20 de noviembre de 2014

Los abucheos y pitas en el Teatro Teresa Carreño

Foto: Alex Jugador
El pasado mes de octubre, escribí en mi cuenta personal de Facebook la experiencia que tuvimos mi novia y yo cuando acudimos a ver la obra de ballet "Romeo y Julieta" en el Teatro Teresa Carreño. La anécdota dejó de ser personal porque fue compartida casi 200 veces y generó más de 100 comentarios. Parece que muchas otras personas han vivido situaciones similares, tanto así que Nelson Bocaranda ha hablado de esto en su columna, a su manera. Así que quise sacar esta anécdota de mi Facebook y compartirla por aquí también.

Romeo y Julieta fue una obra hermosa para mis ojos poco expertos... arrechísima. Genial. Muy bien lograda. Pero antes de que comenzara la función, la intolerancia opositora hizo que se me saliera el germen "chiabista", tierrúo y castrocomunista. Me hizo perder la decencia. Estaba yo sentado cómodamente esperando la función, allí, en medio de la sala Ríos Reyna, fingiendo ser un joven del este, todo educadito para impresionar a mi novia y tratar de no desentonar al estar rodeado de todo el sifrinaje de Caracas. Cuando de pronto, ya con la sala completamente llena, bajaron las luces y una voz pregrabada sonó por los altavoces, diciendo: "El Gobierno Bolivariano y Chavista del Presidente Nicolás Maduro les da la más cordial bienvenida al Teatro Teresa Carreño". Un grupo de personas no pudieron mantener la compostura y comenzaron a abuchear. "¡Buuuuuuuuuuuuuuuuuuu...!" 

De la arrrrrechera se me salió el tierrúo que tenía reprimido durante las guarimbas de meses atrás.... y desde el fondo del alma grité durísimo "¡Viiiiivaaaaaaaaaaa Cháveeeeeeeeeeeeeez!". Mi novia no estaba conforme y empezó a darme codazos, lo que interpreté como "amor, creo que no te oyeron bien, ¿podrías gritar más fuerte?". Y como yo soy un novio muy obediente, volví a gritar más duro: "¡Viiiiivaaaaa Chiabeeeeeeeee, y al que no le guste que se vaaaaaaaaaaaayaaaaaaaaaa!". Y siguieron los abucheos y gritos por un rato... "¡Fueraaa!", "¡vete tú!", las miradas, las caras de cañón, etc.

Les explico el porqué de mi bochornosa y tierrúa actitud: Las entradas nos costaron Bs. 250 cada una en patio, allí, cerquitica de la orquesta. Tan cerca que, si tuviéramos chikungunya, podríamos contagiar a todos los músicos de un sólo estornudo. Es una obra donde participó el Ballet del Teresa Carreño con no menos de 60 personas, además de la Fundación Circo Nacional de Venezuela con unas 20 o 30 personas más, la Orquesta Sinfónica de Venezuela con unos 50 músicos, y el mismísimo Rodolfo Saglimbeni dirigiéndola. Y eso sin contar todos los técnicos, expertos en iluminación y audio, personal de protocolo, mantenimiento, vestuario, maquillistas, estilistas, seguridad... yo calculo que eran no menos de 200 personas trabajando, echándole pichón para hacer esa obra, en un teatro que está absolutamente impecable, con baños de primera, la Ríos Reyna limpiecita y bien bonita, todos los bombillos funcionando, todos los detalles muy bien cuidados, una escenografía bestial, un vestuario hermosísimo, algunos actores y actrices con maquillaje corporal de cuerpo entero que debió requerir varias horas de preparación, y el escenario gigante de la Ríos Reyna funcionando fino (¿sabían que el piso da vueltas para poder tener varias escenografías montadas al mismo tiempo?). Ni contar todas las horas de preparación y ensayos que debió requerir todo eso.

Y todo eso por doscientos cincuenta bolívares.
  • ¿Saben cuánto cuesta una entrada para el monólogo de Luis Chataing "Por encima de todos los medios"? Bs. 650. Sí, monólogo. Una sola persona.
  • ¿Saben cuánto cuesta una entrada para "Los Hijos del Ocio", una obra con tres de los muchachos que hacían payasadas con Chataing en Televen? Bs. 670.
  • ¿Saben cuánto cuesta una entrada para la obra "No quiero show" de José Rafael Guzmán? Bs. 350. (¿No sabes quién es? Tranquilo, perteneces al 95% de la población venezolana que tampoco lo sabe).  Alex Goncalves cobra Bs. 380 por la entrada a su obra "Con todo respeto".
  • ¿Saben cuánto pedían los revendedores por una entrada en gradas para el último Caracas-Magallanes en el Universitario? Bs. 500
  • ¿Saben cuánto cuesta la entrada a una película 4DX en el Cinex San Ignacio? Bs. 860.
  • ¿Saben cuánto van a costar las entradas para el concierto "Vuelve en primera fila" de Franco de Vita en el CCCT? Bs. 4.500 la entrada general, Bs. 8.500 la platinum y Bs. 12.500 el ticket diamante.
  • ¿Eres de las fans de Romeo, pero de Romeo Santos el que canta como Julieta? Cuando vino a Caracas el pasado mes de julio, cobró la entrada entre Bs. 2.950 y Bs. 14.575.
  • Chino y Nacho, un par de opositores radicales que auparon en febrero las guarimbas opositoras desde los Premios Lo Nuestro, vendrán a Venezuela para presentarse en el Festival "Suena Caracas", pagados por el gobierno bolivariano pero con entrada gratuita. Pero también tendrán eventos organizados por la empresa privada: cantarán en el Anfiteatro del Sambil, y las entradas costarán entre Bs. 1.850 y Bs. 7.950. Luego se presentarán en Valencia, cobrando entre Bs. 1.700 y 4.450
Pueden ver la diferencia abismal de precios. Digan lo que digan, esta bendita dictadura castro-maduro-comunista les ofrece obras de tremenda calidad en el Teresa Carreño a un precio obviamente subsidiado, y todavía se dan el lujo de abuchearnos. 

La Boheme. Foto: TTC
Lo anterior lo escribí originalmente el 25 de octubre. Los días 13 y 15 de noviembre se presentó en el teatro la ópera La Boheme, dirigida por Gustavo Dudamel, que contó con 429 intérpretes y cantantes, según el diario El Nacional: "200 músicos de la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar, 129 coralistas, 44 niños cantores, juntarán sus voces a los protagonistas". Las entradas nuevamente rondaron los 200 bolívares, un precio realmente bajo si contamos la cantidad y calidad de los artistas presentes. Según el relato fatalista escrita por Bocaranda, los escuálidos gritaban "¡fuera!" sin oposición alguna al escuchar el mensaje de bienvenida, pero una amiga nos comentó que sí hubo muchos chavistas gritando y defendiendo los logros de su gobierno. 

