20 de mayo de 2004

Cortando cabezas...

¡Qué semana!

Un vídeo desgarrador muestra cómo a un supuesto rehén norteamericano le cortan el cuello unos supuestos miembros de Alqaeda. Vídeo espantoso, que no deja dormir a más de uno.

Uno no deja de pensar cómo fueron los últimos segundos de vida de esta pobre persona... ¿qué pensó en esos últimos segundos, cuando sentía a ese maldito cuchillo hundirse en su garganta? ¿En quién fue la última persona en quién pensó? ¿A quién le hubiera gustado decirle adiós?

Pero pronto aparecen las suspicacias: Alqaeda, supuestamente una legión de combatientes alzados contra Estados Unidos, ahora le coloca a sus rehenes brillantísimos trajes plásticos anaranjados. En un país como Irak, sometido desde hace años a un fuerte bloqueo económico, donde todo el mundo se sienta en sillas de madera o en banquitos hechos con troncos de árboles, Alqaeda usa sillas de plástico blancas que por casualidad son las mismas que las que se usan en la prisión de Abu Ghraib. Hasta el color de las paredes es el mismo.

Una amiga ginecóloga me dijo el mismo día que vio el vídeo que le parecía imposible que a ese cuerpo le hubieran cortado el cuello estando vivo, pues la sangre hubiera salpicado por montones. Es de suponerse; en un momento como ese, los últimos latidos del corazón del pobre prisionero hubieran sido los más fuertes de su vida!

¿Qué habrá hecho esta persona para merecer la muerte? Parece que formaba parte del personal civil encargado de realizar las tareas sucias que los soldados gringos no pueden hacer en Irak, so pena de ser acusados de violar derechos humanos, aún cuando se alega por allí que sólo realizaba trabajos de telecomunicaciones... ¡pero nadie oficialmente le había dado trabajo como técnico!

El punto es que el vídeo apareció en Internet horas después de que una encuesta señalara que Bush estaba en su peor momento electoralmente hablando, con 41 por ciento de apoyo. Y Bush continúa usando este vídeo como argumento para que la guerra siga, indicando que "estos animales degollan a ciudadanos estadounidenses".

Demasiado conveniente, si me lo preguntan. Casi que mandado a hacer, igual que todo lo que tiene que ver con Alqaeda, organización comandada por ¿ex? agentes de la CIA.

Y por casualidad, ya nadie hablaba de las torturas hechas por soldados estadounidenses en Abu Ghraib.
Publicar un comentario