28 de noviembre de 2005

Quitaron las captahuellas

Bastante molstos estamos muchos con la decisión del Consejo Nacional Electoral de suspender el uso de máquinas captahuellas en las elecciones parlamentarias de este domingo.

Da rabia porque durante meses nos convencieron de la necesidad de estas maquinitas (que capturan la huella digital del votante y las comparan con una base de datos para verificar que cada persona sólo vote una vez) dada la elevada cantidad de trampas que muchos grupos políticos hacían usando los documentos de identidad de abstencionistas para votar por ellos.

Entiendo perfectamente que la intención es que la victoria del domingo sea inobjetable. Si la oposición está absolutamente conforme con el proceso electoral y aún así el chavismo obtiene una victoria aplastante -como señalan las encuestas- la oposición no tendrá ninguna excusa para salir a las calles a manifestarse en desobediencia civil. ¿Quién les haría caso? Serían un pequeño grupúsculo de niños malcriados disconformes porque no ganaron.

Aún así, molesta mucho que a la oposición se les complazca tanto. Se aumentó la cantidad de mesas auditadas de 10% a 45% (quienes estén en las mesas que se vayan a auditar probablemente tendrán que trabajar casi 24 horas ininterrumpidas), se acordó borrar las memorias flash de las máquinas de votación para eliminar cualquier posibilidad de que éstas sean usadas para saber por quién votó cada persona, y ahora se eliminan las captahuellas.
Publicar un comentario