16 de enero de 2005

Seducido por el lado oscuro

Bien, lo confieso. Después de años, ha ocurrido. Me ha conquistado; sus irresistibles encantos me atraparon, su belleza externa me cautivó, y el hecho de que internamente haya cambiado mucho en los últimos años, de que sus competidoras se hayan quedado achantadas y de que ahora sea accesible, fueron las cosas que me terminaron de convencer.

Me refiero a la plataforma Macintosh, por supuesto. La belleza y los adelantos de su interfaz de usuario han sido obvios desde que la primera Mac salió a la venta a comienzos de los ochenta; Windows 3.1 apareció en 1992 haciendo cosas que Lisa y Macintosh hacían en 1982. Windows 95 imitaba a las Apple de 1987. Hoy, Windows XP intenta imitar de muy mala forma algunas cosas del Mac OS X, pero ni se le acerca.

Las deficiencias técnicas del Mac OS (por ejemplo, su carencia de multitasking preemptivo) fueron resueltas con la versión X de su sistema operativo, construida sobre una sólida versión de Unix.

Pero había algo que no me terminaba de persuadir: el hecho de que cualquier Macintosh costara por lo menos $ 1.200, y en Venezuela se venden a casi 4 millones de bolívares, o más.

Pero Steve Jobs llegó al rescate con su Mac Mini: un cubito aplastado de 6 pulgadas de largo y ancho, y 2 pulgadas de altura. Su versión más básica tiene 256 MB de memoria y 40 GB de disco duro. No trae monitor ni teclado ni ratón, pues aspira que tú uses tu monitor VGA, tu mouse y tu teclado USB para manejarla.

Su precio es de 500 dólares; si así se desea, se puede solicitar un disco duro más grande o más memoria (utiliza PC2700 DDR 333 MHz, pero tiene un sólo slot).

Los macusuarios los desprecian

Paradójicamente, al transitar por los blogs y foros de macUsuarios, éstos desprecian al cubito. Dicen que su poder de procesamiento es muy bajo (G4 de 1.2 GHz) y que no es totalmente "user-serviceable" (¿el Macintosh original lo era?).

Afirman además que su limitada memoria de vídeo de 32 MB no permitirá ejecutar apropiadamente algunas funcionalidades del MacOS X Tiger, que aparecerá en algunos meses con nuevas características como un "super-search" de cosas de tu disco duro (algo parecido a lo que hace Google Desktop).

Estos macusuarios no entienden que este cubito no es para ellos. Ellos ya están felices con sus G4 o G5 de no-sé-cuantos gigahertzs. Pero habemos muchos PC-users que queremos una Mac y no estamos dispuestos a pagar 3 o 4 millones de bolívares por ella.

¿Y por qué quiero una Macintosh?

Desde hace años, he sido un fuerte crítico del Microsoft Office, suite que a- mi juicio- no ha tenido grandes avances desde la suite de 1997. Sus "grandes mejoras" básicamente han sido:

Para Word:
  • Tener menús con íconos más bonitos y que ocultan las opciones que no usas con frecuencia.
  • Un "ayudante" animado que todo el mundo desactiva.
  • Una opción de corrección gramatical que nadie usa porque es muy pesada
  • Una opción de autocorrección mientras escribes, que todo el mundo desactiva porque cambia las palabras sin avisarte.
  • Y el Word 2003 te pone un panel muy bonito a la derecha, que sólo es útil si tienes un monitor de 1024 x 768 o superior porque a 800 x 600 es un estorbo.
Ni siquiera tiene plantillas realmente atractivas.

Para Powerpoint es más o menos lo mismo: algunas plantillas nuevas, algunas opciones para facilitar el uso, cosas nuevas en las bibliotecas de cliparts y de sonidos, pero nada realmente impactante.

Powerpoint tiene prácticamente las mismas transiciones que tenía hace diez años, y no aprovecha ni el hardware acelerador 3D disponible hoy, ni la inspiración o las capacidades que dan programas como Macromedia Flash. ¿Hasta cuándo eso?

Pages y Keynote

Bueno, hace un año fui a una exposición dada por un profesor de la escuela de Computación, en el marco de un evento que organizó el centro de estudiantes. Ni recuerdo quién era el profesor o de qué era la charla; sólo recuerdo la calidad de la presentación en sí. Transisiones 3D realmente asombrosas, ¡y la calidad de la plantilla era arrechísima!

Luego noté que el profesor usaba una iBook con un software de presentaciones llamado "Keynote".

Una de las transiciones de Keynote 1:



Apple está a punto de lanzar al mercado la versión 2 de Keynote, junto a un software de procesamiento de textos llamado "Pages", como parte de una suite llamada "iWorks" que se venderá a ochenta dólares. Por las imágenes mostradas, Pages intentará fusionar el mundo de la autoedición con el procesamiento de texto, de una forma fácil y amigable a través de plantillas realmente espectaculares.

Plantillas:


Animaciones en texto:


Pages:



Comprenderán ahora por qué mi entusiasmo con la Mac Mini. Nada de esto puede hacerse con una PC, a menos que uno trabaje bastante (por ejemplo, haciendo las animaciones en Flash e incrustrándolas en PowerPoint).

La Mac Mini también es portatil: si uno tiene que dar una charla o una presentación, puede meterla en el bolso junto a un teclado y un ratón, luego la saca, la conecta al video beam, y listo. Obviamente no sustituye a una portatil, pero comparte algunas de sus bondades (además de que tampoco es fácil conseguir una portatil nueva a 500 dólares; sólo se consiguen reconstruidas).
Publicar un comentario