15 de agosto de 2005

Último día del Tribunal Antiimperialista

Fue demasiado bueno el Tribunal Anti-imperialista de este domingo, no sólo por el testimonio del Presidente Chávez sino por la reacción de los miles y miles de delegados y delegadas del XVI Festival de la Juventud y los Estudiantes que plenaron el Poliedro. Era realmente increíble ver, escuchar y sentir a todos esos jóvenes aplaudir al pueblo venezolano y al Presidente por la forma como defendió sus logros en 2002, 2003 y 2004. El mismo Chávez se sintió conmovido al ver, vez tras vez, que los miles de jóvenes no lo dejaban comenzar su disertación, emocionados exclamando todo tipo de consignas, golpeando con sus pies el piso de latón del Poliedro para producir un sonido ensordecedor de baja frecuencia que ningún cine con Dolby 6.1 podría igualar, y brincando al unísono mientras gritaban "¡el que no brinque es yanqui!", sólo para ver al Presidente saltar junto a ellos. Luego, hicieron varias olas humanas en torno al Poliedro para culminar entonando espontáneamente el himno nacional.

Lamentablemente mañana tengo que pararme temprano, ya que comienzo un curso en la recién abierta Academia de Software Libre de Caracas. Así que los cuentos los iré echando en los próximos días, si es que el curso me deja.








Publicar un comentario