16 de enero de 2007

Reflexiones sobre salarios en la administración pública y privada

El Presidente Chávez nuevamente ha causado un gran debate en el país con el tema de los salarios (por mucho que le duela a la oposición, él es quien dirige hasta de lo que ellos hablan día a día); indicó que le parecen realmente exagerados los sueldos de muchos funcionarios públicos y habló de un tope para sus salarios de los mismos, proponiendo inicialmente la cifra de Bs. 3 millones mensuales (1.395 dólares).

Tenemos, por un lado, a funcionarios que ganan mensualmente Bs. 25 millones o más (11.600 dólares), y por el otro a millones de personas que ganan salario mínimo (Bs. 700 mil al mes, o 325 dólares). Por ello la propuesta de Chávez: con Bs. 3 millones mensuales basta para mantenerse, mantener a una familia, vivir con comodidad en un buen apartamento en Caracas y pagar el crédito de un buen automóvil.

Sin embargo, hay contraargumentos:

  • Se propicia la corrupción. Muchos afirman que es necesario que personas como los magistrados del Tribunal Supremo, los diputados, los trabajadores del Seniat, de Cadivi y de otros organismos públicos ganen mucho más de Bs. 3 millones, pues de lo contrario podrían ser comprados con facilidad.

    Revela una realidad en nuestra sociedad: a algunas personas hay que pagarles mucho para que no se corrompan. No son personas confiables ética y moralmente; son simplemente personas que harán su trabajo aceptablemente mientras se le pague una cifra multimillonaria. De lo contrario, sucumbirán ante la corrupción.

    En este sentido, la afirmación que muchos hacen es cierta: el bajar los sueldos de estos empleados favorecerá la corrupción. Aumentará el descontento de estos empleados sin ética ni moral, y hará que muchos de ellos reaccionen de forma malcriada: "ah, ¿me van a bajar el sueldo? ¡Pues ahora aceptaré venderme a cualquiera que me ofrezca XX millones!"

    La solución ideal sería sacar a esas personas de la Administración Pública. Pero lamentablemente, los mecanismos para detectar la corrupción siguen siendo deficientes.

  • Se propicia la fuga de personal especializado hacia el sector privado. Esto es algo que viene ocurriendo desde hace años, debido a que algunas carreras del área de Tecnología cuentan con sueldos altos. Por ejemplo, varios de mis compañeros recién graduados como licenciados en Computación en la UCV consiguieron empleo en la empresa privada, la cual les paga entre Bs. 2.000.000 y Bs. 2.600.000 mensuales (entre 930 y 1.210 dólares), sin incluir beneficios. En el Estado, concretamente en los ministerios, hubieran tenido que someterse al "escalafón", que les coloca salarios entre un millón y un millón doscientos mil bolívares mensuales (entre 465 y 558 dólares) (otros entes públicos, como Cadivi, Seniat, Pdvsa, etc., no se rigen por el escalafón, y sus sueldos son más o menos equivalentes a los de la empresa privada).

    Esto causa tres problemas:

    1. El personal especializado que entra en los ministerios termina siendo, en muchos casos, el de peor calidad. Algunos trabajan de mala gana, tienen bajísima productividad y poca presencia en sus sitios de trabajo, y se las ingenian para ganar más dinero a través de la corrupción: cobrando varios sueldos a la vez o haciendo "favorcitos" a cambio de una "módica suma". Esto explica por qué chamitos de 17 años como "J4iber" lograron atacar simultáneamente a decenas de sitios de la administración pública, o cómo personas que nunca han devengado en el Seguro Social comienzan a recibir pensión luego de pagarle Bs. 3 millones a algún funcionario corrupto.

    2. En el caso de los tecnólogos, las características de esta carrera exigen actualización y revisión constante de los conocimientos. Si un tecnólogo recién graduado no se actualiza, dentro de 5 años será un personal devaluado, con conocimientos inservibles, y el ente público sufrirá debido a que se quedará rezagado tecnológicamente.

    3. El Estado termina, en muchos casos, subcontratando a empresas para que hagan cosas que deberían ser hechas internamente. Lo que causa que el Estado pierda autonomía y soberanía.

  • Disparidad en sueldos de profesionales: Ya que estamos discutiendo esto, también hay que discutir otras cosas, como la tremenda disparidad que hay en los sueldos, producto de normas capitalistas en su cálculo. Para mí, es inaceptable que un computista gane casi Bs. 3 millones por cuidar unos computadores, mientras que un maestro experimentado gane alrededor de Bs. 1 millón por formar, educar y cuidar niños. Tengo la ligera impresión de que un sólo niño es mucho más valioso que un cluster o una red de 1.000 computadores, ¿cierto?

    Sin embargo, tanto el computista como el educador debieron estudiar 5 años en una universidad. La disparidad de sueldos se debe a las capitalistas leyes de la oferta y la demanda, que dicen que un computista es "muy valioso" porque es muy solicitado (hay mucha demanda y poca oferta), pero un maestro es menos demandado y, por lo tanto, es "menos valioso". Esto ocurre no sólo con el educador, sino con la mayoría de las carreras humanistas: trabajadores sociales, historiadores, geógrafos, etc.

Como se ve, entonces no es fácil hablar sobre los sueldos. La discusión es espinosa y no puede limitarse a colocar un límite superior en los salarios; evidentemente hay que cambiar muchas cosas dentro de la Administración Pública. Y prepararse para los efectos secundarios. Y también hay un problema ético y moral en nuestra sociedad que debe resolverse.

(Foto de niños en clase tomada del sitio web de Fe y Alegría)
Publicar un comentario