28 de diciembre de 2006

No se renovará concesión de RCTV en marzo de 2007

El Presidente Hugo Chávez acaba de anunciar que el Ejecutivo no renovará la concesión del canal ultraderechista RCTV, la cual, según Conatel, se vence en marzo de 2007. Marcel Granier, directivo del canal, niega que la concesión se venza el año que entra, y afirma que tienen concesión "por 15 años más".

Puede verse el video en la página de Carlchucho o en Youtube:



Dicha concesión autoriza a RCTV a transmitir en señal de VHF abierta y pública, y la renovación de la misma es potestad del Ejecutivo, según las leyes vigentes. Sin esa concesión, el canal podrá seguir funcionando, pero sólo a través de operadoras de televisión por suscripción (TV por cable, DirecTV, etc.)

El retiro de la concesión NO significa que el gobierno se vaya a apoderar de las instalaciones del canal. RCTV seguirá funcionando, pero ya no por señal abierta sino únicamente por cable. Seguramente habrán despidos en el canal (en particular en los departamentos de transmisión), muchos anunciantes se retirarán y habrán recortes severos de presupuesto. Tal vez tengan que vender locales y sedes regionales. Incluso algunos creen que el canal podría ser vendido a precio de gallina flaca a algún postor interesado en abrir un canal de cable en Venezuela.

Mientras tanto, después de marzo la señal abierta de RCTV quedará libre. Podría ser usada por un nuevo canal de entretenimiento de VTV, del cual ha hablado William Lara en algunas ocasiones, o para una Red de Televisoras Comunitarias, de lo que también se ha especulado desde el MINCI.

Otra consecuencia del anuncio podría ser que los propietarios mayoritarios de RCTV (varios miembros de la familia Phelps, entre otros; recordemos que Eladio Lárez y Marcel Granier son accionistas minoritarios) intenten reunirse con el gobierno para "pedir cacao", como hizo en su momento Gustavo Cisneros, propietario de Venevisión. Como consecuencia de eso, el rabioso opositor y entonces presidente de Venevisión, Victor Ferreres, dejó su puesto y algunos de los programas opositores más radicales, como el de Napoleón Bravo, fueron cancelados. Venevisión suavizó su línea editorial, dando paso también a las opiniones de partidarios del gobierno, y siendo acusado por los opositores radicales de ser un canal "traidor".

Actualizado: Les dejo la respuesta de Marcel Granier.

Publicar un comentario