Gustavo Arreaza, presidente de la Fundación Teatro Teresa Carreño, le comentó recientemente al periodista Ennio Di Marcantonio que, cuando el Teatro fue inaugurado en 1983, las entradas costaban seis veces el salario mínimo: un precio tan prohibitivo que no sólo excluía a la clase obrera, sino también a la clase media. Fue Chávez quien permitió que el Teresa Carreño se abriera a los sectores populares y medios venezolanos. Amiga o amigo lector: Por mucho que lo detestes, ten eso en consideración la próxima vez que acudas allí a ver cualquier magnífica obra. 

¿Está mal que el "gobierno bolivariano y chavista del Presidente Nicolás Maduro" coloque una voz pregrabada al comienzo de cada obra dándonos la bienvenida? Pues, veamos: Asistir a cualquier película en los cines comerciales implica estar 20 minutos o más observando innumerables cuñas de diferentes patrocinantes, entre ellos numerosos alcaldes y gobernadores de oposición. Y hay que calárselas, pues. ¿O es que también hay que poner fotos y pendones de Leopoldo López en las obras y eventos del gobierno bolivariano para creernos inclusivos? Pero no se preocupen, es casi seguro que Chino y Nacho lo harán en estos días. Y si algunos chavistas responden abucheándolos, no habrá posibilidad alguna de criticarlos... ¡lo que es igual no es trampa!

Gracias al compa Nicolás Maduro y a todos los que trabajan bien duro en el Teresa Carreño (tanto al equipo de Gustavo Arreaza, como a los que tienen años trabajando allí y lo hacen de forma bien profesional). Ojalá puedan ampliarse las funciones y adecuarse los horarios para que más personas de sectores populares puedan asistir a las mismas... recuerden que para muchos no es fácil regresar a sus casas a las 9 ó 10 de la noche.

Y de mi parte: por favor, nunca dejen de poner el mensaje que les recuerde a los asistentes que estas obras, a tan buenos precios, son gracias "al gobierno Bolivariano y Chavista del Presidente Nicolás Maduro". Si bien todavía queda mucho por lograr, no podemos dejar de hacer notar todo lo que hemos avanzado.

17 de noviembre de 2014

Chino y Nacho, dólares y tecnologías: Es imposible pedir comprensión


A comienzos de 2014, cuando nos redujeron el cupo de Cadivi a 300 dólares, muchos chavistas que trabajamos en el mundo de la tecnología o la comunicación nos molestamos enormemente, pues dicha decisión entorpeció el trabajo de los revolucionarios en la guerra de cuarta generación, en todos los sentidos.

Quienes trabajan en redes sociales, diseño gráfico, comunicación social, edición de audio y video, etc., necesitan equipos y herramientas tecnológicas, ¡porque del otro lado, a pesar de su quejonería, las tienen! A quienes estamos en el mundo del Software Libre nos llaman constantemente desde los entes públicos para preguntarnos qué hardware funciona en tales o cuales circunstancias. Si yo les respondo que una tarjeta Hauppauge o un dongle USB Mygica son buenos para capturar video bajo software libre, es porque los pude comprar por Amazon y los uso (aquí no se consiguen)... y en lo particular yo soy uno de esos pendejos que ha brindado ayuda sin cobrar, porque sé que de las respuestas que uno pueda dar depende que un ministerio siga usando su Windows de cachivache o se actualicen a algo mejor, más seguro y más eficiente.

En aquel momento nos tragamos la rabia porque sabíamos que estábamos (y seguimos) en medio de una guerra económica sin precedentes, las guarimbas de febrero nos agarraron desprevenidos y había que defender este proceso a como diera lugar, así tuviéramos que tuitear con un telégrafo o hacer aplicaciones que funcionaran en un ábaco.

Una de tantas VIT que eran ofrecidas en MercadoLibre
Tuvimos que trabajar así, aún cuando veíamos que los equipos VIT, Vtelca y Orinoquia, que deberían tener prioridad para la revolución y el Poder Popular, los estaban comprando gente inescrupulosa para revenderlos en MercadoLibre a cinco veces su precio. Pero cuando uno trataba de obtenerlos a través de los canales regulares, nos decían: "No hay. No hay. ¡No haaaaay!".

Si uno depende de ese cupo anual para compras electrónicas, no es porque uno sea sifrino o pequeñoburgués, como insinuaron algunos. Es porque el sueldo de uno no alcanza para comprar esos mismos peroles con los precios especulativos que hay aquí, donde nos venden una laptop de 200 dólares a seis veces el sueldo mínimo.

Esa es la razón que más me molesta del tema de Chino y Nacho. Muchos estamos haciendo de todo para ayudar a la Revolución aún cuando la Revolución pareciera hacer lo imposible para que uno no la ayude, y de pronto le facilitan rápidamente una gigantesca cantidad de dólares a Chino y Nacho, a pesar de la forma como ellos nos insultaron hace unos meses a todos los chavistas, apoyando unas protestas que le costaron la vida a 43 personas de nuestro país.

Camaradas, no me salgan con el bendito tema de la inclusión. Chino y Nacho están muy bien incluidos en nuestro país. Todos los medios privados transmiten su música sin cesar, tanto en la radio como en la televisión. Sus discos están en todas las tiendas. Vienen con frecuencia a hacer conciertos, y en pocos días harán uno en el Anfiteatro del Sambil que sus fanáticas disfrutarán sin tener que "calarse a chavistas" entre el público.

Ojalá lo inverso fuera cierto y todos nuestros artistas combativos y populares venezolanos también estuvieran incluidos en los medios privados, cuya cantidad es tres veces superior a la suma de medios públicos y comunitarios.

No es un tema de inclusión. Es un asunto de respeto hacia sus camaradas chavistas. La próxima vez que estén pensando en darle decenas de miles de dólares a un grupo de opositores recalcitrantes, piensen un poquito en todos esos camaradas revolucionarios a quienes se les ha negado el acceso a divisas para adquirir este tipo de bienes importados necesarios para trabajar, en particular cuando son casos para ayudar a este proceso o para impulsar el Poder Popular, y a quienes prácticamente nos están dando una bofetada más con ese tipo de decisiones.

Compas, yo puedo entender que la razón para que no se estén importando suficientes equipos es porque la prioridad absoluta es la comida de nuestro pueblo y sus medicamentos. Comprendemos perfectamente que la gente no come computadoras ni celulares. Que se necesitaron dólares para incrementar 30% la importación de comida y medicinas, porque una gran parte fueron contrabandeadas a Colombia por gente inescrupulosa y sin ética. Que otros estaban usando los 400 dólares para raspar cupos en Cúcuta y Panamá. Que surgieron mafias por todos lados, y combatirlas no es nada fácil.

Todo eso se entiende perfectamente. Comprendemos las medidas. Tenemos críticas con algunas de ellas, pero entendemos que el gobierno bolivariano está haciendo lo imposible para solventar una situación llena de mil variables, y de verdad aplaudo sus esfuerzos por sacarnos adelante de esta crisis en la que nos sumergieron sectores empresariales y de la derecha.

Pero coño, no nos pidan ahora que "comprendamos" también la entrega de miles de dólares a Chino y Nacho mientras nos ponen a hacer una cola de tres días en Los Próceres. No compas, simple y llanamente es inentendible. Decir lo contrario es una burla hacia todos nosotros. 

