20 de agosto de 2009

Comunicado del cineasta y documentalista Angel Palacios en apoyo a Avila Tv y contra la criminalización de los comunicadores populares

Lo que está pasando con Ávila Tv, es un cobarde ataque contra la mejor experiencia comunicacional que se ha construido en el país en toda la historia de nuestra televisión.

Una televisora que inventa, que incluye, que le llega a los más jóvenes y que es voz de los más excluidos. Una televisora que no tiene miedo y que canta las verdades donde más duelen.

Pasarle factura a Ávila Tv

Que la derecha ataque a Avila TV no es de extrañar: Las ganas que los políticos “perfumados” le tienen a Ávila no sólo se deben a los dardos llenos de verdades que esta televisora ha disparado contra la manipulación mediática. Esa rabia no se debe sólo a la manera innovadora como sus cámaras han desenmascarado una y otra vez el rostro del fascismo. Estas razones bastarían para que la derecha estuviese obsesionada con destruir a Avila Tv.

Pero hay otra razón, y es que la derecha sabe que nunca podrían hacer algo como Ávila porque para eso tendrían que que dejar de ser derecha, porque Ávila es un proyecto en esencia anti-derecha, anti-dinosaurios, anti-cartón, anti-manipulación. Y nunca podría Globovisión tener ni un micro de un minuto que se pareciera remotamente al estilo y la esencia de ÁvilaTv. Eso sin duda les duele a los perfumados de la comunicación. La derecha no tiene, ni tendrá un arma para competirle al irreverente y franco cañon que es ÁvilaTV.

La Doble Moral

El problema no es que la derecha odie a AvilaTV y trate de destruirla. El problema es otro: El problema es la doble moral que anida en nuestro proceso revolucionario y que logra que en momentos como este, la derecha cuente con sus mejores aliados en nuestras propias filas y en las instituciones. No podemos admitir que se persiga como se persiguió policialmente a los comunicadores de Ávila. No podemos permitir que se catalogue de agresores a quienes no lo son.

Una pelea de calle, se convirtió mediáticamente en una condena a un proyecto de televisión. Hubo contusionados de ambos lados, pero los de ÁvilaTv no cuentan en la historia que se ha divulgado desde la derecha y desde algunos medios del Estado. ¿Por qué? ¿Sólo la piel rota de los manifestantes de oposición cuenta? ¿Y los compañeros de Ávila que fueron golpeados? ¿Y las compañeras de ÁvilaTV apaleadas? Hubo pelea en la vía pública, claro que sí. Pero ¿cuándo se ha visto que la policía y la fiscalía se sumen a la farsa que montaron los manifestantes de oposición criminalizando a un proyecto de televisión alternativo?

En oportunidades en que a los reporteros de ÁvilaTV se les ha caido a golpes y destrozado sus equipos, o incluso cuando Polichacao disparó contra el reportero Oswaldo Rivero y su camarógrafo, o cuando le lanzaron un niple a la reportera Paulina hiriéndola en las piernas... ¿porque no actuaron igual las instituciones que imparten justicia? Los coñazos que durante tres años vienen llevando los trabajadores de Ávila a manos de opositores, ¿son golpes que dá la vida? ¿A resignarse?. No, eso se llama injusticia.

¿Dónde está la Defensoría del Pueblo, La Fiscalía, La “Ciencia” de la Policía Científica?

Póngase a tono, funcionarios de la justicia que le hicieron el juego al engaño y bájenle dos al manipuleo que esas vainas son de la cuarta.

¿Agresión a Periodistas?
Nadie en su sano juicio puede disfrutar viendo sangrar o padecer al prójimo. El que lo haga está enfermo. Da vaina, lástima y condolencia ver aporreados a los manifestantes de oposición que trabajan en la Cadena Capriles. Y conociendo como sucedieron los hechos la única reflexión que me viene a la mente es aconsejarles que no peleen y desearles que salgan bien de salud de este problema. Les diría tambien que las peleas callejeras no traen nada bueno. Incluso pueden salir lastimados terceros que no tienen nada que ver con el asunto.

Pero hablar de agresión es caernos a mentiras. Agresión es cuando tú estás pacíficamente y viene otro y te golpea. Eso no fue lo que pasó. No hay un agresor. El día aquel, un grupo de gente salió a manifestar contra unas leyes y contra el Gobierno y es su perfecto derecho, porque para algo vivimos en democracia. Caminaron por las calles, todo iba bien. Gritaron sus consignas, sin problema. Repartieron sus volantes, como es normal. Pero los “pacíficos manifestantes” dejaron de serlo cuando se apostaron frente a la sede de ÁvilaTv cerrándo la calle que dá acceso a la televisora insultando a los que entraban y salían del edificio... y allí empezó todo. Una coñaza de calle, ni más ni menos.

