3 de diciembre de 2007

Tres millones de chavistas no votaron por la Reforma

En 2006, el Presidente Hugo Chávez ganó las elecciones presidenciales con un 62 por ciento de los votos, obteniendo el apoyo de 7.309.080 personas. Un año después, la Reforma Constitucional del Presidente Chávez sólo logró 4.379.392 votos, lo que a simple vista denota que unas 3 millones de personas que habían votado por el Presidente Chávez en 2006 decidieron no votar por su propuesta de Reforma Constitucional.

En contraste, en 2006 el más cercano competidor de Chávez, el opositor Manuel Rosales, obtuvo 4.292.466 votos. En 2007, quienes se opusieron a su propuesta de Reforma fueron 4.504.354 personas, doscientas mil personas más que quienes votaron por Rosales en 2006.

Creo que hay mucho que reflexionar. Hace apenas dos días yo escuchaba a muchas personas en el Metro, camionetas y otros lugares discutiendo sobre la Reforma, y creyendo ciegamente que la misma aboliría la propiedad privada, haría que Chávez fuera quien designara a dedo a los gobernadores y alcaldes, quitaría a los padres la Patria Potestad de sus hijos, y haría que el gobierno quite negocios y locales a pequeños comerciantes. Los esfuerzos para desmentir tan burdas mentiras fueron insuficientes. ¡El Comando Zamora y los medios del Estado simplemente fracasamos, creyendo que una Reforma de 69 artículos se daría a conocer sólo porque fue encartada en un periódico, o porque la leyeron monótonamente en cadena!

El mismo Presidente Chávez parecía consciente de esto, e hizo un esfuerzo maratónico en los últimos días, haciendo hasta tres o cuatro actos diarios con el fin de promover la Reforma en diferentes ambientes. Esfuerzos particularmente inútiles porque esos actos, de dos o tres horas de duración, sólo se divulgaban en medios del Estado. Sólo "los chavistas duros" (esos 4 millones que sí votamos por la Reforma) nos calamos los medios del Estado, y sólo los "chavistas duros" nos calamos un acto completo del Presidente Chávez, de dos o tres horas de duración. ¡Ni hablar del Aló Presidente!

La célebre frase de Chávez: "¡quién vote en contra de la Reforma está votando contra mí!", también fue un intento de captar a esos 3 millones de chavistas que no sentían interés en la Reforma Constitucional. Esfuerzo que también fracasó.

Sí, por supuesto que hubo una guerra mediática, en la cual la oposición usó mentiras y manipulaciones. Pero resulta que, desde 2002, estamos luchando contra ellos. En 2002 teníamos:

  • un pobre y anticuado VTV,
  • las emisoras de radio RNV y YVKE -muy poco efectivas-
  • la agencia Venpres
Hoy también están Vive, TVES, Avila TV, Telesur, Mira TV, ANTV y la reestructurada agencia ABN. Además, RNV y YVKE mejoraron mucho, y también tenemos algunos medios alternativos y privados que nos apoyan. No puede ser que en cinco años, con tantos medios a nuestro lado, no hayamos aprendido a desbaratar mentiras, o que tardemos tanto en responder efectivamente.

La línea comunicacional del gobierno se terminó de quebrar este 2 de diciembre en la noche, cuando el presidente de VTV, Jesús Romero Anselmi -aparentemente borracho o enfermo- dio un discurso terriblemente derrotista, hora y media antes de que la rectora del CNE, Tibisay Lucena, leyera los resultados. Al verlo y escucharlo, ya muchos intuimos que habíamos perdido, sin importar los esfuerzos de Vanessa Davies por justificarlo.

Por otro lado, pareciera que lo dicho por Ismael García era cierto: la Reforma requería mucho más tiempo para discutirse y darse a conocer, en particular luego de que la alargaran de 33 a 69 artículos. Claro que García sólo quería destruir la Reforma, pero muchos que sí querían discutirla y mejorarla temieron repetir la propuesta de García, so pena de ser considerados "escuálidos" o "traidores".

He allí otra interesante falla en nuestro proceso: el extremismo. Si uno no se pliega con la línea que imponen determinados líderes, o si uno cree o piensa que el Presidente Chávez o cualquier ministro se equivocó en algo, o si uno le da la razón a la oposición en alguna cosa, inmediatamente es calificado de traidor por algunos extremistas del chavismo.

En fin. Hay mucho que discutir en todos estos días.
Sólo quise escribir unas línea spara desahogarme un poco y estimular la discusión.

Espero no me vuelvan a acusar de ser de la CIA por escribir esto.
Publicar un comentario