Por cierto, ojalá no estén pensando en reducir aún más el cupo electrónico en 2015.

18 de julio de 2014

Tribunal de Bogotá absuelve a Joaquín Pérez Becerra, director de Anncol

Pérez Becerra no era otra cosa sino un webmaster, un compatriota latinoamericano que tuvo que huir a otro país para escapar de la masacre de la Unión Patriota, y que desde allá llenaba de noticias una página web luchando porque llegara un cambio a su país. Y visitando un país amigo, fue arrestado y entregado. Y los que protestaron eso, fueron tratados despiadadamente. Con esta decisión, que confirma todo lo que nosotros conocíamos, la historia absolve no sólo a Pérez Becerra, sino a camaradas que mantuvieron una posición digna en aquella ocasión. 

A continuación, la noticia reseñada por el Semanario Voz y La W Radio.


Fuente:  Semanario Voz (Hernán Durango)

El periodista Joaquín Pérez Becerra, director de la Agencia de Noticias Nueva Colombia (Anncol), fue absuelto por el Tribunal de Bogotá este jueves 17 de julio al tener en cuenta todos los argumentos presentados en el alegato por la defensa que dejaron sin piso jurídico las acusaciones que le vinculaban con delitos como concierto para delinquir, rebelión y financiación de terrorismo.

Rodolfo Ríos, abogado del periodista-fundador de Anncol, se mostró satisfecho por la decisión del alto tribunal que ordena la libertad de su defendido y dijo que se condenó a ocho años al comunicador en un montaje judicial sin pruebas. “Todo fue un montaje judicial preparado por los gobiernos de Álvaro Uribe Vélez y Juan Manuel Santos con la intención de acallar a los periodistas y luchadores por la verdad y los cambios en Colombia”. Es muy importante que en la providencia el alto tribunal destaca al compañero periodista Joaquín Pérez Becerra como un reconocido periodista a nivel internacional y sobreviviente del movimiento político Unión Patriótica (UP).

La agencia Anncol comenzó a operar en el año 1995 en su sede en Estocolmo (Suecia), con un equipo de corresponsales y reporteros en Colombia y en el mundo. Su director Joaquín Pérez Becerra fue detenido en Venezuela y deportado en abril de 2011 a Colombia donde se le procesó por presuntos nexos con las FARC.

Regocijo en la prensa alternativa de Colombia

Defensores de derechos humanos y voceros de los medios alternativos y populares del país expresaron su complacencia por la orden de libertad de Joaquín Pérez, quien en la década de los años 90, siendo dirigente de la UP tuvo que exiliarse en Suecia para proteger su vida huyendo de las balas asesinas del terrorismo de estado.

En nota publicada por la Agencia Prensa Rural se destaca: “Pérez llevaba 1.177 días privado de la libertad, luego de que fuera capturado de manera irregular en Venezuela cuando se disponía a partir a Alemania tras una breve visita al vecino país. Joaquín fue acusado y condenado a ocho años de prisión por los delitos de concierto para delinquir y utilización de recursos del terrorismo, pero el día de hoy fue revocada la sanción al no encontrarse prueba alguna de que Anncol recibiera dinero de las FARC.

La condena la cumplía en la cárcel La Picota y fue revocada en segunda instancia por el Tribunal Superior de Bogotá. La absolución de Joaquín Pérez es un triunfo de la comunicación alternativa y popular que ha sido perseguida por muchos años, llevando a varios periodistas al exilio, la cárcel e incluso la muerte en Colombia”.

Por su parte, Lázaro Vivero Paniza, columnista y analista, escribió: “En el país no se puede seguir señalando y quitándole la libertad a los ciudadanos como si se fuera culpable, para después de que se realicen las investigaciones decir que nada tenían que ver y con prepotencia ni siquiera pedir disculpas. El buen nombre queda en la picota pública y recuperarlo no es fácil. Es abuso de poder que no debería ser, como en el caso del director de Anncol. Rechazo total el abuso del poder que solo logra que la desconfianza en las instituciones aumente”.

Athemay Sterling, abogado defensor de los derechos humanos del Valle del Cauca, indicó: “La libertad de nuestro compañero Gabriel Pérez Becerra, ex concejal en varias oportunidades en Corinto y diputado en el Cauca por la Unión Patriótica y nuestro director de Anncol, es producto de la acción jurídica impetrada en su defensa para demostrar que todo era un montaje del uribismo desde las embajadas colombianas que las había convertido en cuarteles policíacos contra los exiliados políticos, creando falsos testigos como el narcoparaco apodado Antolínez, quien había mentido para detener a nuestro camarada Joaquín Pérez con quien tuvimos nuestra actividad política de comunistas en Valle y Cauca”.

Los defensores de derechos humanos y voceros de los medios alternativos y populares del país agradecieron la solidaridad nacional e internacional y llaman a continuar redoblando la exigencia de la libertad inmediata de todos los presos políticos y de conciencia, de los cuales continuamos nuestra tarea política y jurídica por su libertad. Las instituciones colombianas no se mueven por las buenas.

​Tribunal absuelve a exeditor de Anncol, Joaquín Perez Becerra

Los magistrados consideraron que no se presentaron pruebas para comprobar que el editor tuviera vínculos con la guerrilla de las Farc. 

Fuente: La W Radio

El Tribunal Superior de Bogotá, absolvió y ordenó la libertad inmediata de Joaquín Perez Becerra, a quien la Fiscalía señalaba por el delito de concierto para delinquir agravado.

La alta corporación resolvió un recurso de apelación después de que el juzgado séptimo especializado condenara a Pérez Becerra a 8 años de prisión por supuestamente hacer parte de grupos al margen de la ley como ideólogo en el marco de relaciones internacionales.

Los magistrados del Tribunal consideraron que no se presentaron los elementos materiales probatorios para comprobar que el editor de la página de noticias Anncol tuviera vínculos con la guerrilla de las Farc, por lo que decidieron absolverlo.

El mismo juez que había proferido una condena en su contra, también lo había absuelto por el delito de financiación del terrorismo, al argumentar que la Fiscalía no pudo demostrar que la página, que operaba desde Suecia, había recibido dinero del grupo guerrillero.

5 de julio de 2014

La Hallaca, Google y Nuestra Independencia

Este 5 de Julio, día de la Independencia de Venezuela, se generó una controversia interesante en las redes sociales por el logotipo o doodle que la empresa estadounidense Google escogió a propósito de la Independencia de nuestro país: una hallaca, plato tradicional navideño venezolano. Muchos se preguntan por qué Google escogió una hallaca en esta época del año y qué tiene eso que ver con nuestra Independencia. La verdad, desconozco los motivos de Google; inicialmente el asunto me molestó un poco y tengo mis suspicacias con lo que ellos intentan decir. Pero para mí, como persona que apoya los movimientos por el Software Libre, el Conocimiento Libre y la Cultura Libre, la hallaca sí tiene que ver con nuestra Independencia, y quiero explicar por qué.