En esa trifulca de calle ninguno de los periodistas que sí estaban trabajando (es decir reporteando) fue agredido por nadie. Ninguna cámara fué denunciada como golpeada. Porqué? Porque no hubo agresión a los medios. Hubo una coñaza entre unos que fueron a joder la paciencia (y no ejerciendo labores periodisticas) y otros que no tuvieron la paciencia de verse insultados y bloqueados. ¿Eso está bien? En mi opinión no. La gente no debería andar por la vida cayéndose a coñazos. No se llega a nada, es riesgoso para la salud y se pierde el tiempo.

Incluso hay leyes y ordenanzas contra eso que llaman “alteración del orden público”, es decir una falta ciudadana si nos ponemos exquisitos. Pero de allí a que se levante la gran mentira divulgada de que unos trabajadores de ÁvilaTV “emboscaron y agredieron a pacíficos periodistas” hay un trecho muuuuy largo. Tan largo como la lista de campañas manipuladoras a que nos tiene acostumbrado Globovision y su combo mediático.

Debemos debatir a profundidad este asunto de “Los criminales de ÁvilaTV” porque si algo demuestra es que la manipulación ha tomado por sorpresa y confundido a mucha gente honesta y comprometida, y a estas alturas ya deberíamos tener más claridad sobre las estrategias del terrorismo mediático como para caer en su juego avalando que hubo una “agresión a periodistas que debe ser repudiada”. Pelea sí que hubo. Pero la única agresión que se vé claramente en esta historia es la que hicieron desde la Cadena Capriles contra la verdad de los hechos.

Ravell: “Confunde y Vencerás”

La derecha venezolana es experta en manipulación, engaño y mentiras. No en balde estuvieron practicando durante cuatro décadas cuando fueron gobierno. Ahora en la oposición se lucen.

Recordemos algunos titulares del manipuleo: “El Espía Cubano Alvaro Rosabal”, “El Chofer de Juan Barreto”, “La granada y la Espoleta de Ramos Allup”, “Los Comacates”, “La Renuncia de Chávez”, “Los Pistoleros de Puente Llaguno”, “La Pintura Multimillonaria que compró Jesse Chacón”, “El Hijo de Alí Rodriguez en PDVSA” y pare usted de contar.

Pues ahora estamos frente a un nuevo titular del mismo tipo: “Los Criminales de Ávila TV”.

Los venezolanos hemos sido bombardeados tantas veces por las campañas mediáticas de la derecha que sería de esperar que ya estuviésemos curados de espanto, pero no. Parece que la “disociación psicótica” tiene efectos regresivos y un bodrio como el que inventaron contra ÁvilaTV vuelve a revivir la disociación en muchos compatriotas. “Confunde y vencerás” debe ser la inscripción que Federico Ravell (director de Globovisión) tiene en la puerta de su oficina.

El partido Globovisión necesita nuevos medios

Lo que no habíamos visto antes era una comparsa tal como la que acompañó esta vez a Globovisión: El diario Ultimas Noticias, periódico de mayor tiraje en el país que en muchas ocasiones había logrado mantener el equilibrio informativo, esta vez sirvió de tribuna por donde salió la campaña de desinformación y tergiversación de los hechos ocurridos frente a la sede de ÁvilaTV.

Y no es casualidad. Globovisión y los partidos de la derecha que lo acompañan necesitan nuevos medios de comunicación. Globovisión por sí mismo ya no convence. Se quedaron sin el combo RCTV-Victor Ferreres. Entonces Federico Ravell y su indestructible blackberry se han convertido en una agencia de agitación y reclutamiento. Amigos cercanos al mencionado señor, dan cuenta de la campaña de captación en que se encuentra desde hace algun tiempo tratando de que varias radios y periodicos secunden su agenda de engaños. Le escribe por la blackvergui directamente y a diario a periodistas en otros medios tratando de crear núcleos globovisivos en una especie de parte de guerra diario.

