20 de noviembre de 2010

¿Tienes problemas con tu computadorcita Canaima? Llama al 0800-CANAIMA

La iniciativa gubernamental del computadorcito Canaima para las y los niños venezolanos es excelente. Para fines de este año se habrán repartido unas 500 mil pequeñas laptops a niñas y niños de primer y segundo grado, algo que francamente yo no creí ver realizado en tan poco tiempo en un país como el nuestro. Y no hace falta leer en el Correo del Orinoco; sencillamente uno camina por las calles y se tropieza en todos lados a niñas y niños con su cajita blanca, llevando su Canaimita recién entregada.


Hay que felicitar sinceramente al Presidente Hugo Chávez, al Ministerio del Poder Popular para la Educación, al Ministerio de Ciencia y Tecnología, al CNTI y a la comunidad detrás de Canaima GNU/Linux, por tan excelente labor.

Sin embargo, por distintas razones, un pequeño pero significativo lote de estas computadorcitas vinieron con problemas. El sistema operativo no les fue bien instalado, o incluso algunos vinieron sin sistema operativo, y la premura de entregarlas y cumplir la orden presidencial hizo que no se pudiera planificar algo importantísimo: el soporte técnico, que es obligatorio en estos casos, para atender a las personas que tengan laptops con problemas.


Se dieron casos de personas desesperadas, sin saber qué hacer con su Canaimita dañada: en la escuela bolivariana no les daban información, en los infocentros tampoco. Supimos de personas que viajaron desde Barlovento y otras ciudades del interior del país a Caracas, buscando quien les reparara las computadorcitas. En algunos casos, se devolvieron sin que se las arreglaran; en otros, jóvenes desinteresados de la comunidad Canaima se las repararon gratuitamente.

Tampoco es fácil que un computista te resuelva el problema, pues se necesitan las instrucciones para hacerlo, así como los archivos necesarios. La página de Canaima Educativo no tiene instrucciones sencillas de cómo reinstalar el sistema operativo (las instrucciones que hay son para instalar el contenido educativo de primer grado sobre el sistema operativo Canaima ya instalado, pero hay que saber cómo instalar Canaima en una laptop usando pendrive, algo que no es trivial), y el contenido para segundo grado aún no ha sido subido a Internet (se está trabajando duro en corregir estos inconvenientes, nos contaron algunos amigos bajo cuerda). 

Finalmente, se dio la orden de que CANTV asumiera el asunto, y luego de algunas semanas de preparación, ya CANTV tiene activo el teléfono 0-800-CANAIMA (0-800-2262462), que funciona de domingo a domingo, desde las 8 de la mañana a las 8 de la noche. 

Anoche los llamamos mi amigo Damián Fossi y yo al aire, desde nuestro programa radial "Cópiate esta radio" que tenemos en Alba Ciudad 96.3 FM los viernes en la noche, y tuvimos una muy grata impresión de cómo estos jóvenes del call center de Cantv atienden al público y manifiestan su gran interés en resolver estos problemas. Nos indicaron que no han tenido reportes de computadorcitas Canaima con problemas de hardware, pero sí hay reportes de computadoras con el sistema operativo mal instalado; invitan a las personas que tengan problemas a llamar a ese número, e indican que, si el problema no puede arreglarse vía telefónica, podrán llevar sus laptops a un centro de soporte de Cantv cerca de sus domicilios donde les reinstalarán el sistema o les cambiarán la computadora.

¿Sabía usted sobre el 0800-Canaima? Lo más seguro es que no. Todo esto nos fue referido "bajo cuerda" por amigos de un ente del Estado, al cual alguien (parece que el Minci) les dio la orden de no dar declaraciones sobre las Canaimitas a pesar de que ellos conocen muy bien toda la parte técnica. Sólo el Ministerio de Educación puede hablar sobre el tema. Hubiéramos querido entrevistar al aire a nuestros amigos, para que nos dieran mucha información interesante sobre el tema y sobre el trabajo que ellos han realizado con las Canaimitas en software libre, pero no los dejan. Así que tuvimos que dar la cara por ellos. 

Luego nos quejamos de la política comunicacional, ¿verdad? 

Me molestan enormemente los funcionarios que "resuelven" los problemas dando órdenes de prohibir. "No se puede hablar de esto", "No se puede hablar de lo otro, son órdenes del ministro". No hay razones, sólo órdenes. Por fortuna, esos son problemas de gestiones particulares, no del gobierno bolivariano. Sólo habrá que tener algo de paciencia hasta que el Presidente decida cambiar ministros, lo que sucede muy a menudo.

"Canaimitas prehistóricas"

Yo tuve la fortuna de que un amigo de la familia me regalara mi primer computador (una venerable Sinclair ZX-81) cuando tenía doce años.

La mía era idéntica a la que ven en esta foto... se conectaba en cualquier televisor
y necesitaba una grabadora de voz para grabar los datos en un cassette.
La computadora no tenía contenidos educativos, no era más sino un pequeño perolito que se conectaba al televisor y debía programarse en lenguaje BASIC para funcionar. Su pantalla era blanco y negro. Su CPU era 500 veces más lento que el de una Canaimita. Tenía apenas 64 KB de memoria RAM (las computadorcitas Canaima tienen 16 mil veces más memoria). No tenía diskettes, discos duros, pendrives ni ningún medio de almacenamiento; todo lo que yo hacía se perdía al apagarla (ella grababa los datos en cassettes de audio usando una grabadora de voz, pero nunca me funcionó).

Así se programaba la Sinclair ZX-81
Quien me la regaló también me dio su manual de programación, y gracias a ello yo aprendí a programar; incluso hice juegos básicos y aplicaciones muy interesantes allí, a pesar de que no tenía acceso a Internet ni a mayor conocimiento que el que venía en ese manual. Creo que soy un computista bastante competente gracias a esa "canaimita prehistórica" que me regalaron allá a comienzos de los años noventa.

De allí que me siento muy feliz de que cientos de miles de chamos y chamas, muchos de ellos provenientes de barrios y sectores de bajos recursos, puedan tener ventajas mucho mejores que las que yo tuve.

Confío en que esta "generación Canaima" que se está formando pueda tener millones de jóvenes con mucho conocimiento y habilidades, sentido social y ganas de sacar adelante a nuestro país, que puedan superar por mucho a los de mi generación. ¡Adelante!
Publicar un comentario