14 de septiembre de 2005

Los blogs y el socialismo

Hemos leído muchas veces a Heinz Dieterich, conocido analista alemán radicado en México quien escribe mucho para Rebelion.org, hablar del socialismo del siglo XXI y de que los precursores del socialismo en los siglos pasados fracasaron en sus faenas, entre muchas otras causas, porque no tenían herramientas como las computadoras e Internet.

Dieterich piensa que las herramientas ya existen hoy; el problema es que la enorme mayoría de la población no tiene acceso a ellas. En Venezuela, por ejemplo, de 23 millones de personas menos de dos millones tienen acceso a Internet, y muchos la usan únicamente como herramienta de trabajo.

Anoche tuve el placer de usar Technorati para poder medir las reacciones de la blogósfera ante un discurso del Presidente Bush. Hoy, recibo con agrado la noticia de que aparece un buscador de blogs de Google, blogsearch.google.com, el cual también permitirá medir las reacciones del público ante los eventos que ocurren en el país y el mundo.

El problema es la blogósfera como tal. En nuestro país, según Veneblogs, un máximo de 1.600 venezolanos y venezolanas tienen bitácoras, es decir, 1 entre cada 14 mil personas. Mucho más de lo que había exactamente hace un año (alrededor de 450 bitácoras), pero aún insuficiente.

Y no es un secreto que la gran mayoría de nosotros los blogueros somos personas de clase media o media-alta. De hecho, si tuviéramos que juzgar a partir de la blogósfera de nuestro país, tendríamos que pensar que más de la mitad de los 23 millones de venezolanos somos profesionales en la computación o telecomunicaciones, y el resto son comunicadores sociales, cineastas, músicos, diseñadores u otros humanistas.

No hay bomberos, ni recogedores de basura, ni policías, ni empleados del Metro, ni albañiles, ni plomeros, ni obreros, ni técnicos petroleros, ni jueces, ni secretarias, ni vendedores de tiendas, ni cajeros bancarios. Es más: no habrían personas pobres. De un "bloggazo" esfumamos a más del 98% de la población. ¿O me equivoco?

No hay duda: los blogs están reservados, por ahora, a una clase social y profesional muy específica de la población.

¿El futuro?

Dentro de veinte o treinta años, espero poder encontrar en algún lado este artículo y recordar aquellos tiempos en los cuales Internet y los blogs eran un reflejo de la exclusión social que hay en nuestro mundo.

Espero poder sonreir contento de que esos tiempos hayan desaparecido. Los blogs serán una nueva herramienta de la democracia, con un ochenta por ciento de la población teniendo sus propios blogs donde darán a conocer sus opiniones sobre tantos y tantos temas políticos y sociales, lo cual implica que han recibido la educación necesaria para poder dejar atrás el analfabetismo tecnológico.

Será muy sencillo para un político o un periodista conocer la opinión de la gente con tan sólo buscar en las herramientas que habrán en esa época, que habrán superado de forma inimaginable a lo que nos ofrece Google y Technorati hoy. Tal vez los buscadores sean lo suficientemente inteligentes como para que les podamos preguntar en un lenguaje casi natural: "Posición de la gente sobre la nueva Ley Agraria venezolana" y las computadoras automáticamente nos generen, en una interfaz extremadamente usable, las diferentes posiciones de las personas tras hacer un análisis de cada post de cada blog, usando algoritmos que se supone que deberíamos estar inventando en este momento.

Nos mostraría, por ejemplo, gráficos de torta, de barras, comparación con resultados en semanas anteriores, etc., y al hacer click en los gráficos podríamos ver los resultados discriminados por zona geográfica, pudiendo llegar al nivel de ver blog por blog, post por post, para examinar sus contenidos específicos.

Por ahora, Google y Technorati sólo nos dejan ver en una forma más o menos secuencial, ordenados por fecha, los posts relacionados con un tema específico. En el futuro, cada ser humano podrá colocar conocimiento en Internet con el fin de enriquecer un megaorganismo global prácticamente vivo, una enorme telaraña global que ya no sólo tendrá información inerte y patéticamente conectada entre sí, sino conocimiento que lleve lugar a decisiones; una especie de un gran cerebro pensante formado por todos los seres humanos.

Será una mega-Wikipedia que se alimentará sola con el conocimiento de todos nosotros. Y, esperemos, no sea controlada por ningún Estado ni ninguna corporación, porque de ser así, habremos creado a la peor de todas las dictaduras.

Pero para hacerlo, primero hay que derrotar a la pobreza. Si no hay una forma práctica de que todo ser humano tenga educación, salud, una vivienda propia, un empleo decente y motivación para avanzar y hacer las cosas que más le gusten, pues tal vez llegue el día en que la revolución de los blogs sea exterminada por quienes fueron excluidos de ella.
Publicar un comentario