Es Ravell quien logró colocar al insulso Echeverri en el Colegio de Periodistas junto al creador de la web fascista Noticiero Digital para tener un combo gremial bajo su mando. Con este combo monta seccionales globovisivas en varios medios y uno de ellos es Ultimas Noticias. Desde comienzos de año se vienen excluyendo de las asambleas de periodistas a los “sospechosos de chavismo” que trabajan allí. Las marchas “permisadas” por el patrón en horario laboral de este año no son casuales. El resultado de la ardua labor de reclutamiento del Sr Ravell, lo tenemos a la vista: La criminalización de ÁvilaTv, una producción estelar de Globovisión presentada a todo color por la Cadena Capriles.

Entonces, no nos engañemos. O mejor dicho no nos dejemos engañar. Seguirán creando núcleos globovisivos en muchos otros medios y por esa vía satanizando los cambios revolucionarios en el país. Ya no hay que sintonizar el canal 33 en Caracas para escuchar a Ravell y sus correligionarios de la derecha. Lo seguiremos escuchando por otros medios mientras no demos la pelea por ganarle terreno a lo interno de los propios medios privados. Hacen falta las nuevas leyes, es cierto. Pero también es urgente el trabajo de organización y conciencia en las bases, entre los comunicadores que trabajan en medios privados. Allí hay pueblo explotado. Y bastante.

Las Evidencias y el Ilusionismo de los Circulitos

Con esta campaña de los “asesinos de AvilaTV” abro el periódico un día y veo una foto de un joven parado en una calle. La foto es amenazante. No porque el joven tenga en sus manos una ametralladora y esté disparando contra un bus escolar. No. El muchacho únicamente está parado en la calle. No porta armas ni tiene a nadie tomado del cuello. Pero la foto sigue siendo amenazante. Y es amenazante porque hay un círculito marcando su cara. “Coño, de bola! ...el circulito es porque esta identificado. Algo malo habrá hecho el muy bellaco. El circulito nunca se equivoca!”.

Resulta que este muchacho al que conozco desde hace años es un luchador social, promotor cultural y buena gente como la mayoría. Pero en el periódico le clavan un circulito en la cara y se le condena de una vez por todas ante los ojos de los miles que vean la foto. Ese es el poder de los medios. Un poder que dá para todo, para destruir o para construir.

¿Nos volvimos locos o ciegos en Venezuela? ¿Cómo es posible que se admitan como evidencia fotos donde el compañero Carlos Andrés aparece parado en una calle y se convenzan muchos que esa foto es prueba irrefutable de una “emboscada”, de una “agresión”, de un “acto de violencia”? Y de paso que esa foto sirva para que sea buscado por la policía... ¿O que se muestre una foto donde el compañero Gabriel Uzcátegui es sometido por dos tipos y se diga que la foto es una muestra de que él es el agresor? ¿O que se diga que unos periodistas de la Cadena Capriles fueron agredidos, fracturados y resulta que no hay ni una tapita de un lente rota? ¿Eran manifestantes o eran periodistas? ¿O eran periodistas disfrazados de manifestantes? ¿Y si el objetivo de la supuesta emboscada eran los periodistas, ¿cómo carrizo pudieron tomar las fotos que hoy exhiben? Osea, que uno como periodista se mete a pelear y si se gana la pelea pues que bravo soy, pero si se pierde entonces se denuncia que es una agresión a la profesión...

Esos señores, eran parte de una manifestación que trancó 5 vias públicas, 5 guarimbas en la ciudad ese día. Estaban manifestando, llegaron al frente de AvilaTv y promovieron una pelea de calle.

Entonces, ¿por qué está preso uno de los compañeros de ÁvilaTv como delincuente común? ¿Y por qué están solicitados otros compañeros? ¿Los policias están para eso? ¿La fiscalía está para eso? ¿Para meter presos a inocentes? Bueno entonces métanme preso a mí también, porque declaro bajo juramento que si a esa hora yo hubiese estado pasando por allí, y veo que tres tipos están agarrando a golpes al compañero Gabriel (como sí se ve en la foto) me hubiera metido a defenderlo y sería merecedor de un circulito acusador en la misma fotografía.

Los miembros de ÁvilaTv salieron ese día a trabajar, llegaron a la sede de su televisora y estaban en sus labores normales. No fueron a ningún escondido lugar a preparar ninguna emboscada. Y como testimonia el compañero Amorin, periodista de Ávila Tv sobre lo sucedido: “ellos vinieron acá (los trabajadores de la Cadena Capriles), trancaron la calle, increparon al personal de la torre Phelps, de Ávila TV, insultaron, intentaron generar una guarimba, se produjo una situación de violencia, después ellos salen corriendo a decir que los agredieron”.

