16 de julio de 2016

El nuevo precio del ABA de Cantv es 3,5 por ciento del salario mínimo, pero...

Para nada estoy contento con el aumento del servicio de banda ancha (ABA) de la empresa estatal Cantv, ni los aumentos de la empresa Movistar, propiedad de la transnacional Telefónica, ni el de otras empresas de telecomunicaciones.

Y lo digo como informático y persona que se desenvuelve en el campo de las páginas web, las redes sociales e Internet desde 1995. Me da una arrechera inmensa, lo digo con toda la sinceridad del caso. Es uno más entre la lista de miles de aumentos que nos han golpeado en los últimos meses, que se encargan de pulverizar nuestros sueldos a pesar de los aumentos.

Pero, una vez uno asimila esta molestia, uno tiene que ponerse a buscar explicaciones a las razones del aumento. En su página web oficial, www.cantv.com.ve, y en su portal de noticias www.cantv.net no hay información sobre el aumento de tarifas ni las razones. Hay que entrar en www.cantv.com.ve, en la sección "Hogares", "Internet", "ABA", "Información General", "Planes y precios", para encontrar un escueto listado de tarifas, que NO EXPLICA las razones del aumento (Nota: este sábado en la noche finalmente fue publicada una nota sobre el tema).

Haga click para agrandar la lista de
nuevos precios del ABA de Cantv
De allí que, cuando los periodistas de algún portal de derecha encontraron esta lista de precios y tomaron la iniciativa de publicarla con frases sarcásticas en contra de Maduro y el socialismo que intentamos implementar, era inevitable que se formara el escándalo en las redes sociales, y que mucha gente, inclusive camaradas nuestros, comenzaran a gritar: ¡El gobierno de Maduro se está volviendo neoliberal!

Sin embargo, las razones del aumento son las mismas que el gobierno tuvo para recortar canales en Cantv Satelital unos meses atrá
s: son servicios que se cancelan en dólares a empresas extranjeras, y el gobierno, en medio de esta crisis que vivimos por la caída de los precios del petróleo, tiene que priorizar los dólares: necesitamos divisas para importar más comida, medicamentos y bienes vitales. De allí que los dólares para telecomunicaciones, desde enero pasado, fueron subidos de Bs. 12 al precio de DICOM, que en estos momentos supera los Bs. 640.

¿Es justificado el precio?


Ahora bien, comparemos los precios con los de otros países. Un servicio de Internet banda ancha básico, en otros países, está costando de 15 a 20 dólares mensuales. Según este sitio web, el precio promedio en Latinoamérica del servicio de Internet banda ancha era de 18,7 dólares mensuales para 2013 (plan básico).

Suponiendo que ese precio haya bajado a 15 dólares mensuales: si lo calculamos a precio DICOM, el servicio de banda ancha fija más económico que debiera ofrecer CANTV debería costar Bs. 9.643.

Sin embargo, el plan ABA Inicio, el más barato de todos, costará Bs. 792 mensuales a partir del 1 de agosto, por Internet de 1 Mbps y consumo ilimitado de datos. Calculado a dólar DICOM, costará apenas 1,23 dólares mensuales; tal vez sea uno de los más económicos de América Latina.

Por supuesto que lo que molesta es que este plan costaba Bs. 145 mensuales, y está aumentando repentinamente su precio 5,4 veces. Una persona que pagaba Bs. 272 por el plan ABA para Todos de 1,5 Mbps, ahora tendrá que pagar Bs. 1.177 (aumenta 4,3 veces). El plan de 4 Mbps se incrementa de Bs. 500 a Bs. 3.197 (aumenta 6 veces), y el plan de 10 Mbps aumenta de Bs. 770 a Bs. 7.791 (aumento de 10 veces).

Comparaciones


Pero también es cierto que el aumento de Bs. 905 en la mensualidad del plan ABA para Todos, equivale a un paquete de doce galletitas Oreo, que cuesta Bs. 900; o a una torta y un café grande en la red de empresas estatales Café Venezuela (Bs. 650 + Bs. 220). Además, el aumento es inferior a lo que cuesta una botella de 2 litros de Pepsi Cola (Bs. 1.200) o al precio de dos perros calientes en la calle (Bs. 600 cada uno). No estoy justificando el aumento: sólo estoy haciendo una comparación, en base a los precios alocados que estamos viviendo en Venezuela en estos momentos.

Una comparación más adecuada de los precios sería con respecto al salario mínimo legal de nuestro país. El salario mínimo en Venezuela, en estos momentos es de Bs. 15.051,15. Los trabajadores también reciben tickets de alimentación de Bs. 18.585 (que sólo pueden utilizar en supermercados y expendios de alimentos, restaurantes, etc.), lo que coloca el salario mensual en Bs. 33.636,15. 

Por ende, el plan "ABA para todos" de Bs. 1.177 mensual representa el 3,5 por ciento del salario de un trabajador que gane sueldo mínimo, y los profesionales que usan Internet generalmente ganan más que eso.


