27 de noviembre de 2005

Desde el Zulia: Conocimiento Libre y solidaridad

Bien, estoy en Caracas desde el viernes en la noche luego de pasar tres días en Maracaibo en el III Foro Mundial de Conocimiento Libre. Para un caraqueño, cualquier ciudad distinta de Caracas es preciosa, pero Maracaibo se destaca. Es una ciudad increíblemente hermosa, y le hace a uno comprender plenamente por qué los zulianos están tan orgullosos de ella.

Me quedé en un hotel en el sur de la ciudad, y con el Maczul al norte estaba obligado a pasar hora y media al día en un taxi viendo diferentes caras de la preciosa ciudad maracucha. Como la Circunvalación 2 está semi-interrumpida por las obras del Metro, los taxistas tomaban cada uno diferentes rutas para llegar de un sitio al otro.

¿Qué puedo decirles? Los maracuchos llaman "barrios" a las urbanizaciones más humildes de la ciudad, que en nada se parecen a los barrios caraqueños. Son horizontales, planas y tranquilas.

La camadería zuliana es magistral. Uno se va a esos "barrios", se sienta a comer empanaditas o patacones y escucha una animosidad muy distinta a la que se ve en Caracas.

Por darles un ejemplo: mientras comíamos unos pastelitos, escuchábamos a algunos maracuchos choferes de carros por puesto conversar sobre el problema de los "piratas". Ellos tienen una ruta por la Circunvalación 2 (larga avenida que atraviesa la ciudad de norte a sur) y conducen en ella sus carros de 5 puestos para llevar pasajeros. Los mal llamados "piratas" son personas que, sin pertenecer a la línea o tener algún permiso, también manejan por la avenida ofreciendo el servicio de transporte.

Lo que me sorprendió de la conversación entre los choferes era que, mientras que uno o dos de ellos decían que había que tomar medidas para sacar a esos "piratas" de allí, otro de ellos exclamaba en su acento muy maracucho que había que darles un chancecito, porque esos señores estaban haciendo unos realitos para comprarle los regalos a sus carajitos en diciembre.

Los demás choferes asintieron un tanto disconformes, pero se quedaron tranquilos y cambiaron de tema.

Coño. Discúlpenme si les estoy hablando de un tema tan banal en vez de hablarles de Software Libre, pero eso me impresionó. En Caracas ese tipo de solidaridad hacia un desconocido que te está martillando tu trabajo no se ve. Simple. Aquí todo estamos en una competencia voraz con el fin de exterminar a la competencia; tener algún tipo de contemplaciones o solidaridad con un "enemigo" es algo que pareciera haber muerto con nuestros abuelos.

Tal vez no esté tan lejos de la temática del Software Libre; se supone que éste debe hacer que nuestra solidaridad con los más débiles resucite de alguna manera.

El viernes en la tarde mi novia y yo nos escapamos del evento para visitar la Basílica de la Chiquinquirá y toparnos con la hermosa plaza y el boulevard que está al frente. El estar frente a las fuentes, con la estatua de La Chinita a lo lejos y un montón de niños de 8 años corriendo hacia ella, es una de las escenas más bonitas que he visto en mi vida, aún cuando soy arreligioso.

Por cierto, para la gente del gobierno que me lee: escuchando a alguna que otra persona, entendí que muchos zulianos quieren y respetan mucho a Chávez, pero también aprecian mucho al gobernador opositor Manuel Rosales porque tienen la percepción (no sé si errónea o no) de que ha hecho mucho por el Zulia. Muchas de las obras más bonitas de la capital tienen anuncios que indican que fueron hechas por el gobernador. De hecho, un taxista con el que hablamos nos dijo que "Rosales lo ha hecho muy bien... el día que lo haga mal, ¡lo sacamos!"

Conocimiento libre

Estoy en un cyber en estos momentos, molestísimo con Cantv porque hace días que tiene dañado el servicio de Banda Ancha.

Igualmente, dejo para después mis comentarios sobre el evento de Conocimiento Libre. Hubo problemas en la organización, y como yo estuve en la organización seré merecedor de una gran parte de las críticas. Pero noté que muchos están al tanto del problema grave que tiene el Decreto 3390 para ser implantado en la Administración Pública Nacional: la gran ausencia de profesionales capacitados que realicen la migración.

Me pareció muy importante la propuesta de Carlos Maldonado, uno de los ponentes, quien opina que quienes están adecuadamente formados y capacitados para realizar la migración (serán 2 mil ó 3 mil personas en todo el país, según sus cifras) deben abstenerse de convertirse en empleados de algún ministerio, pues terminará desgastándose. Si quiere ayudar a migrar, lo mejor que puede hacer es formar cooperativas o empresas privadas que sean subcontratadas por los entes públicos, lo cual aumentará su efectividad y le ayudará a formar profesionales capaces de hacer las migraciones a Software Libre en sus ministerios.

Academia de Software Libre de Caracas

Este lunes comienzan formalmente las clases en la Academia de Software Libre de Caracas. Por los momentos los cursos sólo están abiertos para trabajadores de ministerios y entes del Estado, quienes deben hacer sus postulaciones a través de sus instituciones hacia la Oficina de Tecnologías de Información (OTI) del Ministerio de Ciencia y Tecnología.
Publicar un comentario