Chávez según le ordenen los dueños de medios, quienes a su vez sólo preguntan aquellas cosas que son de interés para el segmento de la población más allegado a ellos: los grandes empresarios.

De esa forma, el ciudadano que quiere decirle a Chávez que los consejos comunales no funcionan bien porque el ministro Perolito no les hace llegar los fondos, o la señora que quiere decirle a Chávez que el programa Madres del Barrio no está funcionando bien, no puede decírselo ni a Chávez ni a los funcionarios competentes. Eso causa que los ciudadanos nos quejemos -sea verdad o no- de que Chávez vive rodeado de "un anillo" que evita que se entere de determinados problemas.

Los medios del Estado tampoco funcionan bien, porque cada periodista siempre tiene la precaución de "no meterse en peos" o de "no ser muy controversial", pues entonces será degradado o despedido (y coño, los bonos del Minci son muy buenos como para perderse esa manguangua). Por lo general, funcionan más bien como agencias de promoción de los ministerios y no como interlocutores entre el pueblo y los entes públicos

Por ende, la estructura actual de la prensa no sirve.

El problema aquí no es que Ravell carezca de ética, que todos los periodistas de Globovisión sean blanquitos, o que el director de la seccional Caracas del Colegio de Periodistas sea el ex dueño del portal Noticiero Digital, símbolo del fascismo radical de ultraderecha venezolano.

Lo que hay aquí es un problema de estructura. De concepto. La comunicación social sigue estando en manos de empresas privadas, que responden a los intereses de sus accionistas, porque para eso fueron creadas: para obtener ganancias. Si obtienen más ganancias poniendo en la portada a una mujer apuñalada y llena de sangre, pues abrirán con eso.

Hay un movimiento por el Periodismo Necesario, con el cual guardo muchas simpatías, que habla de reformar la Ley del Ejercicio del Periodismo. Aún no han empezado a discutir formalmente sobre la ley, pero lo que he oído es que las propuestas van en torno a cambiar 5 ó 6 artículos, permitirle a los periodistas comunitarios y alternativos integrarse al gremio, asegurar la ética, buscar reivindicaciones, etc. Todo eso es excelente y lo apoyo, pero no creo que eso traiga un cambio importante a menos que vayamos más allá.

No soy yo tampoco quien pueda proponer los cambios, pero sí pienso que, más allá de modificar un par de artículos, hay que hacer un ejercicio muy interesante: hay que imaginar, de forma utópica, cual va a ser el rol de la prensa en una nueva sociedad.

Imaginemos, por ejemplo, que colonizamos Marte y allá vamos a construir una sociedad nueva. Desde cero. Sin vicios. Con libertad absoluta de poder crear nuevas estructuras y de olvidar aquellas que no nos sirvieron.


¿Cuál será el papel de la prensa en esa sociedad? ¿Crearemos nuevamente empresas de prensa tradicionales que se muevan según los intereses de sus accionistas? ¿Formaremos periodistas cuya única función sea trabajar de 8 am a 6 pm según lo que les mande su jefe, sin el más mínimo espíritu crítico ni interés de ayudar a la comunidad?

Hablemos, por ejemplo, del periodista como un verdadero canal entre las fuentes de información y la sociedad.

Yo, por ejemplo, obligaría al Presidente de Marte a hacer ruedas de prensa semanales o mensuales con los periodistas comunitarios. Estos, a su vez, no serían escogidos por los dueños de medios, sino por las comunidades (por ejemplo, por los Consejos Comunales Marcianos).

Los Consejos Comunales Marcianos sabrían que el día 30 del cada mes podrán enviar a su periodista al Palacio Presidencial de Marte, así que el día 28 se reúnen en asamblea, escogen a la persona que los representará y debatirán lo que tienen que preguntarle. Obviamente no le van a pedir al Presidente de Marte que les arregle su casa, pero sí le dirán que tal o cual ley no sirve o que tal ministerio no está haciendo bien su trabajo.

Entonces, el periodista comunitario marciano irá a la rueda de prensa, no a preguntar lo que él quiera, sino lo que la comunidad le ordenó. De esta forma, el Presidente de Marte estará mucho más enterado de las necesidades de la sociedad y del funcionamiento de los entes públicos, y podrá gobernar mucho mejor.

Tal vez sólo sea una idea utópica y estúpida, pero creo que hay que hacer muchos más ejercicios como esos, y si a gente con gran trayectoria se dedicara unos días a reflexionar de esa manera, seguro se les ocurriría ideas mucho más espectacurales y que vayan mucho más allá de modificar 3 o 4 artículos, que seguramente en cinco años veremos que se nos quedaron cortos.