Testimonios como este no contaron para la “objetividad” de la Cadena Capriles, ni siquiera para la fiscalía y la policia que actuaron como perros de presa de Alberto Federico Ravell, el director de Globovisión. Nooooo camaradas, ese no es el país que estamos construyendo... Rectifiquen o cambien de bando de una vez.

¿Y las Fotos?

Una trifulca callejera que duró su buen tiempo antes varias cámaras no puede dar como resultado tres foticos de la pelea. En total veinte fotos son las que se nos han mostrado reiterativamente. Doce de las cuales son tomadas en una clínica mostrando las contusiones de un sólo bando (será que los golpeados del otro bando no son fotogénicos). El resto son fotos donde se vé gente en la calle. Sólo tres fotos reflejan la trifulca. TRES FOTOS para semerenda coñaza?? No digan que no hay más.... No digan que se les acabó el rollito... Ni la pila....

Cualquiera sabe que hay más fotos, no mientan tan burdamente. ¿Pero donde están esas otras fotos? ¿Ya fueron borradas? ¿Por qué tanto tiempo para consignarlas ante fiscalía si son fotos digitales que no hay que revelar ni nada? Es que se les cae la careta a los inventores de esta farsa: Las fotos que faltan no las van a sacar porque allí verán a los “Pacíficos” cerrando la avenida, agrediendo y repartiendo trompones. Me perdonan, pero eso es censura como mínimo. Menos mal que no es la derecha la que redacta las leyes porque si censuran siendo oposición, siendo gobierno no les cuento.

La Deuda de la Cadena Capriles

La Cadena Capriles le debe no sólo una disculpa y una aclaratoria al país por las mentiras y la manipulación con las que ha tratado el hecho. La Cadena Capriles debe responder por el escarnio directo a que han sometido a los ciudadanos Carlos Andrés y Gabriel Uzcátegui entre otros, a sus familiares y a todos los que trabajan en ÁvilaTV.

Y deben establecerse las responsabilidades de quienes están detrás de esa campaña de desinformación. Dá pena ver a Ultimas Noticias usar la misma estrategia de manipulación informativa que usó Venevisión y Globovisión para tergiversar los hechos del 11 de abril de 2002.

A continuación, y bajo riesgo de causarle vómito al lector, transcribo algunas de las “opiniones” generadas por esta Campaña Mediática en los sitios de Internet donde se divulgan las fotos manipuladas con leyendas como “Salvaje agresión de AvilaTv a periodistas de Cadena Capriles”:

Dice una lectora: “Santo Dios de que prisión salieron estos delincuentes? o son bestias que estaban enjauladas y salieron a la calle a aniquilar a todo ser que encuentren? no se puede creer tanta impunidad vale, como atacar a la gente asi...”

Dice otro: “malditos negros de mierda. malditos 30.000 veces. ya lo pagaran malditos monos de mierda”

Y otro más: “deberian meterkle un balazo en la frente a todos estos chavistaz mal.ditos!“

Y otro: “Algún día tengo que darme el gusto de poder moler a palos y darle hasta por la cédula a un HdP chaburro. No me muero sin antes hacerlo.”

Y hay muchos más escupiendo odio. Esas son algunas de las expresiones provocadas por las fotos descontextualizadas y manipuladas. ¿Si no es terrorismo mediático, entonces qué es? ¿daños colaterales al ejercicio de la profesión?

Los reporteros de ÁvilaTv siguen en las calles, pero bajo el riesgo a su integridad en que los ha puesto la Cadena Capriles al incitar el odio contra ellos. Están siendo amenazados y agredidos por gente que se ha creído las mentiras de la Cadena Capriles y el Señor Ravell. Gabriel Uzcátegui fué a denunciar a Fiscalía las acusaciones y lo dejaron preso. A la Compañera Paulina le han llenado la puerta de su casa de mierda. A los que han salido a cubrir noticias estos ultimos días los tienen a monte. Periodistas de otros medios que han expresado su rechazo a la farsa de la Cadena Capriles también han sido blanco de agresiones y ataques. ¿Qué quieren? ¿Silencio? Otra vez se equivocaron.

Constitucionalmente hablando la cosa está así: o se libera a Gabriel Uzcátegui y paran ya la criminalización o no alcanzarán las celdas para encerrarnos porque somos muchos los que estamos con ÀvilaTV
Publicar un comentario