25 de junio de 2007

¡Y llega la Copa América!

Cuando yo era niño, hace unos veinte años, los poquísimos juegos de fútbol venezolano que pasaban por la televisión realmente daban lástima: canchas sin cesped o con cesped a medio morir, selecciones de muy poca calidad, estadios pésimamente iluminados y con tribunas pequeñísimas, que se correspondían con la ausencia de público... si acaso 200 ó 300 personas.

Al contrario, veía los partidos de fútbol europeo simplemente espectaculares: canchas con una grama totalmente verde; aficiones totalmente emocionadas que cantaban y coreaban gritos que eran difíciles de entender debido a que decenas de miles de personas los entonaban a la vez; tribunas gigantescas repletas de gente; jugadores estelares por los cuales los niños se peleaban por los autógrafos; una enorme pantalla donde todos podían verse... ¡sólo soñaba conque algún día eso pudiera verse en mi país! Y estoy seguro de que no era únicamente mi sueño, sino también el de millones de personas que nacieron en esta patria linda.

El miércoles de la semana pasada me quedé totalmente sorprendido al ver el partido Venezuela vs. Euskadi, el cual perdimos emocionantemente 4 a 3 (sólo vi la segunda parte, y fue arrechísima). ¿Y saben? Vi en San Cristóbal justamente aquello que soñaba cuando niño ver en mi país: canchas con una grama bellísima y totalmente verde, aficiones totalmente emocionadas que cantaban y coreaban gritos que eran difíciles de entender debido a que decenas de miles de personas los entonaban a la vez, tribunas gigantescas repletas de gente, jugadores estelares por los cuales los niños se peleaban por los autógrafos, una enorme pantalla donde todos podían verse...

No pude evitar que se me saliera una lagrimita. Tenemos un montón de estadios nuevos, otro tanto de estadios remodelados, y una pasión nueva. Y todo esto ha pasado en menos de ocho años.

En fin... gracias a Dios, a Hugo Chávez, a los jugadores venezolanos de todas las selecciones de fútbol regionales y a todas las personas responsables por hacer realidad otro de nuestros sueños de niño :) Ojalá que la Copa América sirva también para fortalecer las ligas locales y el fútbol regional, y que podamos ver los estadios totalmente llenos en esos partidos.



pd. Un artículo mucho más completo pero en la misma tónica puede leerse en el blog de Rendergraf. Es de notar que, en este momento, ciudades como Maracaibo, San Cristóbal y Mérida están encendidas en fútbol... Caracas, lamentablemente, está muy apagada.
Publicar un comentario