30 de abril de 2016

¡Presidente Nicolás Maduro, el bachaquerismo es un crimen!

Camarada Presidente Nicolás Maduro,

En el marco de esta crisis que estamos viviendo, producto de la guerra económica, la caída abrupta de los ingresos petroleros, el rentismo, la ineficiencia y la corrupción, quería suplicarle recrudecer a todos los niveles la lucha contra el bachaquerismo y la especulación. Los CLAP serán tremenda ayuda, pero aún falta mucho para que este mecanismo pueda llegar a 30 millones de venezolanos de clase baja o media, quienes requerimos este apoyo con urgencia.

El bachaquerismo no puede verse como una desviación: ES UN CRIMEN y una violación a los derechos fundamentales de todas y todos los venezolanos

Quienes organizan y participan el bachaquerismo nos quitan a las personas el derecho a comprar en los establecimientos, forzándonos a hacer largas colas, implementando mafias, inventando mecanismos como números que se entregan el día anterior sólo a personas que ellos conocen, usando armas blancas y de fuego para amedrentar y amenazar, llegando en grandes grupos para meterse en las colas a la fuerza (a menudo con la complicidad y aceptación silenciosa por parte de efectivos policiales y de la GNB), comploteándose con empresarios que les venden la mercancía regulada tras bastidores, o amenazando a empleados para que lo hagan o sino tendrán que atenerse a las consecuencias.

De esta forma, imposibilitan a las madres acceder a leche, pañales e implementos para sus hijos, e impiden a adultos mayores y personas enfermas el acceso a medicinas vitales, que ellos venden en la calle a 10 veces su costo. Causan que muchas personas tengan que alimentarse de mala manera, porque les es imposible comprar arroz, pasta, papas ni mucho menos cualquier fuente de proteínas por sus precios inaccesibles.

Camarada Maduro: El bachaquerismo no es algo que se resuelva con diálogo, comprensión y convencimiento, poniendo a Cristo y a Chávez como ejemplos, como nos dio a entender el pasado miércoles en la juramentación de las CLAP. Lo que hacen los bachaqueros y empresarios ES UN CRIMEN. Es una violación a nuestros derechos humanos fundamentales. Es tan despreciable, como usar un cuchillo o un arma de fuego para quitarle a una persona la comida que, con tanto esfuerzo, compró con su salario. Y si usted no les trata con dureza, ¡ellos acabarán con el proceso revolucionario!

No sé si es que algún asesor o persona cercana a usted le ha aconsejado no arremeter contra cientos de miles de bachaqueros. Tal vez le digan que "los bachaqueros también son pueblo", "los bachaqueros son pobres, viven en los barrios", "viene un referendo y hay que tener cuidado".

Pero camarada Maduro, escúchenos a nosotros también, por favor. LOS BACHAQUEROS NO VOTARÁN POR EL CHAVISMO. No son revolucionarios. No son altruistas. No les interesa el país. No les interesa los demás. Viven mofándose de usted y de nosotros. Están ganando 10 veces lo que gana una persona asalariada que trabaja en instituciones públicas o empresas privadas. Se sienten felices de hacer lo que hacen. Se sienten orgullosos de trabajar a las órdenes de grandes empresarios y, a menos que haya una arremetida contra ellos, no dejarán de bachaquear.

El triunfo de las mafias de bachaqueros es también el triunfo del egoísmo y del individualismo: el salvarse solamente a sí mismo sin importar si eso implica arrasar con todos los demás. Es lo mismo que la supervivencia del más apto, la victoria del más  rancio capitalismo neoliberal. El bachaquero de hoy, es el Vito Coleone, el Pablo Escobar, el Monsanto o el Rockefeller de mañana.

Que ganen los bachaqueros significa el triunfo de la barbarie, camarada Maduro. Significa que de nada sirve apoyar a quienes más lo necesitan, que solo importa uno mismo y que todos los "inferiores" deben ser aplastados. Significa que todo lo que hemos luchado las personas de izquierda a lo largo de cientos de años es una mentira.

Si un Estado que lucha por ir hacia el socialismo permite esto y no defiende que la salvación de la Humanidad será dada por la organización popular, la construcción colectiva, el altruismo, el exigir en función de su capacidad y el dar en función de su necesidad... ¡estamos acabados!

Quienes sí dejarán de votar por nosotros, son millones de personas de los sectores populares y de las urbanizaciones, cansados de la poca acción del gobierno contra ellos y de lo difícil y agotador que es conseguir alimentos y medicinas. Es a ellos a quienes tenemos que recuperar lo antes posible. 

Camarada Maduro: en las vísperas de una convocatoria a referendo revocatorio, no tengo ninguna duda en afirmar que, si no desbaratamos el bachaquerismo y las redes de especulación, eso podría convertirse en el fin de este proceso revolucionario.

