19 de enero de 2006

Sobre banderas, escudos y estrellas

El asunto de los símbolos patrios está causando polémicas en Venezuela, luego de que el Presidente Chávez propusiera añadírsele una octava estrella al pabellón patrio por razones históricas.

Como se sabe, el 19 de abril de 1810 siete provincias venezolanas se declararon independientes de España (las provincias fueron Caracas, Cumaná, Margarita, Barinas, Barcelona, Mérida y Trujillo), pero las otras tres arrugaron: Maracaibo, Coro y Guayana. Luego, en 1817, la provincia guayanesa se unió a las siete que se independizaron en 1810, por lo que el presidente Chávez está solicitando que, por razones históricas, se reconozca la lucha de la provincia guayanesa y se añada una octava estrella a la bandera.

Personalmente creía que muchas personas del chavismo iban a rechazar el asunto, pero todo lo contrario: ahora todo el mundo está pidiendo modificaciones a los símbolos patrios. Si aquello del parlamentarismo de calle va a ser cierto, pues ¡esta será su primera prueba de fuego! ¿Nos quedaremos únicamente con la octava estrella de Chávez, o incluiremos todos aquellos cambios que la propia población haga y justifique?

Por ejemplo, el diario Panorama de hoy jueves señala que historiadores de Zulia (antigua prov. de Maracaibo) y Falcón (Coro) están reclamando que también deben anexarse sus estrellas en la bandera, ¡llevando la misma a diez! Argumentan que estas dos provincias tuvieron un lugar preponderante en el proceso independentista; caso particular del Zulia, que se unió a las provincias independientes en 1823 luego de la contundente victoria de las fuerzas patriotas en la Batalla Naval del Lago que selló la independencia. Así lo aseguran Vinicio Nava Urribarrí, presidente de la Academia de Historia del Zulia, y el historiador zuliano Ernesto García McGregor.

Otras personas piensan que, más bien, la bandera debería reflejar a los 23 estados que forman parte de la República Bolivariana de Venezuela, tal y como lo instituyó Ezequiel Zamora en 1859 cuando proclamó una bandera con veinte estrellas azules en la franja amarilla, como la que ven aquí.

En las llamadas al programa "En Confianza" de Ernesto Villegas de este jueves se vieron decenas de mensajes no sólo apoyando el cambio de símbolos, sino pidiendo cambios adicionales:

  • Por lo menos cuatro llamadas pedían el cambio de la estrofa del himno que dice "el vil egoismo que otra vez triunfó", por considerarla negativa. Recordemos que el himno de hoy, de tres estrofas, ha cambiado mucho desde que apareció originalmente con cinco estrofas.

  • Otras llamadas pedían que se cambiaran los símbolos del escudo (que incluyen una espiga de trigo, unas banderas y un caballo blanco) por cosas que más nos representen a los venezolanos hoy (total, nadie se siente representado por una espiga de trigo... aquí ni siquiera se cultiva eso). Daban ideas tales como la india que aparecía en una de las banderas de Miranda (ver a la derecha), o un arco y unas flechas, o un tambor para representar a los afrodescendientes.

  • Un publicista sugirió que las banderas que penden debajo del escudo no deben estar amarradas, pues se transmite la idea de estar dominados.
El caso del caballito blanco es peculiar. Hoy, el escudo tiene un caballo blanco que corre hacia la derecha, pero mira hacia la izquierda, como si se estuviera deteniendo para regresarse. Algo contradictorio, y que según el propio Chávez "es un caballo frenado, es un caballo que alguien lo frenó y lo puso a mirar al pasado, hacia atrás, eso no es un caballo indómito (...) aquí hay un símbolo reaccionario”.

Chávez pide que se coloque un caballo corriendo hacia la izquierda, mirando hacia la izquierda, y que sea indómito. Y resulta que no es primera vez que alguien propone algo así. Nuestro escudo es uno de los símbolos patrios que más han cambiado, según muestra la página simon-bolivar.org, y uno de sus cambios, realizado durante la presidencia de Juan Crisóstomo Falcón, decía: "El tercer cuartel, que ocupará toda la parte inferior, será azul y contendrá un caballo indómito, blanco, símbolo de la Independencia". O sea, el escudo era así:

¡Oh Dios mío, un caballito indómito corriendo hacia la izquierda! ¡Fooo, chavista! :-)

Luego Guzmán Blanco puso al caballo a correr hacia la derecha, y después Cipriano Castro lo volvió a poner a correr a la izquierda mirando a la derecha, para que en 1930 y 1936 se le diera la forma actual.

La más reciente contradicción equina proviene del propio gobierno de Chávez: mientras el jefe de Estado pide que el caballo del escudo corra hacia la izquierda, el caballo blanco que aparece en el jingle de las "cadenas" o transmisiones conjuntas emitidas por el Minci contiene un caballo que comienza corriendo hacia la izquierda pero termina yendo hacia la derecha. Qué les puedo decir...

Ahora, ¿y si examinamos ejemplos más allá de nuestras fronteras?

En la página web usflag.org encontramos imágenes de la evolución de la bandera de los Estados Unidos de América, la cual ha pasado por unas 27 modificaciones, la mayoría siendo añadidura de estrellas: de las trece colonias que se declararon independendientes en 1776, a las cincuenta actuales.

  • 1845: EEUU se anexa Florida luego de que EEUU la ocupara y España terminara cediéndoselas. 27 estrellas.

  • 1846, se anexan Texas, antes parte de México. 28 estrellas.
  • 1851, se anexan California luego de quitársela a México. 31 estrellas.
  • 1865, se anexan Nevada luego de quitársela a México. 36 estrellas.

  • 1877, se anexan Colorado, parte del cual también le fue quitado a México. 38 estrellas.
  • 1891, se anexan Wyoming, antigua parte del territorio mexicano. 44 estrellas.

  • 1896, se anexan Utah, también se la habían quitado a México. 45 estrellas.
  • 1912, se anexan Nuevo México y Arizona, también quitadas a México. 48 estrellitas.

  • 1959, una estrellita por Alaska años después de habérsela comprado a Rusia en el siglo XIX por 3 lochas. 49 estrellas.
  • 1959, una estrellita por Hawaii luego de haberla conquistado en 1893 dando un golpe de estado a sus reyes. 50 estrellas.

¿Esta es la mejor forma de ganarse estrellitas? Y eso sin mencionar sus intentos de anexarse a Cuba y Puerto Rico, y sus constantes invasiones e intervenciones en otros países. Tal parece que muchos estarían de acuerdo si Venezuela añadiera estrellas a su bandera de esa manera tan cruel e imperialista.

En fin, espero comentarios y opiniones de todos, principalmente aquellas que tengan argumentos históricos.
Publicar un comentario