11 de septiembre de 2005

Katrina: censura sospechosa

Continúo con la cobertura alternativa de la tragedia del huracán Katrina.

Se está impidiendo a la prensa el acceso a los lugares donde puedan haber fallecidos, con la excusa (hasta cierto punto comprensible) de que no quieren imágenes de cadáveres por respeto a las víctimas. "Aunque el ejército permitió hasta el momento a los reporteros cubrir libremente la catástrofe, ahora les cerrará las puertas en respeto a las posibles miles de víctimas y sus familiares", declaró el teniente general Russel Honore, comandante de la operación de rescate de la costa del golfo de Estados Unidos.

Esto resulta muy sospechoso ya que ahora las autoridades informan que hay menos muertos de lo esperado. También se dice que Nueva Orleans estará drenada para las primeras semanas de octubre, y que el aeropuerto reanudará actividades el 15 de septiembre.

¿Realidad o maniobra para subir popularidad?

Ojalá y realmente hayan pocos muertos, y que esto no sea una triste maniobra gubernamental para aumentar la popularidad de George W. Bush, quien por primera vez en su gobierno tiene menos de 40 por ciento de apoyo en las encuestas (según Newsweek, está en 38 por ciento) Las cifras oficiales hasta hoy informan de 154 fallecidos confirmados en Nueva Orleans y 211 en Mississippi, que con los siete de Florida suman 372 víctimas de Katrina.

Aún así, si el gobierno intenta disminuir el número de muertos, sus familiares se encargarán de denunciarlo, y los medios de comunicación pequeños y los alternativos, entre ellos Internet, deben encargarse de llevar esas denuncias a todos.

Y es que hay una crisis en los diversos mecanismos informáticos gubernamentales para el control de emergencias. En Flickr la gente propone que sea la misma comunidad la que conforme, a través de dicho servicio, una base de datos de personas desaparecidas/reaparecidas, ello debido a las fallas de la base de datos de la Cruz Roja por una supuesta mala coordinación.

El problema es que hay miles de personas desaparecidas, miles más aisladas en refugios, servicios informáticos deficientes, colapsados o desactualizados; familiares frustrados y desesperados y un gobierno que sufre una fuerte crisis de popularidad, y que hará cualquier cosa para subirla. Esto es una combinación ideal para lograr masacrar a la verdad.

CNN pide orden judicial para informar sobre retiro de cadáveres

Por ello, se entiende perfectamente que CNN haya obtenido una orden judicial que le permita informar sobre el retiro de los cuerpos. "CNN presentó ayer (viernes) una demanda en la corte de distrito en Houston, Texas, con el argumento de que la prohibición anunciada por la FEMA y una autoridad de Nueva Orleáns viola la Primera Enmienda de la Constitución de Estados Unidos, que garantiza la libertad de expresión." Una nueva audiencia de este domingo decidirá si la orden judicial, ahora provisoria, se volverá permanente, indicó la portavoz de CNN, Megan Mahoney, mediante un comunicado.

Otra encuesta de la revista Time reveló que 61 por ciento de los estadounidenses piensa que el gobierno republicano debe cortar los gastos en Irak para ayudar a pagar la reconstrucción de las zonas afectadas. 58 por ciento de los encuestados están en favor del retiro de las tropas de Irak para destinarlas a la recuperación de las ciudades azotadas por Katrina.

Sale Michael Brown, Powell en contra de Bush

Otras cosas muy interesantes han ocurrido en estos días, como la arremetida de Colin Powell contra sus ex jefes del gobierno bushista, en la que dijo que"hubo muchos fallos en muchos niveles, local, estatal y federal. A lo largo del tiempo hubo suficientes avisos sobre el peligro en Nueva Orleans". "No se hizo lo suficiente. No creo que el gobierno aprovechó el tiempo que teníamos disponible y la verdad es que no sé por qué motivo sucedió", afirmó el ex-secretario de Estado.

Pero nada supera la salida de Michael Brown de la dirección de la FEMA (agencia antidesastres). Como hemos señalado, Brown conocía desde hace años lo que podía suceder en Nueva Orleans, y se le critica ampliamente por la lentitud de la respuesta ante la tragedia, que muchos califican de racismo. Fue relevado de su cargo el viernes y sustituido por el almirante Thad Allen, jefe de gabinete de la Guardia Costera. De esta manera, la totalidad de los trabajos de recuperación quedan en manos militares.
Publicar un comentario