Así amaneció la página de Google para Venezuela este 5 de Julio
Cuando uno tiene que explicarle a la gente por qué son importantes las Tecnologías Libres y el Software Libre, puedes hacerlo de varias maneras.

Una, es la forma clásica, explicando las 4 libertades. El problema es que, para que tu audiencia te comprenda, tienes que explicarles primero la definición de "código fuente". Y, para entender qué es el código fuente, tienes que explicarles qué es un computador y cómo funciona (nociones básicas de la arquitectura de von Neumann). Tienes que explicarles qué es un lenguaje de programación, cual es el trabajo de nosotros los programadores, cómo escribimos "instrucciones" para el computador en un determinado lenguaje de programación, y cómo esas instrucciones o "código fuente" luego son convertidas en código binario ejecutable, entendible por un computador.


Para cuando has terminado de aclarar todas esas definiciones, el 90% de la gente se ha quedado dormida o ha perdido el interés; esa posiblemente es la razón por la cual una inmensa cantidad de personas aún no entienden bien qué es el Software Libre, o lo confunden con "programas gratuitos".

Para ahorrarnos todo esto, algunos intentamos buscar analogías para explicar qué es el Software Libre. Por ejemplo, yo lo comparo con la elaboración de una hallaca (o de una arepa, por poner otro ejemplo típico venezolano).

Para quienes no sean venezolanos, les explico: la hallaca es un manjar en nuestro país, es un símbolo de nuestra identidad y un alimento típico de nuestras épocas navideñas. Está formada por un guiso con carne de res, cerdo y de gallina (con muchos otros ingredientes, como pasas, aceitunas, pimentón, cebolla, etc.), el cual luego se envuelve en una masa hecha con harina de maíz, sasonada y coloreada con onoto para darle un color intensamente amarillo, para luego ser envuelta en hojas de plátano que se amarran con pabilo.

Para elaborar una hallaca, tienes que seguir una serie de pasos, es decir, una receta. Y, desde hace siglos, esta receta es pública y gratuita. Nadie puede proclamarse dueño absoluto de la receta de la hallaca, y nadie puede demandar a otras personas por usar la receta de la hallaca sin autorización. Cuando vas a cenar a casa de un amigo y te brinda unas hallacas muy buenas, es normal preguntarles "¿cómo la hiciste?", "¿cómo le pusiste ese toque?", y casi siempre te cuentan qué ingredientes usaron, cómo variaron la receta.  Cada familia hace las hallacas muy a su modo; de allí la famosa frase "la mejor hallaca la hace mi mamá", que fue convertida en canción por los grandes Iván Pérez Rossi y Hernán Gamboa, de Serenata Guayanesa. En diferentes regiones del país hay variaciones muy interesantes de la receta fundamental, haciendo el guiso con huevos, con pescado, con granos y hasta las hay vegetarianas.


De allí, es muy fácil relacionar la receta de la hallaca con las 4 libertades del software libre: libertad de ejecución (cualquiera puede comer una hallaca), libertad de estudiar el código fuente (cualquiera puede conocer la receta, estudiarla y hacer sus propias hallacas), libertad de modificación (cada quien puede cambiar la receta de la hallaca y adaptarla según sus necesidades) y libertad de redistribución (puedes darle tu receta a otra personas y enseñarles a hacer hallacas sin limitación alguna).

Una vez te han comprendido ese ejemplo, es sencillito comparar al software libre con el saber popular y ancestral que tanto defendemos. Las hallacas son producto de mezclar la cultura indígena suramericana con la cultura europea conquistadora y la cultura de los esclavos africanos traídos a la fuerza a nuestro continente. Y, una vez inventada esta hallaca, su receta fue pasada de padres a hijos y fue compartida entre familiares y amigos sin que nadie afirmara que la receta de la hallaca estaba "patentada".

Si la Hallaca es el vivo ejemplo del Conocimiento Libre, Coca Cola es exactamente lo contrario: una corporación que mantiene en absoluto secreto la receta de su refresco y se vanagloria de ello. Sus ganancias son tan elevadas, que se da el lujo de generar costosísimos comerciales para hacernos sentir "felices", mientras que explotan a sus trabajadores en países del mal llamado "Tercer Mundo". Su publicidad es tan influyente que, en unas pocas décadas, impuso sus propias simbologías navideñas en la mayor parte del mundo: de todas las representaciones de San Nicolas Di Bari que existían en Europa y Estados Unidos en el siglo XIX, con trajes verdes, azules, rojos, marrones, dorados y de muchos otros colores, se encargaron de imponer culturalmente un sólo Santa Claus, con los trajes rojo y blanco de su marca comercial, y no sólo en esos países, sino en prácticamente todo el globo. Los padres no sólo tienen que trabajar todo el año para poder comprarle a sus hijos los regalos de diciembre, sino que tienen que disfrazarse usando los colores de Coca Cola para llevarle felicidad a sus descendientes. No dudamos que estas transnacionales harían lo mismo con nuestras celebraciones y tradiciones si se lo permitiésemos; de allí que muchos se preocuparon al ver a Google adueñándose de la hallaca, así fuese por un sólo día.

¿Qué mejor forma de ideologizar a los niños que apropiarte del ícono
cultural de las navidades, convertirlo en el símbolo de tu marca comercial y
ponerle los colores de tu producto insignia? ¿Imaginas ahora una Hallaca Google?
Defendemos los saberes ancestrales, el conocimiento académico y la cultura popular. Y todos ellos están en peligro, porque las empresas transnacionales y el gran capital han venido apoderándose de las leyes y legislaciones de propiedad intelectual y derechos de autor en numerosos países, que inicialmente tenían como función defender al artista, al innovador y al emprendedor. Su modelo afecta las medicinas, semillas, alimentos, productos agrícolas, computadoras, celulares y cualquier innovación científica y tecnológica, incluyendo el software. Es un tema del que todas y todos tenemos que estar muy conscientes.

Los Tratados de Libre Comercio y los lobbies que estas transnacionales hacen en los órganos legislativos de los países buscan garantizar que el conocimiento se quede en las bóvedas legales de estas empresas, arrebatándoselo al colectivo para beneficiar a sus dueños. Buscan obligarnos a nosotros, los ciudadanos y pueblos del mundo, a pagar por usar de estos conocimientos y tecnologías, a cambio de perder nuestra capacidad de desarrollarnos. Y luego, sus medios de comunicación pretenden hacernos envidiar a los dueños de estas transnacionales, quienes se pelean entre sí por ser las personas más adineradas del mundo, con montos en su haber que superan las reservas de países como el nuestro.

En los días de Bolívar, la Independencia tuvo que lograrse en una guerra sin cuartel, con espadas y cañones. Hoy, los ataques a nuestra Independencia han cambiado de estrategia: sus soldados visten traje y corbata, empuñan jugosos sobornos y comisiones contra la moral de nuestros legisladores y funcionarios, y nos disparan miles de comerciales y promociones para convencernos de que ellos son nuestros "amigos" y sólo quieren hacernos más "felices".

