3 de septiembre de 2005

Cuatro días de violaciones y asesinatos en el Centro de Convenciones y el Superdome

Los funcionarios y los periodistas decían muchas cosas entre líneas cuando hablaban aterrados sobre el Superdome y el Centro de Convenciones, sin decir específicamente qué ocurría allí. FRases como "se necesita a la policía allí adentro" o "la policía debe tomar el lugar", pero sin decir el porqué. Y la noche de este sábado, cuando -según los medios- la totalidad de los refugiados ya fueron evacuados, las historias empiezan a revelarse, según Reuters.

Los dos sitios fueron tomados en la mañana de hoy sábado por la policía y la Guardia Nacional, luego de cuatro días en los cuales el personal policial era insuficiente para tales labores. Sin embargo, las víctimas -que estaban esperando para ser transportados a refugios en otros lugares del país- fueron encerradas en medio de un calor abrasador para evitar que deambularan por la ciudad. No se les permitía salir, incluso apuntándoseles con armas, diciéndoseles que era por su seguridad.

A pesar de los relatos que leeremos a continuación, el viernes Fox News decía que el Superdome "ya era un lugar seguro".

En las entrevistas para Reuters, los refugiados afirmaron que, durante los cuatro días previos, vivieron en "sitios infernales sin ley, llenos de violación y muerte." Describieron dos incidentes horrorosos:

  • "Mataron a un hombre aquí anoche", contó Steve Banka, de 28 años, a Reuters. "Una muchacha estaba siendo violada y apuñaleada. Y sus gritos hicieron que este hombre corriera a la calle para pedirle ayuda a las tropas, tratando de llamar la atención de un camión de ellos, y saltó frente al parabrisas del camión y ellos lo abalearon."

  • Wade Batiste, de 48 años, contó otra historia de terror. "Anoche a las 8 pm ellos le dispararon a un muchacho de 16 años. Simplemente cruzaba la calle. Los policías de New Orleans fueron hacia él, salieron del carro y le dispararon en la cabeza", dijo Batiste.

El cuerpo del segundo joven permanecía en la calle frente a la entrada del Centro de Convenciones el sábado en la mañana, cubierto por una sábana negra y rodeado de sangre coagulada. Cerca, su familia estaba en shock. Un miembro de esa familia, Africa Brumfield, de 32 años, confirmó el incidente pero se negó a hablar de ello.

Sin embargo, Brumfield habló de las condiciones en el lugar. "Hay violaciones allí adentro. Las mujeres no pueden ir al baño sin ser acompañadas por hombres. Las están violando y cortan sus gargantas. Siguen diciéndonos que los autobuses están llegando pero nunca llegan", dijo envuelta en lágrimas.

La gente dice que hay 22 cuerpos de adultos y niños almacenados dentro del edificio, pero las tropas que los custodian se niegan a confirmarlo y no permiten a los reporteros llegar a la morgue improvisada.

Las personas que intentan salir son forzadas a regresar a punta de pistola; las tropas les dicen que es por su seguridad. "Es triste, pero ¿cuán lejos crees que puedas llegar?", dijo un soldado. "Nos tienen aquí como animales", dijo Wvonnette Grace-Jordan, quien tiene cinco hijos, el más joven de sólo seis semanas. "Sólo hemos tenido dos comidas, no tenemos medicinas y hay miles de personas defecando en las calles. Esto está mal. Estos son los Estados Unidos de América."



La escena en el Superdome era desesperante. Abarrotados en un área pequeña después de que el edificio les fuera cerrado el viernes por la noche, los refugiados que quedaban permanecían sentados entre montones de basura. Un policía dijo a Reuters que unos 100 cadáveres permanecían en una morgue improvisada en el Superdome, muchos de los cuales fallecieron exhaustos por el calor. Seis bebés nacieron desde el sábado de la semana pasada, cuando las personas empezaron a llegar.

Varios

  • Quienes crean que en EEUU no hay personas racistas pueden echarle un vistazo a este fotoblog de Flicker y leerse las descripciones.

  • Los medios de comunicación masivos parecen dar una idea de que la situación de los refugiados ha mejorado, pero algunas noticias parecen no están tan de acuerdo. Como sea, los estadounidenses deben seguir presionando a las autoridades para que solucionen los problemas de aquellos que quedaron desamparados por la tragedia.
Publicar un comentario