15 de febrero de 2006

GNU/Linux con efectos 3D

Los usuarios del sistema operativo de las computadoras Macintosh (MacOS X) nos han hecho morirnos de la envidia desde hace mucho tiempo por los excelentes efectos visuales (para nada molestos) que tiene su sistema operativo cuando minimizas las ventanas, cuando usas Exposé para seleccionar una aplicación o los efectos de programas de presentación como KeyNote. ¡Incluso las ventanas están sombreadas! Son las ventajas que tiene una empresa cuando fabrica el hardware y el software al mismo tiempo.

Microsoft había anunciado efectos similares para Windows Vista, sistema operativo que se cree estará disponible a finales de este año, y que también hará algunos cambios en los paradigmas de interfaz de usuario.

En GNU/Linux desde hace algún tiempo tenemos a 3d-desktop, que permite que quienes tengan tarjetas aceleradoras puedan cambiar de escritorio virtual desde una perspectiva 3d.

Pero la novedad que se conoció en estos días es que Novell le está pagando a un programador, David Reveman, para que implemente esos efectois en Novell Linux Desktop, una versión del sistema operativo del pingüino que ellos venderán a mediados de año. Lo que estará programando Reveman se está distribuyendo en open source, y la noticia es que a comienzos de mes Reveman mostró en una charla muchos de los efectos que se logran mediante su programa (llamado Compiz, que permite añadir efectos a través de plugines) en combinación con Xgl (Xwindows sobre OpenGL).

Hay numerosos videos que muestran los efectos (ver aquí y aquí), y algunos de esos efectos son:

Transición tipo cubo cuando cambias entre escritorios virtuales

Zoom suave hacia cualquier punto de la pantalla (ideal para clases y presentaciones)

Ventanas con transparencia ajustable (incluyendo ventanas que están mostrando videos y juegos OpenGL como Quake III Arena)

Cuando arrastras la ventana de un lado a otro de la pantalla, tiembla como gelatina y se estira mientras la mueves.

Efecto tipo Exposé: al presionar una tecla, todas las aplicaciones activas se muestran en la pantalla en pequeñito para que escojas a cuál quieres cambiarte. Es el reemplazo visual del conocido Alt+Tab.

Backgrounds animados. Importante para lograr presentaciones con efectos de televisión (noten, en los noticieros de canales como Venevisión o CNN, que cuando ellos muestran datos en pantalla el fondo siempre tiene una animación suave, que no distrae pero añade dinamismo).


Xgl y Compiz permiten dotar a manejadores de ventanas de Linux con las características 3D que hemos visto en MacOSX y que Windows Vista sólo prometía para finales de año, siempre y cuando tengas una tarjeta de video aceleradora 3D.

Novell decidió donar todas las mejoras como código abierto al proyecto X.org lo que implica que, paulatinamente, veremos todos estos efectos en las distribuciones de GNU/Linux que decidan añadirlo. Y de hecho, Compiz ya puede descargarse usando cvs (un tanto avanzado para usuarios novatos, pero si alguien quiere echarle cuchillo a la cuestión ya puede hacerlo).

Big Linux

Anoche el amigo Lenín Hernández mandó un email a la lista de Solve informando además de Big Linux, una distribución brasileña tipo "Live CD" que también añade impactantes efectos visuales 3D a su distribución, como la de poder rotar las ventanas, darles transparencia y desplazarlas con efectos visuales. También hay cuatro videos con los efectos que tiene su distribución.

Si bien no tiene versión en español, trae emuladores de juegos y varios juegos buenos y de gran calidad.

Efectos y usabilidad

Algo que tienen que recordar quienes añadan estos efectos a sus distribuciones es que los mismos no deben añadirse únicamente porque son bonitos; deben tener alguna utilidad para el usuario.

El efecto tipo "Exposé" (que muestra thumbnails de todas las aplicaciones abiertas, y le permite al usuario seleccionar una) es un excelente ejemplo de un efecto 3D muy util. Minimizar con un efecto visual también es útil para hacerle entender al usuario que la ventana se ocultó. Lo mismo se puede decir de la transición tipo "cubo" entre escritorios virtuales. Incluso las sombras en las ventanas tienen utilidad porque permiten reducir los bordes de las ventanas, como se hace en MacOS X, aumentando el espacio de trabajo del usuario.

Otros efectos (como el arrastrar una ventana y que esta se deforme), son bonitos y seguro que el usuario los mantendrá mientras no ralenticen la máquina. La transparencia también puede llegar a ser útil en determinadas circunstancias, al igual que el zoom sobre una región de la pantalla... ¡siempre y cuando sean fáciles de controlar para el usuario! Si un usuario novato hace un zoom sobre una parte de la pantalla y no sabe como revertir ese efecto, lo más probable es que termine reiniciando la máquina, y tampoco queremos eso.

Sin embargo, efectos como girar una ventana, sin embargo, plantean serias dudas sobre su utilidad. ¿Para qué querría yo rotar una ventana? Es bonito, sin duda. Pero ¿es usable? Más bien trae dificultades a la hora de hacerle click a algún elemento de esa ventana. Y añade problemas al usuario novato que gire una ventana y no sepa cómo revertir ese efecto.

Hay algunas personas que piensan que estos efectos no ayudan en nada y que Linux podría sobrevivir sin ellos. La realidad, sin embargo, es que vivimos en un mundo muy visual, y que despojar a Linux de estos efectos (teniéndolos todos los otros sistemas operativos) equivale a pedir que Linux siga en modo cónsola mientras los demás tienen interfaz gráfica.

Lo que no me gusta mucho es que todos estos avances en usabilidad siempre vienen de la mano de una empresa. Gnome es hoy uno de los manejadores de ventanas más usables y apropiados para nuevos usuarios, en parte por la inversión millonaria que hizo Sun Microsystems en estudios de usabilidad para utilizarlo en Solaris. Novell ahora está haciendo mejoras importantes para usarlas en Novell Linux Desktop 10. ¿Siempre necesitaremos de una empresa para poder hacer a Linux más usable?
Publicar un comentario