Es una guerra en la que no podemos rendirnos. El próximo mes de agosto entra en vigencia en Venezuela la Ley de Infogobierno, que, entre muchos otros aspectos, obliga a usar Software Libre en todas las instituciones del Estado. Es importantísimo entender el porqué de esta Ley: tal y como no serviríamos alimentos en los comedores escolares cuya receta e ingredientes desconozcamos, tampoco podemos usar software en el Estado que no sepamos cómo está hecho.

La hallaca, ese delicioso plato que saboreamos las y los venezolanos cada mes de diciembre, es un símbolo de nuestra cultura, de nuestros saberes y de nuestra identidad; esa es la razón que Google alegará para haberla escogido este 5 de Julio para incluirla en su logotipo. Pero la hallaca también es la viva demostración de cómo el Conocimiento Libre y sin restricciones -a través del cual se difundió su receta- es imprescindible para lograr nuestra independencia científica y tecnológica. El mal llamado "Primer Mundo" se desarrolló de la misma manera, pero hoy quiere cambiarnos las reglas a nosotros. ¡Necesitamos del Conocimiento Libre, de las Tecnologías Libres y la Cultura Libre para construir nuestro Socialismo!

3 de julio de 2014

¿De verdad demostró Google que el gobierno venezolano falsificó correos de Pedro Burelli?

A través de su blog y en entrevista con CNN en Español, el empresario Pedro Burelli está alegando que, gracias a Google, le fue posible "probar" que los "correos del magnicidio" presentados en mayo por Jorge Rodríguez en rueda de prensa y que presuntamente comprometerían a Burelli, a María Corina Machado, Henrique Salas Römer, Kevin Whitaker y Diego Arria en un plan para asesinar al presidente Nicolás Maduro, en realidad fueron "inventados" por el gobierno venezolano.

Hay que acotar que el archivo PDF que Burelli presenta en su blog (ver http://es.scribd.com/doc/232153227/Evidence-in-English-Evidencia-en-Castellano ) es un informe elaborado por una empresa estadounidense llamada "Kivu Consulting", que está dividido en tres partes:
  1. Una solicitud amparada por un tribunal, en la que se pide a Google todos los correos electrónicos enviados entre Pedro Burelli, Salas Romer, María Corina y Diego Arria desde 2010 hasta la actualidad.
  2. La respuesta de Google, de la que se publican tres páginas: una carta de un empleado de Google detallando el contenido de la respuesta, un certificado de autenticidad y unos códigos hash de unos "archivos de producción" que son los que contienen todos los correos y encabezados entre los personajes antes señalados (el código hash sólo permite garantizar que los "archivos de producción" están íntegros, tal y como los generó Google, y no fueron modificados por nadie).
    Según dijo Burelli a Fernando del Rincón en entrevista a través de CNN, Google les entregó 10 MIL PÁGINAS de encabezados de correos. Sin embargo, ninguna de estas páginas es mostrada en el PDF.
  3. Una interpretación escrita por Winston Krone, uno de los directores de la empresa "Kivu Consulting", quien alega, a partir de las 10 mil páginas de encabezados y de datos subjetivos, que los correos presentados por Jorge Rodríguez fueron forjados y/o inventados, y da algunas explicaciones técnicas, pero no muestra las evidencias.
Si usted lee el informe publicado, se dará cuenta de que no es Google la que está diciendo que los correos mostrados por Jorge Rodríguez son falsos. Quien lo dice es una empresa estadounidense llamada "Kivu Consulting", contratada y pagada por Burelli. Google no ha confirmado ni negado nada. Google respondió a un recurso legal interpuesto por los abogados de Burelli ante un tribunal, entregándoles 10 mil páginas de encabezados.

¿Qué hay en esos encabezados? Lo desconocemos, pues ni Burelli ni sus abogados quisieron publicar ese material, ni siquiera alguna parte relevante. Sin embargo, llama la atención que hayan 10 mil páginas de encabezados de correos entre Burelli, Machado, Salas Römer, Kevin Whitaker y Diego Arria, lo que sugiere que algunos de estos personajes se escribían entre sí con mucha frecuencia.

En el informe de Kivu, el Sr. Winston Krone señala que "Basado en mi examinación de los registros verificados de Google, no hay indicio alguno de la existencia de cualesquiera emails entre las cuentas email de Pedro Burelli en Google y los presuntos destinatarios en esas fechas". Esa empresa básicamente nos está pidiendo tener fe y creer que lo que ellos dicen es verdad, sin darnos evidencia alguna. ¿Puede usted creer en ellos? A mí me cuesta creerles... ni siquiera sé quienes son.

Por ejemplo: Según la página 20 del informe en PDF, el gobierno venezolano tomó algunos correos electrónicos que sí fueron enviados por Burelli y los alteró para involucrarlo en un plan magnicida. Si es así, ¿por qué no nos muestran los archivos originales enviados y certificados por Google, ponen al lado los archivos supuestamente alterados y demuestran así que el gobierno venezolano mintió? Si no hicieron algo tan sencillo y demoledor, es porque no pueden.

En cambio, Kivu dice en la página 18 del informe que los correos presentados por Jorge Rodríguez son falsos porque "Tienen inexactitudes de formato, coloración, y tamaño de fuente tipográfica", aunque no profundizan en decir cuales son estas inexactitudes. Todos sabemos que estos elementos pueden cambiar dependiendo de si el correo electrónico se capturó desde una tablet, un teléfono celular o un computador. Y de hecho, el sistema operativo usado (Windows, MacOS o GNU/Linux en sus cientos de versiones, o Android, iOS o Windows Phone en el caso de las tabletas y celulares), y las tipografías presentes en el equipo determinarán cómo se ve el correo electrónico en tu equipo.

Interesante sería que el gobierno venezolano buscara la forma de pedir a Google que certifique la autenticidad de todos los correos presentados por Jorge Rodríguez, pues eso sí que le daría solidez al juicio. Aunque de aquí volvemos al tema de la extraterritorialidad y el asunto de que un juicio tan importante dependa de que una empresa ubicada en territorio extranjero y hostil, en el que ni siquiera tenemos embajador y que no está obligada a cumplir nuestras leyes y regulaciones, "le dé la gana" de ayudar a la justicia venezolana... o no.

21 de junio de 2014

"¿Tiene usted pruebas de eso?"


Sobre el tema de Vanessa Davies y su polémica entrevista con Luis Chataing y César Miguel Rondón, quería introducir esta nota indicando que yo no le llego ni a los talones, tomando en cuenta todo lo que ha hecho ella por este proceso revolucionario. Detenida y torturada en febrero de 1989 por agentes de la Cuarta República durante una de las masacres más abominables que ha vivido nuestro país, Davies mantuvo firmes sus principios incluso durante la tragedia de Vargas de 1999, lo que le permitió ganarse el respeto del propio Presidente Hugo Chávez, quien echó a un lado a uno de sus mejores amigos y copartícipe en la insurrección militar de 1992 por defender un principio sagrado como lo es el derecho a la vida, al debido proceso y a un juicio justo, en el caso de presuntos saqueadores ajusticiados por agentes de la Disip.

