30 de diciembre de 2006

Saddam Hussein: Pan y circo

Los occidentales presumimos de tener la civilización más avanzada del planeta. Nos creemos muy progresistas porque no obligamos a las mujeres a salir a las calles con un velo en la cara, estamos en contra de la pena de muerte, respetamos los derechos humanos, tenemos celulares de última generación, etc.

Sin embargo, la alegría y el éxtasis que se vivió particularmente en Estados Unidos anoche por el asesinato de Saddam Hussein y varios de sus colaboradores, recordó las fiestas romanas en las que esclavos, prisioneros de guerra, cristianos y gladiadores eran condenados a pelear hasta morir, fiestas que mantenían al pueblo entretenido mientras el gobierno de los Césares hacía lo que les daba la gana.

Los medios estadounidenses estaban de fiesta. Observemos por ejemplo la portada de The New York Times:

Una portada que, lejos de informar, tomó la posición de... justificar. "Hussein es ejecutado", en inusuales letras mayúsculas. "El dictador que gobernó Irak con violencia es colgado por crímenes contra la humanidad", dice el titular principal. Más abajo se lee: "El desafiante déspota oprimió Irak por más de 30 años". Toda una portada cuidadosamente estructurada para que un lector desinformado diga: "¡qué bueno que lo mataron, se lo merecía! ¡Qué noble es nuestro gobierno!"

No es que estas cosas sean falsas. ¡Hussein asesinó a muchísimos inocentes! Pero los estadounidenses son quienes tienen menos moral para recriminarlo. El gobierno republicano estadounidense aupó y apoyó a Hussein durante su mandato, y lo armó para que participara en la sangrienta guerra contra Irán, que costó la vida de millones de personas inocentes de ambos países. Peor aún, Estados Unidos también vendió armas a los iraníes, y lo hizo para obtener fondos para intervenir en Centroamérica y crear una guerrilla paramilitar (los "Contras") para acabar con el gobierno sandinista... el famoso escándalo Irán-Contras.

En todo caso, el titular del New York Times debió decir: "Dictador asesino fue ejecutado por el mismo gobierno que lo creó, le dio poder, armas y autoridad".

Pero sigamos viendo otras portadas.


La de CNN va en el mismo camino, con un titular en inusuales y enormes letras mayúsculas: "Muerte de un dictador", acompañada de noticias adicionales que buscan justificar su muerte: "Hussein fue un símbolo de crueldad". "Chiitas celebran mientras un oficial declara: 'ha terminado'".

No hay reseñan sobre el apoyo que Hussein tuvo de Ronald Reagan y de George Bush padre al mismo tiempo que él cometía las masacres por las cuales hoy era ejecutado.

"Saddam Hussein ejecutado en la horca", titula USA Today, otro de los más grandes periódicos de EEUU en su sitio web. "El dictador que gobernó por décadas con brutalidad y terror declina usar una capucha antes de que los iraquís lo ahorquen por crímenes contra la humanidad", dice el sumario de la noticia.

Sumario que intenta afirmar que fueron los iraquíes quienes ejecutaron a Saddam, pero que olvida mencionar que Hussein era un prisionero de guerra de los estadounidenses, y que diferentes tratados internacionales brindan protección a los prisioneros de guerra y prohíben que los mismos sean entregados a terceros para ser ejecutados. Tal parece que ningún medio estadounidense quiere informarle de eso a sus ciudadanos, tal vez por el sentimiento que tienen ellos mismos de estar muy por encima de los demás, incluso de las leyes internacionales.

Pero ese es el mismo motivo por el cual ellos no han querido entregar a Luis Posada Carriles a Venezuela: afirman que nosotros se lo entregaremos a Cuba para ser ejecutado por la muerte de unos 70 civiles inocentes que tripulaban un avión de Cubana de Aviación. Es la doble moral estadounidense...

Otros medios internacionales, como la BBC o Al Jazeera, al menos intentan ser más equilibrados evitando usar términos como "dictador", "déspota", "opresor" o similares.


Sin embargo, todos los medios pecan en usar las imágenes del ahorcamiento en sus portadas. Será cuestión de minutos antes de que aparezcan videos de Hussein colgando en sus últimos momentos de vida, los cuales de seguro batirán todos los récords como videos más vistos del mes o del año.

Al final, se parecen tanto a aquellos desgraciados españoles que hace unos 200 años atraparon a los colaboradores de Francisco de Miranda en su primer intento de liberar a Venezuela, cuando llegó a nuestras costas en los navíos Leander, Baccus y Bee. También los colgaron en la plaza principal del pueblo de Ocumare, por órdenes del capitán general Guevara Vasconcelos, como "advertencia" a los residentes de lo que les esperaría si ellos también intentaban levantarse contra la corona española.

También murió ahorcado José María España, otro de los precursores de nuestra independencia, cuando fue denunciado por la célebre conspiración de Gual y España. El héroe independentista José Félix Ribas también fue ejecutado por los españoles, y su cabeza fue freíta en aceite y colgada en un camino entre Caracas y La Guaira para atemorizar a los independentistas.

Por supuesto que un triste genocida como Hussein no es nadie comparado con Miranda, Ribas o J. M. España, pero el mensaje que nos quieren dar a los pueblos del mundo es el mismo: ¡nunca intenten levantarse contra nosotros, o sufrirán las mismas consecuencias!

O, como dicen asquerosamente los usuarios de Noticiero Digital apoyándose en el anonimato y dándole apoyo servil al gobierno estadounidense: ¿Podría Hugo Chávez ser ahorcado? (haz click en las imágenes abajo para ampliarlas... gracias m3ro por el link).



Publicar un comentario