No ignoren Internet

Ha surgido el fenómeno del periodismo alternativo y comunitario, pero más allá de eso, con la llegada de Internet ha llegado la posibilidad de que todo aquel que quiera comunicarse hacia la sociedad pueda hacerlo.

En el pasado, si alguien deseaba colocar en un periódico, radio o televisión sus opiniones personales o su testimonio sobre un hecho dado, no podía hacerlo. A menos que fuera un profesional reconocido y apreciado, o una celebridad en su campo, de tal forma que los periodistas consideraran que "valía la pena" entrevistarlo. El editor de un periódico sólo le daba la oportunidad de escribir una columna a personas que tuvieran decenas de años de trayectoria en su campo. Y, a pesar de todo, se vetaba a cualquiera que fuera en contra de determinados intereses.

La otra alternativa era pagando costosísimos espacios publicitarios, lo cual obviamente está descartado para la población común y corriente.

De esta manera, sólo un porcentaje muy reducido de la gente podía tener acceso a los medios de comunicación para expresarse por ellos. El que alguien como yo pudiera escribir mis opiniones en un blog, tal y como lo estoy haciendo ahora, con la posibilidad de que cientos o miles lean lo que escribo, es una posibilidad que tengo hoy pero que hace 20 años simplemente no existía.

Hoy existen en Venezuela los medios alternativos y comunitarios (unas 300 a 400 emisoras comunitarias que hay en todo el país). Pero yo en lo particular cifro mis esperanzas sobre todo en Internet, que permitirá, cuando todo el mundo tenga acceso a él, que el 100 por ciento de la población pueda expresarse libremente y sin que ningún intermediario pueda bloquearte o censurarte.

Fenómenos como:
  • la participación: el que cada persona pueda evaluar las noticias y dejar comentarios enriqueciéndolas o criticándolas.
  • las redes sociales: permiten que las personas se agrupen en torno a intereses dados y puedan enriquecer la información, aumentando la interacción entre medios y comunidad. Así como Facebook sirvió de plataforma para divulgar la marcha contra las Farc, así mismo los movimientos sociales han usado Internet para coordinarse en protestas contra el Grupo de los Ocho y contra la globalización, sólo que eso no ha sido de interés para los medios masivos.
  • el hecho de que Internet es completamente medible: puedo saber con exactitud cuantas personas visitan cada noticia de la página web, saber qué es lo que más capta la atención del público y actuar al respecto, saber lo que estaban buscando quienes llegaron a mi página desde Google. Puedo incluso compararme con otros medios de comunicación. Todo eso permite mejorar el contenido del sitio web y asignar a los periodistas para investigar cosas que realmente le interesan a la gente.
  • el periodismo ciudadano: la gente misma puede crear sus noticias, captar videos y audio, formular denuncias y subirlas ellos mismos.
Todo esto es digno de estudio, aún cuando la mayoría de las escuelas de Comunicación Social del país sólo creen que Internet es usar Frontpage para crear una página HTML.

Lamentablemente, tampoco veo muchas reflexiones del periodismo tradicional sobre Internet. Lo siguen viendo como un medio exclusivo para gente de clase media y media alta, pero la realidad es que la gran mayoría de los jóvenes -incluso aquellos que viven en barrios- tienen acceso a Internet y lo usan con frecuencia, aunque por ahora sólo para chatear y copiarse tareas de Wikipedia.

Fundayacucho lleva dos años usando Internet como plataforma para que estudiantes de todos los estratos sociales se postulen para becas. Ellos sólo tienen unas ocho sedes en todo el país, generalmente en las capitales de algunos estados, y es imposible que crearan sedes en cada ciudad y poblado del país. También es injusto pedirle a jóvenes del interior que pagaran un autobús para viajar por varias horas a esas 8 sedes, y luego hicieran una larga cola en ese lugar. Era más fácil pedirle a los jóvenes que se movilicen al cybercafé o al infocentro más cercano, que accesen la página web y se inscriban. Así lo vienen haciendo, y sin duda que han roto la exclusión que había en el pasado.

Tal vez Internet no sea tan excluyente entonces. Simplemente lo hemos ignorado, que es algo muy distinto. Eso sí: júrenlo, que la derecha no ignora Internet. Lo utiliza mucho mejor que nosotros.

En fin, feliz día a todos los que hacen "captación y tratamiento, escrito, oral, visual o gráfico, de la información".
Publicar un comentario