Por esta razón, quiero decir algo que tal vez no había dicho antes por no querer causar problemas en el delicado momento que vivimos: me dolió enormemente la salida del aire de Contragolpe, programa que tenía 12 años al aire en Venezolana de Televisión. Pocos reconocen en estos momentos la valentía de Davies y de otros anclas que se atrevieron a dar la cara en nombre del proceso revolucionario en diciembre de 2002, acompañando a Jesús Romero Anselmi cuando se iniciaba un paro petrolero-empresarial sin precedentes en Venezuela. Gente de nuestro lado prefirió no dar la cara allí, temiendo que, si caía el proceso revolucionario, ellos serían los primeros en ser ajusticiados por la derecha. Los recuerdos de las persecuciones, las agresiones y los ataques de abril de 2002 estaban vivos en nuestra memoria.

Davies, junto a Jorge Arreaza y otros pocos comunicadores, se lanzaron maratónicas sesiones de 12 horas o más en el canal del Estado, enfrentando ellos sólos a 4 canales de televisión comerciales que habían cancelado todas sus pautas publicitarias y toda su programación de entretenimiento, incluyendo telenovelas y partidos de beisbol, para enfilar toda su carga contra el proceso revolucionario. No se vivieron momentos tan difíciles en el país sino hasta 2013.

Contragolpe se caracterizó por hacer preguntas difíciles a todo tipo de personalidades del proceso revolucionario, incluyendo ministros, vicepresidentes y al propio Comandante Chávez. La famosa frase "¿tiene usted pruebas de eso?" se repetía tanto en Contragolpe que a veces nos sacaba la piedra a sus usuarios y usuarias. Pero era necesaria ante funcionarios que -a veces con justificación- no iban a otros canales de televisión. Davies se ganó el respeto de todos al hacer esas preguntas difíciles que a otros periodistas no les permitían hacer.... o simplemente no les interesaba realizarlas.

Hubo momentos realmente desagradables, como la ocasión en la que taparon con una cortina roja a personas que protestaban en las afueras del estudio de Gradillas, en la plaza Bolívar, el 8 de noviembre de 2012 denunciando las amenazas a indígenas yukpa. Yo soy de quienes cree que la decisión del "cortinazo" no la tomó Davies, y que probablemente ella misma no estuvo de acuerdo con eso. En primer lugar, los  programas en VTV no son de sus moderadores, sino de la propia televisora y del Ministerio de Comunicación e Información, quienes en muchos casos imponen o cambian las pautas de un momento a otro dependiendo de la situación política y noticiosa. Ese día había una entrevista vía satélite con Stella Lugo, gobernadora del estado Falcón, y todos sabemos que una comunicación de ese tipo requiere movilizar a una gran cantidad de técnicos y camarógrafos en horario nocturno, lo que genera costos bastante onerosos al canal del Estado. Aún si ella hubiera querido suspender la entrevista con Lugo para darle la palabra a los movimientos sociales pro-yukpa, ella no era quien tomaba esa decisión; para ella hubiera sido imposible hacerlo. El hecho es que hubo indignación generalizada por ese "cortinazo" y, al día siguiente, el entonces presidente de VTV entrevistó a los yukpas él mismo en un programa especial.

No hay explicaciones, hasta los momentos, por la salida de Contragolpe. El rumor que más esparcen los opositores es que su programa fue cancelado luego de haber hecho preguntas incómodas al presidente de PDVSA, Rafael Ramírez, en entrevista concedida el 24 de enero de 2014. No creo que esa sea la razón, en primer lugar porque las preguntas no eran tan confrontadoras, y en segundo lugar porque Contragolpe continuó al aire por un mes más: el día 20 de febrero Davies entrevistó a Ramón Rodríguez Chacín, y el 28 de febrero hizo lo propio con Eleazar Díaz Rangel.

Pero estos rumores se esparcen con mucha rapidez cuando sale del aire un programa con doce años de trayectoria, surgido en uno de los momentos más difíciles de nuestra historia moderna, sin siquiera permitir a su presentadora despedirse de sus usuarios y usuarias, y sin que haya respuestas oficiales. Algo que se ha vuelto normal y cotidiano en nuestro proceso revolucionario, lamentablemente. Tal vez porque los mismos usuarios y usuarias no nos damos a respetar.

Así como Davies ha dicho en dos ocasiones que ella era fanática del programa de Chataing, yo puedo decir que hubo momentos en los que yo no dejaba de ver Contragolpe, y que prefería enormemente sus entrevistas a las de otros comunicadores del canal del Estado. Se ganó mi respeto y mi admiración desde 2002, y en todo momento la he tenido en muy alta estima, tanto por Contragolpe como por el trabajo que ella y otros excelentes profesionales realizan en el Correo del Orinoco. Hay que decir, además, que Davies tiene un elevado sentido ético, y que por muchos años se negó a recibir honorarios de VTV, pues cobraba un sueldo en otro medio de comunicación para el que escribía una página de salud.

En lo personal, recuerdo que en algún momento en 2002, alguien creó la página web "Reconocelos.com", en la que opositores fascistas  instaban a reconocer, perseguir y hostigar a los chavistas allí reseñados, colocando sus nombres, fotos, direcciones y su "expediente". A mí me colocaron como supuesto "jefe de los círculos bolivarianos de la Facultad de Ciencias de la UCV", pero mi foto salía junto a la de Vanessa Davies y Alí Rodríguez Araque, y yo estaba orgullosísimo de ello. Se lo mostraba a todo el mundo como si fuera una medalla :)

Esa alta estima hacia Vanessa Davies y su trabajo sin duda que se pone a prueba cuando uno la ve al lado de personajes como César Miguel Rondón o Luis Chataing, en entrevista transmitida este 20 de junio por Circuito Éxitos.

El problema, en realidad, no es que ella se siente junto a ellos a dialogar. Los ministros, el presidente Maduro, el vicepresidente Arreaza y el Comandante Chávez se han sentado con todo tipo de líderes políticos y empresariales de la oposición. Eso, en principio, no está mal. Pero así como uno tiene que ser firme con sus principios y convicciones, asímismo uno tiene que darse a respetar, y el reaccionar riéndose o diciendo "ay chico, no seas así" cuando ofenden nuestras creencias y principios es algo imposible de aplaudir.

Rondón y Chataing no son dos adolescentes confundidos por ver excesiva televisión. Son operadores políticos de derecha con objetivos muy bien definidos. Personajes que se burlaron del Presidente Chávez en su enfermedad, que se burlan con frecuencia del pueblo chavista, de sus íconos, de sus principios y de sus valores, y que obviamente no son el tipo de opositor con quien uno puede sentarse para intentar demostrarles que no somos unos monstruos comeniños. Rondón hace apenas unos días estaba tuiteando, burlándose de Hugo Chávez: "Para lo que quedó, muñeco de cera y fantasma. Sin él no son nada", escribió el pasado 6 de junio. Ellos están muy poco interesados en la conciliación. Más bien, están pendientes de aprovecharse de cualquier desliz nuestro para justificar luego cualquier barbaridad que quieran cometer.