Propuesta 1


Todos sabemos que los esfuerzos de William Contreras y el Sundde son loables, pero insuficientes, debido a que no cuenta con suficiente personal para cubrir simultáneamente todo el país. El Sundde puede ir un día a un lugar donde hay bachaqueros y resolver los problemas por ese día, pero si al día siguiente no están allí, los bachaqueros regresarán.

Por ello, quería sugerirle tomar otro tipo de medidas para incrementar de forma temporal la capacidad logística del Sundde: hemos tenido que decretar que los trabajadores públicos se vayan a sus casas tres días a la semana por la emergencia en el Guri, pero estoy seguro de que muchos de estos millones de trabajadores son personas patriotas, revolucionarias y que quieren contribuir de alguna manera para luchar contra la guerra económica.

La idea sería proponer a los trabajadores de instituciones públicas que, voluntariamente y de forma temporal, pasen a formar parte de las filas del Sundde, recibiendo el adiestramiento necesario y comprometiéndose a cumplir con todas las normas de la institución, para que, en compañía de la GNB y otros cuerpos del Estado, consejos comunales, comunas y formas de organización popular, puedan unirse a los grupos que fiscalicen y se encarguen de desbaratar el bachaquerismo, el contrabando y la especulación.

Si de los 3 millones de empleados públicos logramos que al menos 100 mil se incorporen al Sundde y salgan todos los días a actuar, de forma coordinada y bien planificada, contra los empresarios especuladores y las redes de bachaqueros que hay en torno a ellos, así como a ayudar a distribuir los alimentos de los CLAP, será un gigantesco apoyo para lograr aliviar la guerra económica que estamos viviendo.

También usted podría autorizar que, aquellos trabajadores públicos que así lo deseen, se incorporen temporalmente al Ministerio de Agricultura Urbana o a empresas públicas que estén requiriendo más personal para poder producir.

Propuesta 2


Igualmente, es muy importante que usted se reúna con los gobernadores y alcaldes de todo el país, y les exija públicamente compromiso en la lucha contra los bachaqueros y la especulación. Pero compromiso DE VERDAD. No es ningún secreto que casi todos los mercados municipales están rodeados de bachaqueros que venden a precios impagables los productos de la cesta básica, que dentro de los mercados son imposibles de conseguir.

Por ello, es hora de exigir a los alcaldes revolucionarios presencia permanente en los mercados municipales: que vivan y duerman en ellos, que comanden los operativos contra los especuladores y bachaqueros, tal y como lo hicieron alcaldes revolucionarios alguna vez para sacar a los buhoneros de la plaza Diego Ibarra y Sábana Grande. De eso depende no sólo el futuro de este proceso revolucionario, sino la propia reelección de ellos en diciembre próximo.

"Yo no soy el alcalde de Venezuela", decía Chávez alguna vez. Usted tampoco lo es. Pero sería de verdad muy motivador verlo a usted, al alcalde Jorge Rodríguez y al presidente del Sundde, encabezando operativos sorpresa contra el bachaquerismo en el municipio Libertador, y luego en los demás lugares del país.

Ya antes lo hemos hecho. Con su liderazgo, volveremos a hacerlo.

Propuesta 3


Camarada Maduro: a horas del 1 de Mayo, día del Trabajador y la Trabajadora, sabemos que pronto decretará un nuevo aumento de salario mínimo. Por ello, queremos pedirle una vez más la agilización de todos los mecanismos en la Administración Pública para la materialización de dichos aumentos.

Como usted sabe, cuando usted decreta un aumento de salario mínimo, esto tiene incidencia INMEDIATA en la inflación: todos sabemos que el 2 de mayo en la mañana, los empresarios habrán incrementado todos los precios de productos y servicios, de forma especulativa, mientras que los aumentos a los trabajadores del Estado no se pagan de inmediato, sino que se acumulan y a veces tardan hasta un año o más en materializarse, a veces requiriendo marchas y diferentes medidas para que ministros y funcionarios públicos dediquen tiempo y esfuerzos a resolver estos problemas y acomoden las escalas salariales.

Como usted sabe, la gran mayoría de las instituciones públicas aún no han materializado el aumento de 20% en el salario mínimo decretado en febrero. Y aún así, los empleados públicos tuvimos que enfrentar el impacto que ese aumento causó en la inflación, y tendremos que enfrentar el impacto que el aumento del 1 de Mayo también causará, sin nada con qué defendernos.

Por ende, es fundamental que la Onapre, el Ministerio de Planificación y otras instituciones públicas agilicen de la forma más rápida posible la cancelación de estos y otros aumentos. No es justo, camarada Presidente, que los empleados públicos tengan que estar realizando marchas, concentraciones, emitiendo comunicados y que sean a menudo calificados de "escuálidos" por algunos ministros, por exigir algo que debería ser lo más automatizado posible.

Un abrazo y todo nuestro apoyo.

Publicar un comentario