2 de mayo de 2007

El regreso de la cañita Koesling

Un amigo me envió esta interesante foto que sacó ayer en la marcha de la oposición.



El amigo cuenta: "La depresión de los escuálidos por no haber convocado ni la cuarta parte del número de personas que asistió a la marcha bolivariana hizo que olvidaran sus prejuicios y se bebieran el whiskicito en plena vía pública... Pero ya entendí que es lo que pasa... no nos cuestionan por el hecho de manifestar abiertamente la satisfacción de tener un Presidente con los pantalones bien puestos, sino por beber cerveza en vez de whisky, como lo hacen ellos."

El amigo estaba indignado porque cerca de estos señores estaban unos camarógrafos y periodistas de Televen y Globovisión, quienes prefirieron hacerse los locos ante este hecho.

Nadie puede negar que los chavistas toman cerveza en sus marchas. El problema es que eso es lo que se convierte en la noticia para los medios como Globovisión y RCTV, desestimando la asistencia masiva o la creatividad popular, reflejada en pancartas, muñecos o a viva voz. En cambio, los medios privados ocultan a los opositores cuando beben su cañita, o cuando sus marchas son chiquititas.
Publicar un comentario