En Colombia, el salario mínimo mensual es equivalente a 255 dólares: un servicio de banda ancha mensual de 15 dólares equivale al 5,8 por ciento de su salario. Así que, por difícil de creer que sea, el ABA de Cantv es más económico en Venezuela que en Colombia, a pesar del aumento.

Para una persona que gane en dólares, Venezuela es un auténtico paraíso, y no vamos a dejar de negar que, gracias a sitios web de teletrabajo como Freelancer, Workana, Infojobs y similares, hay muchos ingenieros, diseñadores gráficos, comunicadores, informáticos y profesionales que ganan en dólares trabajando desde sus casas en Venezuela, y que son los primeros en poner el grito al cielo por el aumento del ABA, aún cuando éste ni les afecta. Al igual que los innumerables Youtubers que ganan cientos de dólares mensuales por grabar videos quejándose de la situación del país y de lo difícil que es vivir en Venezuela. Ni hablar de las personas que trabajan en innumerables ONGs de maletín que han surgido en los últimos meses, recibiendo dólares desde el exterior para cualquier tipo de proyecto estadístico o comunicacional que ayude a hacer tambalear al gobierno de Maduro.

Los problemas de Cantv y Movilnet


Sin embargo, también hay que ser muy autocríticos: es un hecho que Cantv y Movilnet tienen graves fallas en su servicio, desde hace años. Movistar también subió sus tarifas recientemente, en una proporción aún mayor que las empresas del Estado, pero hay un hecho: En la empresa estatal Movilnet, para hacer una llamada, tienes que marcar al menos 5 ó 6 veces, y la estabilidad de la llamada deja mucho qué desear. En Movistar y en Digitel, la llamada cae a la primera.

En Movilnet, navegar por Internet es una misión casi imposible, en particular en el centro de Caracas, donde funcionan la mayoría de las instituciones públicas del Estado venezolano (en el este de Caracas el Internet funciona mucho mejor). En Movistar y Digitel, navegas razonablemente bien. Por eso, mucha gente prefiere pagarle a estas empresas a pesar de que son más costosas: porque funcionan mejor.

¿Se volvió Luigino neoliberal y adoptó el discurso de que lo privado es bello y lo público no sirve? No, camaradas. Movilnet fue nacionalizada en 2007. Hasta ese año, era una empresa privada que tenía como misión ofrecer un excelente servicio en las zonas donde vivía la gente más pudiente, es decir: en el este y sureste de Caracas. El centro y oeste de Caracas no era su prioridad, y mucho menos el interior del país. 

Lamentablemente, en los 9 años que Movilnet ha estado en manos públicas, no se ha cumplido el objetivo de hacerla funcionar mejor en el centro y oeste de la ciudad de Caracas, donde vive la mayoría de la gente. Ojalá la nueva administración de Jacqueline Faría pueda hacerlo, pero en este momento la crisis no ayuda mucho.

Igualmente, Movilnet ha tenido que migrar sus tecnologías y equipos numerosas veces: tuvieron que migrar de TDMA a CDMA, de allí a GSM, y recién ahora es que están empezando a adoptar 4G. Pero además, tuvieron que cambiar de sus antiguos proveedores y equipos estadounidenses a empresas y tecnologías chinas, lo que seguramente también les ha traído retos a nivel técnico, reentrenamiento de personal, etc. Cosas que serían muy interesantes si nos las explicaran de vez en cuando.

Por otro lado, es cierto que los dólares deben priorizarse. Para mí sería un poco más digerible aceptar el aumento de Internet y telefonía, si los dólares anteriormente destinados a telecomunicaciones se usaran para importar o producir más alimentos, y pudiera comprar un kilo de arroz, un litro de aceite, una crema dental, un jabón o un pan canilla con toda comodidad.

Pero no es así. Me paro temprano para ir a trabajar, regreso en la noche a mi casa, y aún cuando en mi zona hay cuatro supermercados y tres panaderías, los mismos están llenos de colas de personas todo el día (entre ellas muchos "bachaqueros" y revendedores), que agotan los productos básicos apenas llegan, pues están haciendo de 10 a 12 horas de colas. Lo que queda luego de que ellos se van, es comida no regulada a precios impagables. 

El Sundde (ente público encargado de la fiscalización de los precios) no hace su cometido y mi zona es considerada "no prioritaria" por ser de clase media, por lo que no tenemos CLAPs (las bolsas de alimentos regulados que el gobierno reparte en algunos sectores populares). 

¿Creen entonces que uno puede recibir con felicidad y comprensión estos aumentos de Cantv y Movilnet? Obviamente no. Y mucho menos si nadie da la cara para explicarlos.

Aún cuando las matemáticas demuestran que el aumento es justificado, el problema es que todo el mundo nos está bombardeando con "aumentos justificados". Y yo no puedo ir adonde mi jefe a exigirle un aumento de sueldo cada vez que las empresas públicas y privadas me hagan aumentos a mí. Por muy justificados que estén, mi jefe y el departamento de recursos humanos del sitio donde trabajo simplemente me dirán: "no te podemos pagar más; si no te gusta, vete".

