8 de diciembre de 2005

"Como quince mil muertos"

Hoy fueron presentadas en Venezuela "presuntas" pruebas sobre "supuestos" planes de la oposición (las palabras entre comillas las añaden los medios privados) relativas a los comicios del pasado domingo. El audio puede escucharse en Aporrea.

Las pruebas fueron presentadas por varios diputados que apoyan al Presidente Chávez, conocidos porque tienen contactos entre los cuerpos de seguridad del Estado. Transmitieron los videos donde pueden escucharse cuatro conversaciones sostenidas entre los militares retirados Carlos González Caraballo, Guevara Fernández, Gustavo Díaz Vivas (edecán del golpista Pedro Carmona Estanga), el general de división retirado Oswaldo Sujú Rafo y algunos oficiales activos.

“¿Estás ubicado de lo que se hará mañana? (pregunta González Caraballo a su interlocutor, no identificado, en San Juan de los Morros). Le metes uno a la Gobernación (un explosivo, según los denunciantes) a las 7 siete de la mañana y otro a la brigada a las ocho, después te pronuncias contra el Presidente”.

En la grabación, alguien identificado como Sujú Rafo insistía en la adquisición de cuarenta bazookas antitanque AT-4, cuarenta granadas, fusiles y municiones. "Felipe, el evento tiene que producir una erupción en el pueblo, deben esperarse como quince mil muertos. Vamos a tener pasajeros de primera clase, ejecutiva, turista. Tenemos que hacerlo sin que genere reacción favorable para ellos."

Evidentemente la actitud de la oposición es total incredulidad. Ahora bien, yo tampoco voy a tomar la posición extrema de defender a capa y espada las palabras de Cilia Flores y Pedro Carreño, pero vamos a analizar algo:

  • Acción Democrática y Copei decidieron retirarse aún antes de que comenzara la campaña electoral, y ello se manifiesta por la ausencia de afiches y caravanas de esos partidos haciendo campaña política.

  • Primero Justicia y varios partidos regionales zulianos que tenían asegurados algunos escaños en la Asamblea Nacional también decidieron retirarse.

Todos estos retiros ocurrieron a pesar de la actitud del CNE de complacer todas las peticiones de la oposición, incluyendo el polémico retiro de las máquinas captahuellas, que desagradó a muchísimos chavistas incluyéndome.

Los motivos que los partidos políticos dieron como razones de retiro no convencieron ni a los más radicales, y eso lo sabemos por las declaraciones de reconocidos opositores como José Miguel Vivanco, de Human Rights Watch, así como de los observadores de la Unión Europea, quienes se mostraron sorprendidos por el retiro de la oposición 'sin argumentar nuevas razones' luego de que el CNE hubiera cedido con las máquinas captahuellas.

Para diputados como Henry Ramos Allup, quienes han estado en el parlamento ininterrumpidamente por 20, 25 ó 30 años (y critican a Chávez...), el tener que dejar su curul en la AN debe ser algo terriblemente traumático.

Es de lógica simple. Primero Justicia nunca hubiera renunciado a las elecciones a menos que tuviera "fuerte$ razone$ de pe$o" para retirarse. Acción Democrática no se hubiera retirado a menos que sus diputados tuvieran algúna forma de compensar su sueldo de cuatro millones de bolívares mensuales ($1.860) que iban a recibir por cinco años si resultaban elegidos.

Evidentemente tiene que haber algo que compensara ese sacrificio tan grande. Nadie se imagina a los partidos opositores regalando la Asamblea Nacional por cinco años sin recibir nada a cambio.

Y el gobierno lo sabía. El sábado fueron colocados niples en Conatel, Pdvsa La Campiña, Fuerte Tiuna y la Procuraduría, si bien sólo se dieron a conocer los dos últimos. El gobierno sabía que, si se hacía un gran despliegue mediático de los otros ataques, la población se atemorizaría y no iría a votar.

También se descubrió en una finca en Guárico unos 12 kilos de explosivo C4 y se detuvo a 11 personas en Zulia con bombas molotov, cauchos, bidones de gasolina, municiones y unos brazaletes de unas fulanas "Fuerzas Aliadas Nacionales" (ver fotos).

Ese mismo sábado en la noche ocurrieron otros eventos, como apagones en varias ciudades y la explosión del oleoducto en Zulia, así como atentados fallidos contra un gasoducto. El gobierno nuevamente no confirmó estos hechos sino hasta el domingo en la tarde, nuevamente para no propiciar la abstención.

El Plan República (resguardo militar de las elecciones) normalmente se retira el día siguiente a las elecciones, pero en esta oportunidad se extendió hasta el miércoles, lo cual fue algo tan inusual que se convirtió en el titular principal del diario vespertino El Mundo de ese día. Aún hoy jueves había personal de seguridad extra en muchos entes del Estado, y resguardo policial adicional en varios sitios de la ciudad. Lo cual indica que el gobierno sabe o sospecha que algo más puede estar por venir.

¿Son ciertas las pruebas que presentaron los diputados hoy en la Asamblea Nacional? No lo sé. Pero los indicios apuntan a que la oposición radical sí tenía algo planeado. No hay que ser un genio de la NASA; el mismo martes de la semana pasada ya muchos habíamos calculado que la oposición no ganaba nada con retirarse, y que necesitaban de "algo más", de algún evento que cause una conmoción tal que saque a la oposición a las calles en protestas masivas, las cuales, combinadas con alzamientos militares, lleve a un pronto golpe de Estado que devuelva sus trabajos a los ex-diputados.

Por fortuna, algunas personas en el gobierno hicieron lo imposible para que estas cosas no pasaran, y salvaron la vida a cientos o tal vez miles de opositores y chavistas.
Publicar un comentario