19 de junio de 2006

Arreglemos nuestra universidad antes de que la universidad desarregle el país

Las máximas autoridades de la Universidad Central de Venezuela, también conocida como la Máxima Casa de Estudios o la Alma Máter de Venezuela, están empeñadas en auditar el registro del Consejo Nacional Electoral y han planteado que las elecciones presidenciales de fin de año se hagan en forma manual. Sin embargo, en nuestra universidad el proceso de conteo de votos y el escrutinio son automatizados; votamos en planillas las cuales son procesadas por lectores ópticos y contabilizadas por computadoras en acto público, igual que las elecciones del CNE. Sólo que las elecciones en la UCV no tienen observadores internacionales ni 400 auditorías (tampoco se audita el código fuente de las máquinas, pues usan software privativo), pero a pesar de eso nadie ha puesto en tela de juicio la confiabilidad de nuestras maquinitas.

Para más colmo, hoy el profesor Carlos Polanco, representante del Ministerio de Educación Superior ante el Consejo Universitario de la UCV, leyó un derecho de palabra de la profesora Rina Suroz, directora de Informática de la casa de estudios, que explicaba ante el Consejo Universitario que las computadoras utilizadas en la nómina de la máxima casa de estudios tenían quince años sin actualizarse, y que eso causaba que el personal de la Dirección de Informática tuviera que trabajar innumerables horas extras, incluso los fines de semana, para poder sacar las nóminas y diferentes pagos a tiempo.

Y así el Consejo Universitario se empeña en auditar el CNE, en vez de ver cómo resuelven sus propios problemas fundamentales...

Por cierto, ¡usen Software Libre en la UCV! Ahorrarán muchísimo dinero y se apoderarán del conocimiento, algo vital en una universidad. ¡No cedan ante el lobby y las ofertas engañosas que está haciendo Microsoft a las direcciones de Informática!
Publicar un comentario