Lamentablemente, y esto hay que reconocerlo una y mil veces, los aumentos que el camarada Presidente Maduro decreta nunca están a la par de los aumentos que empresas privadas y públicas hacen sobre los servicios que ofrecen a la población, y no nos queda otra sino salir de servicios, o tener que buscar trabajos adicionales, lo que también desmejora nuestra calidad de vida.

Recordando las causas fundamentales


Pero no podemos dejar de pensar cual es la causa de todo esto, señores: vivimos en un país lleno de recursos naturales de todo tipo. Los grandes empresarios de países desarrollados ven como imprescindible el conquistar estas tierras para mantener sus imperios comerciales y el estilo de vida de sus consumidores del Primer Mundo.


Tenemos gigantescas cantidades de petróleo, oro, hierro, agua potable, coltán, bauxita, diamantes, tierras cultivables, paraísos turísticos, una posición geográfica envidiable, y hasta a las bellas mujeres venezolanas ellos las ven como trofeos.  

El Comandante Chávez, el principal obstáculo que les impedía a esos empresarios adueñarse de estas tierras, murió en 2013, y ellos ven a Nicolás Maduro como un líder mucho más fácil de derrocar. 

Hace 100 años, simplemente nos hubieran invadido militarmente. Pero hoy, en un mundo distinto y mucho más hipócrita, hay que justificarlo todo. Si Estados Unidos nos invade porque le da la gana, Rusia y China también podría invadir militarmente otros países que a ellos les dé la gana invadir. Todo el mundo invadiría a todo el mundo y el mundo se volvería una mierda, con guerras mundiales cada pocos años, y millones de jóvenes soldados que morirían luchando por las causas de unos pocos empresarios.

Así que, en este mundo actual, para que las potencias puedan tomar el control de nuestro país, hay que colocar a Venezuela en un estado de "crisis humanitaria", de hambre, de necesidad, causar que miles de personas mueran al no conseguir comida ni medicamentos, para justificar una invasión disfrazada de "intervención humanitaria", legal y autorizada por organismos internacionales.

Y, por muchos problemas que estamos pasando, por mucha incompetencia y corrupción de determinados funcionarios gubernamentales, yo no quiero ayudar a los gringos a lograr su objetivo de adueñarse de nuestras tierras.


En fin: este es el "juego" al que estamos echándole bolas hoy. Cada quien sabe de qué lado está. Cada quién está haciendo su parte: los empresarios aumentan los precios injustificadamente cada pocos días. Los laboratorios acaparan o no producen las medicinas. Los panaderos ralentizan su producción de panes salados, aunque nunca faltan cachitos ni dulces. Los guardias nacionales matraquean. Los bachaqueros se organizan en mafias. Determinados funcionarios públicos sabotean las importaciones, las aduanas, los trámites.

¿Y nosotros? Resistiendo. Inventando. Creando. Siendo muy pacientes. 

"Yo estoy en guerra, mi pana", le decía Lorenzo Mendoza a Ricardo Haussman con absoluta claridad de su rol histórico, en una grabación dada a conocer en octubre pasado.

¿Estamos en guerra nosotros? Definitivamente quienes toman decisiones comunicacionales en Movilnet y Cantv parecen no estar conscientes de lo que se está viviendo.

Desde hace años que no provoca ver las declaraciones de funcionarios de determinadas empresas públicas, porque sus discursos son absolutamente divorciados de la realidad que vivimos todos los usuarios de estas empresas.

Sus palabras están dirigidas principalmente a sus jefes y superiores, diciéndoles que sí cumplieron con tal plan o con tal meta, y no están dirigidos a quienes tenemos que sufrir los problemas día a día como usuarios de estas empresas públicas. Tenemos que sufrir marcando un teléfono 5 ó 6 veces para poder comunicarnos, y a los 2 minutos se cae la llamada. Nos dicen que cualquiera puede conectarse en los parques a las redes Wifi, cuando éstas la mayor parte del tiempo no funcionan. Nos dicen que pronto vendrá el 4G, cuando la verdad es que, aún conectado en 3G o H+, es imposible leer simples tuits en muchas zonas de Caracas. Nos dicen que pronto podremos usar nuestros celulares para ver los videos del Presidente Maduro cuando la verdad es que las limitaciones de datos de dichos planes impiden ver cualquier video (¿cómo ver un video de Maduro que pesa 50 MB, si uno sólo puede pagar un plan de datos de 300 MB mensual?). Y son muchas las personas que se quejan de que tienen que pasar semanas antes de que les solucionen algún problema técnico en el ABA de Cantv.

Caray, ¡asesoren bien a estos compas, para que sepan qué decir y cómo anunciar estos coñazos duros que tenemos que aguantar los usuarios de estas empresas, y en particular aquellos que trabajan en el área comunicacional del gobierno bolivariano!

A pesar de eso, prefiero confiar en Nicolás Maduro y esperar que planes como la nueva Gran Misión Abastecimiento Soberano que está poniendo en marcha, ayuden a cambiar estas realidades que bastantes problemas nos están trayendo. Con nuestra muy justificada molestia, ¡nunca dejemos de ver el bosque completo y no solamente un par de árboles!
Publicar un comentario