Aún así, sintonicé la entrevista ansioso de volver a escuchar aquella famosa frase: "¿tiene usted pruebas de eso?". Esperaba que, así como Davies le ha hecho preguntas difíciles a ministros y vicepresidentes, también le hiciera a Chataing alguna que otra pregunta difícil, más allá de su profesión o su número de esposas. Por ejemplo: qué le hizo llegar a la conclusión de que fue el gobierno quien presionó para sacar su programa del aire. Lamentablemente, nunca le preguntó eso.

Antes de continuar esta nota, quiero acotar que tal vez, si yo fuera otra persona sin formación política o sin conciencia social, muy probablemente sí tendría un montón de excusas para irme a cualquier medio de la derecha a despotricar por cosas que me hayan pasado. Por ejemplo: a pesar de mi carácter casi insignificante dentro del proceso revolucionario, soy uno de los chavistas a quién le han dedicado más tiempo al aire desde el canal del Estado, Venezolana de Televisión, para hablar bravuconadas de mí. En febrero de 2011 me dedicaron casi una hora en el programa La Hojilla de Venezolana de Televisión por el tema de las tecnologías libres, insultándome a nivel personal con bravuconadas y hasta delatando el lugar donde vivo. El pasado mes de diciembre de 2013, el conductor de otro programa de VTV me dedicó casi una hora de su espacio televisivo para denigrar de mí por un comentario sobre los resultados electorales que hice en mi Facebook personal.

En 2011 también, el entonces ministro de Comunicación ordenó despedir a cuatro periodistas muy valiosos de La Radio del Sur, junto a la profesora Cristina González. Además, esa persona se comunicó con dos ministros de Cultura distintos para exigirles que me despidieran a mí y a otro periodista por haber denunciado lo ocurrido y habernos solidarizado vía Twitter con ellos. La verdad, fueron muy pocas las solidaridades públicas que recibieron estos camaradas, y de hecho Vanessa, hubiera querido verte defenderlos de la misma forma que defendiste a Chataing. Creo que ellos se lo merecían, y su libertad de expresión y derecho al trabajo sí que fueron vulnerados por un funcionario público. Y con ellos no hacía falta un "¿tiene usted pruebas de ello?", porque con levantar el teléfono podías comprobarlo.

A pesar de todos esos rencores que uno podría acumular; a pesar de las opiniones muy negativas sobre VTV y el Minci que me he formado desde mi subjetividad por estos y otros hechos, acumulando todos estos trancazos a través de los años, ¿eso justificaría que yo o cualquiera de los afectados nos acercácemos al programa de dos furibundos opositores, que no nos dieron tregua ni durante la muerte del Comandante Chávez, que aún hoy se burlan de él, que sólo buscan el más mínimo pelón, el más mínimo desliz, la más mínima falla para usarlas contra el proceso revolucionario? Pues no. Ninguno lo hizo.

Y si yo hubiera decidido ir, ¿debo reaccionar con un "¡ay, chico, vale, jijiji!" cuando se insinúa que las Fuerzas Armadas están llenas de cubanos, una mentira que además está cargada de xenofobia? ¿Por qué insistir una, dos y hasta tres veces en que fue el gobierno el que mandó a cerrar el programa de Chataing, si no se ofrecen pruebas de ello? Si Maduro respondió sobre el asunto e informó que él había hablado con los dueños de Televen sobre el tema, ¿por qué tenemos que hacerlo quedar como un mentiroso? ¿Hay necesidad de criticar al Presidente por no acudir al programa de Luis Chataing en un momento en el que él estaba lidiando con un golpe de estado continuado, una guerra económica y tres meses de guarimbas que han dejado 42 muertos? El propio Chataing nos cuenta que el hijo de Nicolás Maduro acudió a conocerlo, le expresó su admiración y la de su papá, se preocupó por Chataing cuando se cayó de un escenario, ¿y entonces vamos a creer que Maduro fue quien le mandó a cerrar el programa? ¿Cómo se le puede creer a César Miguel Rondón hablando de reconciliación, al mismo tiempo que ese señor, con su pinta de buenagente, tuitea llamando "muñeco de cera y fantasma" a Chávez? No me molesta la discusión sobre si las Fuerzas Armadas deben autodenominarse "chavistas", pero ¿tener esa discusión con ellos, que sólo buscan argumentos para desmoralizarnos? ¿Y decir que una parte del país está siendo excluida?

Todo esto, sin embargo, estoy tratando de decirlo con el mayor respeto y admiración hacia Davies, pues creo que es una camarada ejemplar que ha hecho muchísimo por este proceso, de quien sabemos que hará aún mucho más, y a quien tenemos que escuchar como a cualquier otro revolucionario. Ni estoy de acuerdo en que la llamen "traidora" o "saltatalanqueras", ni estuve de acuerdo en que el programa Contragolpe fuera eliminado sin la más mínima explicación, ni me gustaría ver que la saquen de la dirección del Correo del Orinoco (aunque sé que están en su derecho de hacerlo).

Pero caray. Creo que quienes tienen responsabilidades dentro del proceso revolucionario tienen que darnos el ejemplo, bien sea para pedir pruebas de lo que se dice, o para ofrecerlas si se las piden.  Y también tiene que darnos el ejemplo dialogando con personas de oposición, con quienes tenemos que convivir por el resto de nuestras vidas. Pero ese diálogo es condicionado: así como no vamos a llegar llamándolos "escuálidos" o "fascistas", tampoco podemos reaccionar con una sonrisita ante frases xenófobas y ofensivas, ni podemos permitir que se burlen de nosotros diciendo que "tú eres el tipo de persona que requiere la revolución bolivariana para que podamos entendernos y convivir" al mismo tiempo que insultan vía Twitter al Comandante Chávez.

Vienen momentos difíciles, dijo Jorge Rodríguez. No los hagamos más complicados sin necesidad.

11 de junio de 2014

Youtube eliminará video de Diego Arria bailando, tras exigencia de sus abogados

El pasado lunes, el programa de televisión Zurda Konducta (un programa de análisis y humor político que se transmite en el canal público estatal Venezolana de Televisión) transmitió un corto video de alguien que parece ser el político venezolano Diego Arria, portando lentes oscuros y bailando en un autobús, con música de fondo amenizando la situación. Un video bastante gracioso sobre un personaje político venezolano, que la verdad no afecta su imagen, y que no tiene nada de distinto a los cientos o miles de videos que están en la red burlándose de cualquier personaje político revolucionario, ya sean chavistas u opositores.

Arria es una conocida personalidad pública en Venezuela; fue diputado en 1973, luego fue  gobernador del Distrito Federal y ministro durante la presidencia de Carlos Andrés Pérez en 1977. En 2012 fue precandidato presidencial por la oposición venezolana, compitiendo contra María Corina Machado, Henrique Capriles, Pablo Pérez y otros representantes de la derecha política de nuestro país, llegando de penúltimo con 1,3 por ciento de los votos. Sin embargo, recibió mucha promoción en las pantallas de los medios venezolanos, participó en todos los debates y nadie puede decir que Arria sea una persona desconocida en Venezuela.

