31 de agosto de 2015

La Carta de Jamaica no debería estar atada a tecnologías privativas


El Ministerio del Poder Popular para la Comunicación e Información envió este lunes a webmasters de diferentes sitios del Estado, una serie de archivos .psd y .ai (los formatos de los programas Adobe Photoshop e Illustrator, de código cerrado y altísimo costo) con la campaña sobre la Carta de Jamaica, uno de los documentos más importantes en la lucha por nuestra Independencia, escrita por nuestro Libertador, Simón Bolívar. En pocos días la carta cumplirá 200 años.

Fíjense el problema con esto: por un lado, hay una Ley de Infogobierno vigente desde el año pasado que dicen que tenemos que usar software libre y estándares abiertos. También lo dice el Plan de la Patria diseñado por el Comandante Hugo Chávez, y las diferentes resoluciones del Ministerio de Ciencia y Tecnología. Una de las razones para esto: la lucha por la Independencia Tecnológica, es decir, no estar atado a determinado fabricante para poder realizar una labor específica, sino poder realizarla usando las aplicaciones de nuestra elección, en particular aquellas cuyo código puede ser revisado, auditado y mejorado por nuestros propios técnicos venezolanos.

Pero, por otro lado, el ente rector de las Comunicaciones del Estado le envía a las páginas web de diferentes entes públicos los archivos sobre uno de los documentos más importantes escritos por Bolívar en su lucha por la Independencia, en formatos privativos que exigen el uso de Adobe Photoshop y Adobe Illustrator para abrirse adecuadamente. Lo que casi nos obliga a hacernos dependientes de productos específicos de empresas transnacionales para poder abrir esos archivos y hacer nuestro trabajo (las aplicaciones libres pueden abrir archivos .psd y .ai, pero por restricciones y patentes creadas por estas mismas transnacionales, no siempre se verán igual).

Esto no es un caso aislado: son cosas que pasan muy a menudo. Normalmente la gran mayoría de quienes trabajamos con tecnologías libres nos abstenemos de protestar esto para no crear problemas. Buscamos la forma de resolver el asunto calladamente y seguir adelante, aunque esto exige gastar más de nuestro tiempo. Tratamos de no ser tan conflictivos cuando ocurren este tipo de discrepancias que dificultan y entorpecen nuestro trabajo, aún cuando las leyes, normas y reglamentos nos dan la razón.

Pero caray, llevamos tantos años en esto. Desde 2004 está vigente el Decreto 3.390 para el uso de Software Libre firmado por el Comandante Hugo Chávez; entre 2006 y 2009 se aprobaron diferentes resoluciones sobre tecnologías libres y estándares abiertos. Se dictan cursos, hay información y tutoriales libres por toda Internet, hay mucha gente dispuesta a dar cursos. Ni siquiera los altísimos costos de los productos Apple y Adobe motivan a los entes públicos a abandonar estas tecnologías. ¿Es tan difícil cambiar nuestras costumbres?

24 de agosto de 2015

¡Deroguen la nueva medida del Metro de Caracas que causa gran sufrimiento a adultos mayores!


Foto por José Arturo Barreto, tomada en la estación Miranda este domingo
A partir del pasado fin de semana, entró en vigencia una nueva norma en el Metro de Caracas, que exige que, cada vez que una persona adulta mayor o con discapacidad deba utilizar el Metro, tiene que hacer cola en las casetas para solicitar un ticket gratuito para poder utilizar el Metro, previa presentación de su cédula de identidad. Igualmente, las personas con discapacidad tendrán que mostrar su carnet de Conapdis para obtener el ticket.

Hasta el viernes pasado, un adulto mayor usaba más bien las puertas de servicio, lo que evitaba que hiciera colas y era un procedimiento rápido y simple.

Este terrible disparate decidido por algún gerente en el Metro de Caracas, ha causado en sus tres días de implementación unas inclementes colas en las estaciones de mayor tránsito, que deben ser hechas por los adultos mayores y el resto de los usuarios del Metro que necesiten adquirir un boleto.

Esto genera una inmensa incomodidad principalmente para los adultos mayores, quienes, cada vez que que deban usar el Metro, tendrán que hacer estas inclementes colas. Si un adulto mayor tiene que usar el Metro de lunes a viernes, ida y vuelta, eso significa que esa persona tendrá que hacer una cola de 15 a 30 minutos, DIEZ VECES A LA SEMANA.

La consecuencia de esto pudo notarse estos tres días en estaciones como Capitolio, Plaza Venezuela o Miranda, donde vimos decenas y hasta CIENTOS de personas en colas en cada caseta. La gran mayoría de ellas eran adultos mayores.

El ticket debe usarse en los próximos 7 minutos
de ser emitido

¿Por qué una medida tan improvisada y mal implementada, que afecta tan negativamente a nuestros adultos mayores y los obliga a estar haciendo colas de pie por tanto tiempo? ¿Por qué una Revolución humanista, que lucha para demostrar ser más eficiente que el capitalismo, de pronto toma una decisión tan ABSURDA desde todo punto de vista? ¿Quienes toman estas decisiones usan el Metro? ¿O vienen y se van a sus casas en sus cómodos automóviles? ¿Por qué, en un momento en el que el gobierno está luchando por disminuir las colas en Bicentenarios y otros establecimientos, un funcionario del Metro toma esta absurda decisión?

Pedimos al camarada ministro de Transporte Terrestre, presidente del Metro de Caracas y candidato a diputado por el estado Miranda, Haimán El Troudi, quien ha tenido una de las mejores gestiones del gobierno bolivariano, impedir que este error manche su reputación. Le pedimos eche para atrás esta terrible medida. Camarada, esto no le hace bien. Una medida tan absurda y estúpida, tomada a 12 semanas de las elecciones, más bien es sospechosa y creemos que busca afectarle electoralmente de forma negativa. Ni siquiera es una medida que beneficie al personal del Metro, quienes ahora tienen que lidiar con los justificados reclamos de los adultos mayores y personas con discapacidad.

Sospechamos que quienes le recomendaron tomar esta decisión no quieren que el chavismo venza en el estado Miranda.

Creemos que hay alternativas que podrían implementarse en un futuro, tales como:
  • Dejar todo como estaba, y asignar a un empleado del Metro de forma permanente en las puertas de servicio, verificando que sólo los adultos mayores, personas con discapacidad y personal autorizado use la misma.
  • Entregar una tarjeta magnética permanente para los adultos mayores, que dure un año o más. Pero haciéndose en operativos bien pensados, con material suficiente, con tarjetas duraderas, garantizando que todos los torniquetes en todas las estaciones funcionen bien, y que no se conviertan en un suplicio para ellas y ellos.
Creemos que el problema de que hayan 3 ó 4 personas que se colean o malutilicen la puerta, no tiene comparación con este nuevo problema que se ha creado, que causa un inmenso malestar y descontento. Igualmente, si el problema es que algunos adultos mayores no cierran la puerta, la solución hubiera sido colocarle un mecanismo de cierre automático.

Por favor, deroguen esta medida mientras se implementan nuevas soluciones.Piensen en sus propios padres, madres, abuelas y abuelos.

Rectificar también es revolucionario.