9 de noviembre de 2005

El mundo entero vuelve a pedir el fin del bloqueo a Cuba

Leemos en el periódico mexicano La Jornada:

Por un voto abrumador de 182 a cuatro, los países miembros de la Organización de Naciones Unidas, entre ellos México, votaron por condenar el bloqueo comercial contra Cuba, lo cual fue calificado por el embajador de Estados Unidos como "un ejercicio de propaganda cubana".

Una vez más, Estados Unidos en esencia declaró su rechazo a la voluntad de la comunidad internacional, con el embajador John Bolton caracterizando el voto de casi todos los 191 países miembros como "un ejercicio en la irrelevancia". Esta medida ha sido aprobada por la Asamblea General durante 14 años consecutivos, pero en esta ocasión el voto fue mayor al del año pasado (179 contra cuatro), el más alto alcanzado hasta la fecha, y provocó una ovación de varias delegaciones al conocerse el resultado.

Los cuatro países que votaron en contra de la resolución fueron Estados Unidos, Israel, Palau e Islas Marshall y se abstuvo Micronesia. Se ausentaron a la votación El Salvador, Irak, Marruecos y Nicaragua. (...)

Sin embargo, una vez más la "realidad del poder" se manifiesta aquí, y a pesar del casi consenso contra la posición de Estados Unidos, la "comunidad internacional" no puede hacer mucho para lograr un cambio en Washington, donde se sigue hablando de la democracia.


¿Qué pasaría en una Cuba sin bloqueos? ¿Qué influencia traería un país como ese para el resto del mundo? Como lectura comlementaria, les dejo este artículo que una amiga publicó en el foro de Aporrea.

Qué significa vivir en Cuba con veinte dólares

Por MARCELA DEL RIO

Decir que el salario medio de un cubano es de alrededor de 20 dólares, es decir menos de un cuarto de la verdad. Si comparamos este salario con el de un chileno, tendríamos que agregar que sólo debe pagar como dividendo [alquiler] entre 6 y 15 pesos (el dólar está a 22 pesos cubanos), dependiendo de los ingresos del trabajador. Y es muy raro encontrar un hogar donde sólo entre un sueldo. De cualquier modo, el cubano no llega a pagar un dólar de dividendo por la vivienda que adquiere.

La vivienda en Cuba posee un valor social y, como tal, la vivienda adquirida del Estado no puede ser vendida, sino solamente permutada o cambiada por otra que se ajuste más a las necesidades del propietario, ya sea por su tamaño o ubicación. Y estamos hablando de viviendas que nada tienen que ver con las llamadas "soluciones habitacionales" existentes en Chile, puesto que todas las casas o departamentos que vende el Estado cubano son de material sólido, o sea, bloques de mampostería, tanto en sus muros externos como las divisiones internas, y no tienen nunca menos de 50 m2, llegando hasta los 100. En resumen, el ciudadano cubano sólo debe pagar menos de un vigésimo de su salario en dividendo-alquiler y nadie puede ser "lanzado" de su vivienda, ni siquiera si en un año no ha pagado ni un peso por este concepto. Ello, porque en Cuba se considera la vivienda como un bien inalienable que cumple una función social.

Educación

Otro punto a tener en cuenta a la hora de calcular los ingresos reales de un hogar cubano es que la educación -según la UNESCO, la de más alto nivel en América Latina-, es además igualitaria. Es completamente gratuita, incluyendo los materiales escolares, como libros, cuadernos, libros de ejercicios, lápices, etc.

En este terreno están incluidos los estudios especiales, tales como deportes, incluyendo el tenis u otros, tradicionalmente reservados en otros países a niños de familias de altos ingresos; el arte, como piano, violín y otros instrumentos, cuyo aprendizaje debe comenzar temprano en la vida; el ballet, la gimnasia de alto rendimiento, la rítmica. Cualquier niño que lo desee, puede acceder a estos estudios.

Otro campo priorizado es el de los minusválidos, quienes reciben una atención muy priorizada, que incluye el transporte desde y hacia sus hogares, alimentación reforzada y educación altamente calificada.

Y, por supuesto, son gratuitos también los estudios universitarios, todas las carreras que en Chile y otros países deben ser pagadas a un altísimo costo.

Demás está decir que la atención médica es óptima para todo el mundo, hecho de todos conocido. O sea, no se podría argumentar que se ha nivelado hacia abajo, sino muy por el contrario.

En este momento el gobierno está enfrascado en mejorar la infraestructura tanto de salud como de educación, donde se notaba el deterioro de los años de "período especial" que sucedieron a la desaparición de los países socialistas de Europa del Este.

Alimentación

En cuanto a la tan discutida libreta de abastecimiento, ella sólo cumple con la función de garantizarlo a precios que se podría calificar de simbólicos, puesto que significan la casi gratuidad de productos básicos. Cada persona recibe mensualmente: cerca de 3 kilos de arroz a 150 pesos, 250 gramos de aceite a 20 ctvs., 3 kilos de azúcar a 75 centavos, medio kilo de frijoles o porotos a 40 ctvs.,12 huevos mensuales; jabón de baño y de lavar, 25 ctvs. p. persona; 1 litro de detergente líquido lavalozas; 1/4 de kilo de café a 20 centavos; 1 litro de leche diario por niño a 25 centavos; pollo, pescado fresco o enlatado, carne molida o entera, salchichas u otra proteína, como jamonada, las veces que esté disponible. En realidad, las cuotas están muy disminuidas desde el comienzo del período especial, puesto que se ha dificultado la adquisición de los artículos que no se producen total o parcialmente en el país, pero la tendencia es a la normalización.

Por otra parte, la libreta sólo cumple con la función de garantizar el que nadie deje de adquirir estos productos básicos por falta de posibilidades económicas, y de ninguna manera significa que no puedan ser adquiridos éstos u otros insumos en cantidades mayores en el mercado libre.

Esta, por lo tanto, no significa que los cubanos no puedan adquirir más que los productos normados, como se ha pretendido hacer creer, sino que constituye una ayuda al presupuesto familiar.

El salario y la cultura

En el terreno de la cultura, es útil saber que un dólar es suficiente para asistir al cine 22 veces; a la ópera o el ballet en platea, cuatro veces y media, y 7 veces en galería; 5 veces a una obra de teatro y 3 veces a un concierto sinfónico. Cabe agregar que todas las salas para espectáculos o conciertos estan provistas de aire acondicionado y cuentan con las comodidades requeridas.

Es obvio que los cubanos, mírese como se mire, no ganan 20 dólares al mes.

Publicar un comentario