10 de diciembre de 2005

Una Power Wagon de 1942 ayuda a construir el ferrocarril de los Valles del Tuy

Tenía meses sin hablar con Álvaro Cabrera, un pana ingeniero venezolano, quien hoy con mucha alegría me explicó el porqué de su desaparición desde hacía unos meses atrás.

Está trabajando en el ferrocarril de los Valles del Tuy, donde, junto con otros compañeros, tomaron un camioncito Dodge Power Wagon de 1942, lo desmontaron y lo reconstruyeron completamente, le colocaron adelante y atrás un par de guías para que pudiera andar sobre los rieles sin salirse, y le montaron atrás una grúa poderosísima con sendos estabilizadores.

He aquí el resultado:


Y con él pueden levantar hasta 3 toneladas de peso para realizar tareas de construcción en la vía férrea.


En total hicieron el trabajo 8 personas: una de ellas hizo el sistema hidráulico para la grúa y las guías para los rieles, otro es soldador y constructor, otros dos se encargaron de la parte eléctrica, además de un pintor, un latonero y un mecánico.

Las guías del camioncito pueden levantarse permitiéndole así ir por la autopista como cualquier otro automóvil (ver foto a la derecha). Me cuenta Álvaro que el trabajo completo les costó 25 millones de bolívares (11 mil dólares, sin incluir el costo del camioncito), y que haber comprado algo parecido en EEUU hubiera costado 100 mil dólares o más.

Álvaro y sus compañeros están extremadamente contentos con el trabajo que hicieron y no se cansan de decir que es "desarrollo endógeno 100% made in Venezuela".

Estoy seguro de que no es el primer ni el único caso de trabajadores venezolanos que, con iniciativa e ingenio, convierten cosas 1que otros consideraban basura en auténticas herramientas de trabajo que le dan ejemplos al mundo.
Publicar un comentario