Además, el gobierno venezolano mostró evidencias hace pocos días que comprometerían a Arria y otros políticos opositores en un plan para atentar contra la vida del Presidente Nicolás Maduro y otros políticos del gobierno venezolano.

Como es costumbre de mi parte, tomé el video grabado por Zurda Konducta de Diego Arria bailando, y lo subí a Youtube (empresa propiedad de Google), teniendo unas 3 mil visitas hasta este martes en la noche.

Pocas horas después, recibí la siguiente carta del portal Youtube, dándome 48 horas para borrar el video tras efectuarse una "reclamación de privacidad":


Al revisar la página de reclamaciones de privacidad de Youtube, pude notar algunas cosas:

  • Si bien Youtube no informa quien hizo el reclamo, éste sólo pudo ser hecho por el propio Diego Arria o sus representantes legales; Youtube afirma que no permite a terceros formular reclamos a nombre de alguien, y en el video sólo aparece una persona: El Sr. Arria.
  • La reclamación no debería proceder, pues Youtube afirma tomar en cuenta "el interés público, el interés periodístico y el consentimiento al determinar si se debe eliminar el contenido debido a una infracción de privacidad". Arria es una personalidad pública reconocida en el país al menos desde 1973, por lo el video sí debería considerarse de interés público.
  • Sin embargo, YouTube también indica que dicha empresa, propiedad de Google, "se reserva el derecho de tomar la decisión final sobre si se ha producido una infracción de las instrucciones sobre reclamaciones de privacidad". Así que ellos son los jueces y ellos deciden de forma prácticamente inapelable.

La orden de eliminar este video muestra la poca tolerancia de un personaje que aspira ser Presidente de la República de Venezuela. Que yo sepa, el gobierno bolivariano, que ha sido acusado reiteradamente de censurar el Internet y limitar la libertad de expresión en el país, jamás ha solicitado a Youtube borrar algún video, a pesar de que pueden hallarse en Youtube cientos de videos que son mucho más humillantes con nuestros líderes políticos bolivarianos de lo que pueda ser un video de Diego Arria bailando en un autobús. Hay videos con manipulaciones y difamaciones atroces, y otros de personas solicitando asesinar a Hugo Chávez cuando era Presidente, o a Nicolás Maduro en la actualidad, y nada pasa contra esos videos.

Si bien respondí a Youtube con una serie de alegatos por los cuales pienso que dicho video no debe ser borrado, la verdad es que no creo que Youtube o Google se comporten de forma imparcial, por lo que dicho video casi seguramente desaparecerá de mi cuenta en las próximas horas. Aunque supongo que no soy la única persona en el país con una capturadora de videos y, de hecho, ya otras personas también lo subieron a otros portales.

Pero la supresión del mismo plantea un precedente delicado que tiene mucho que ver con la libertad de expresión. ¿Qué impide que los abogados de María Corina Machado, Henrique Capriles, Leopoldo López o cualquier otro político de la derecha venezolana comiencen también a escribir a Youtube exigiendo que se borre cualquier video donde alguien se burle de ellos, o donde hayan quedado mal parados?

Por otro lado: ¿Qué pasaría en un universo paralelo donde Diego Arria fuese el Presidente de Venezuela? ¿Tendremos sus opositores la misma posibilidad de burlarnos de él, contrariarlo o debatir sus ideas, tal y como la oposición venezolana ha tenido todas las posibilidades de insultar y burlarse de Chávez, Maduro y otras figuras políticas de la izquierda venezolana?

Por último, está el tema de nuestra soberanía e independencia tecnológica.

Recientemente explicamos, en el artículo "John Kerry, Internet y la Libertad de Expresión en Venezuela durante 2014" cómo la oposición venezolana usó las redes sociales durante el conflicto de guarimbas que hemos vivido este año, con el fin no sólo de aupar y propagar sus protestas violentas, sino intimidad al chavismo y llamar a atacar e incluso a asesinar a sus partidarios y dirigentes. Hemos mostrado cómo las empresas de redes sociales, radicadas en Estados Unidos, se hacen las ciegas, sordas y mudas ante la violación de nuestras leyes y las amenazas a nuestros ciudadanos, cosa que jamás permitirían con gente de su propio país, y mucho menos con sus gobernantes.

Lo planteamos no para promover el bloqueo o la censura contra estas empresas, pero sí para pedir el inicio de una discusión en torno a una posible regulación de estas empresas en defensa de nuestro pueblo, nuestra independencia y nuestra soberanía.

Desde 2007 (cuando la empresa Youtube nos borró más de 450 videos tras una reclamación legal de la empresa Antena 3; poco tiempo después, a la página Aporrea.org también se le suprimió una cuenta en Youtube con más de 2 mil videos), hemos estado insistiendo en la necesidad de que Venezuela establezca una plataforma propia de servicios: no sólo para subir videos, sino para que las y los venezolanos puedan tener correo electrónico propio, mensajería instantánea, redes sociales, blogs y cualquier otro servicio usando nuestros servidores, nuestras empresas de Internet y nuestro personal venezolano, bajo la jurisdicción de nuestras leyes. Las revelaciones de Edward Snowden confirmando la colaboración de empresas como Google, Microsoft, Facebook y otras con las agencias de espionaje estadounidenses hicieron que algunos países de la región, como Brasil, prendieran las alertas y decidieran comenzar a crear sus propios servicios, tales como correo electrónico, bien sea para sus funcionarios o para el pueblo en general. Nosotros, en cambio, nos hemos quedado rezagados y no nos hemos tomado en serio las denuncias que nosotros mismos hacemos sobre estos temas.

Incluso en Francia, desde 2007 los teléfonos Blackberry están prohibidos para sus funcionarios gubernamentales de mayor jerarquía y el gobierno de ese país ordenó crear teléfonos especiales para que ellos pudieran comunicarse entre sí sin el temor a ser espiados. En Venezuela no fuimos tan astutos, sino que más bien aupamos el uso de las tecnologías Blackberry, facilitándole a hackers contratados por Álvaro Uribe en 2010 el trabajo de infiltrar en la industria petrolera estatal unos 3 mil celulares Blackberry con el propósito de espiarla, como reveló recientemente el ministro de Relaciones Interiores, Miguel Rodríguez Torres.

Por ahora, no nos queda otra sino seguir usando Youtube, Google, WhatsApp y Gmail, sabiendo que somos constantemente espiados por ellos y que tenemos que ser sometidos por sus imposiciones. Tenemos que seguir exhortando al gobierno venezolano, al Ministerio de Ciencia y Tecnología, a Cantv y a nuestro Parlamento para que comprendan la necesidad de crear nuestras propias aplicaciones y servicios nacionales, con carácter de urgencia, así como la necesidad de crear leyes y legislaciones en conjunto con otros países de América Latina, con el fin de hacer valer nuestra soberanía ante empresas de redes sociales que se creen más poderosas que nuestro propio país, su pueblo y sus instituciones.