28 de febrero de 2006

Simón Bolívar en Río de Janeiro

Personalmente nunca había visto en televisión el carnaval de Río de Janeiro. En Venezuela estamos acostumbrados a que el 1 de enero los canales privados se encadenen para mostrar el Desfile de Las Rosas, que se hace en Pasadena, EEUU, pero ninguno pareciera tener el cariño suficiente hacia lo latinoamericano como para mostrar la espectacularidad del Sambódromo.

Este año, la campaña que los medios de oposición hicieron contra la escuela de samba "Vila Isabel" por haber hecho una carroza de Simón Bolívar me hicieron interesarme mucho en ver el espectáculo. Globovisión decía que la carroza aparecería en la madrugada del lunes a las 2 am, y como a mí no me gusta que otros me muestren sus versiones de las cosas, pues me puse a buscar en mi empresa de cable hasta que encontré a TV Globo haciendo la transmisión.

Globovisión, por su parte, había enviado al periodista Nelson Bocaranda a reportar lo que veía. El supuesto periodista expulsaba odio en la transmisión telefónica, y sólo se quejaba de cada detalle que veía en la carroza, incluyendo una imagen con el Ché Guevara la cual le daba repugnancia. Insinuaba que era un Bolívar homosexual debido a que usaron plumas y colocaron un gran corazón rojo en su mano. Y no hacía otra cosa sino criticar con un lenguaje lleno de odio, que en lo particular a mí me dio risa.

Pero cuando finalmente pude sintonizar TV Globo, me quedé asombrado. De verdad que nunca había visto algo tan espectacular. Sólo pude ver dos escuelas de samba de las 14 participantes, pero fue algo supremo. Cada una con una hora completa para mostrar sus actuaciones, con carrozas increiblemente monumentales y bailarines cuidadosamente sincronizados, mientras que decenas de miles de personas llenaban las gradas del Sambódromo y aplaudían felices y asombrados.

Finalmente, un poco después de las 2 a.m. un espectáculo de fuegos artificiales anunció el comienzo de la actuación de Vila Isabel. Un grupo de bailarines con cabezas representando a diversas etnias latinoamericanas iniciaban el desfile, seguidos de una carroza con cambures gigantes que se abrían. La carroza intentaba reivindicar al "banano", como ellos le llaman... una fruta usada peyorativamente para atacar a las naciones subdesarrolladas.

Luego, unas 300 señoras con unos impresionantes trajes dorados (las baianas, bailarinas que tienen décadas perteneciendo a la escuela de samba, vestidas representando a reinas aztecas) precedían a una fabulosa carroza de un dragón gigante, de más de 10 metros de altura, que escupía aire y papelillos y movía su cabeza de un lado al otro.


Era seguida de otra carroza, una enorme pirámide maya con una garota en su cúspide.


Hubo otras carrozas gigantes, como la de un dios inca dorado sentado en su trono arriado por cinco llamas gigantes y rodeada por cientos de bailarines disfrazados como indígenas latinoamericanos (aztecas, incas y de otros lugares).

Otra carroza cargaba la caravela de un dragón y muchos bailarines vestidos como esqueletos, y en medio de ellos un gran muñeco de un esclavo negro amarrado a una cruz y un indígena con los ojos vendados rezando. Creo que representaba de alguna forma la esclavitud y muerte traída por los conquistadores.


Entre los bailarines habían unos muy interesantes, vestidos con una especie de balsa, llamados "Los navegantes del Titicaca".

También habían otros vestidos como gauchos argentinos, y algunas parejas bailaban tango de forma muy diestra.



Finalmente, El Libertador. Una estatua gigantesca de Bolívar sentado, que entonces se levantaba para alcanzar quince metros de altura, mirando a un lado y otro de las gradas del Sambódromo y ofreciéndoles un hermoso corazón rojo palpitante. Rodeado de muchos bailarines vestidos como soldados independentistas que saludaban sonrientes a la multitud... símbolo de la independencia.

Mi amiga Mely, quien sabe mucho más que yo de estas cosas, me contaba que todo el acto simplemente contaba la historia de nuestro continente: lo que éramos, lo que sufrimos y nuestra libertad.

¿Por qué cuento todo esto? Porque los canales opositores venezolanos, avergonzandos luego de que el gobierno venezolano cumpliera su promesa y tuviera lista la vía alterna a La Guaira el 26 de febrero, tal y como lo prometieron, ahora están vueltos locos atacando al gobierno bolivariano de cualquier forma posible. Ahora lo denigran por un supuesto donativo de 450 mil dólares de parte de Pdvsa, que supuestamente fueron otorgados únicamente para que Vila Isabel hiciera una carroza de Bolívar.

No sé cuánto habrá donado Pdvsa a la Escuela de Samba Vila Isabel. Sólo sé que el donativo no se hizo para que se hiciera únicamente una carroza de Bolívar, sino para apoyar esa hermosa historia integracionista que Vila Isabel mostró en una hora, y que he tratado de resumir muy malamente a través de mi paginita. Y también me han contado otras personas que saben de samba que es muy usual que las empresas financien y patrocinen a las escuelas de samba brasileñas dado lo espectacular del acto y lo costoso del mismo.

Desde el comienzo tampoco entendí por que había gente molesta y avergonzada de que Bolívar estuviera en un lugar tan importante a nivel mundial como lo es el Carnaval de Río. Pareciera que algunas personas creyeran que ese sitio es un lugar asqueroso e inmoral, pero todo lo contrario: es una de las fiestas más espectaculares del mundo.

Y desde allí, Vila de Isabel y Pdvsa dieron un maravilloso mensaje integrador que fue visto por cientos de millones de personas en todo el mundo, y que costó muchísimo menos que lo que cuesta un anuncio publicitario en el Super Bowl, la final del fútbol norteamericano que es a su vez el espacio televisivo más visto en EEUU (un comercial de treinta segundos allí puede pasar del millón de dólares sin incluir los costos del propio comercial).

Ojalá que VTV, Vive o Telesur transmitan en algún momento la hora completa que estuvo Vila Isabel en Río de Janeiro, y su hermoso mensaje integrador.

Por último, quiero dejar este enlace al blog del Movimiento 13 de Abril, con la letra de la samba "Estoy loco por tí, América", que fue la canción oficial entonada por Vila Isabel mientras duró su hora de samba, y que aparentemente fue la que convenció a Pdvsa de apoyar a esta escuela cultural.

pd. A Mario Silva: gracias por poner en su lugar a Nelson Bocaranda este lunes, y mandarlo a "disfrazarse de culiflor" para que deje su homofobia.

pd2. Imágenes de este post fueron extraídas de Yahoo.com, y provienen de AP y Reuters.
Publicar un comentario