31 de agosto de 2015

La Carta de Jamaica no debería estar atada a tecnologías privativas


El Ministerio del Poder Popular para la Comunicación e Información envió este lunes a webmasters de diferentes sitios del Estado, una serie de archivos .psd y .ai (los formatos de los programas Adobe Photoshop e Illustrator, de código cerrado y altísimo costo) con la campaña sobre la Carta de Jamaica, uno de los documentos más importantes en la lucha por nuestra Independencia, escrita por nuestro Libertador, Simón Bolívar. En pocos días la carta cumplirá 200 años.

Fíjense el problema con esto: por un lado, hay una Ley de Infogobierno vigente desde el año pasado que dicen que tenemos que usar software libre y estándares abiertos. También lo dice el Plan de la Patria diseñado por el Comandante Hugo Chávez, y las diferentes resoluciones del Ministerio de Ciencia y Tecnología. Una de las razones para esto: la lucha por la Independencia Tecnológica, es decir, no estar atado a determinado fabricante para poder realizar una labor específica, sino poder realizarla usando las aplicaciones de nuestra elección, en particular aquellas cuyo código puede ser revisado, auditado y mejorado por nuestros propios técnicos venezolanos.

Pero, por otro lado, el ente rector de las Comunicaciones del Estado le envía a las páginas web de diferentes entes públicos los archivos sobre uno de los documentos más importantes escritos por Bolívar en su lucha por la Independencia, en formatos privativos que exigen el uso de Adobe Photoshop y Adobe Illustrator para abrirse adecuadamente. Lo que casi nos obliga a hacernos dependientes de productos específicos de empresas transnacionales para poder abrir esos archivos y hacer nuestro trabajo (las aplicaciones libres pueden abrir archivos .psd y .ai, pero por restricciones y patentes creadas por estas mismas transnacionales, no siempre se verán igual).

Esto no es un caso aislado: son cosas que pasan muy a menudo. Normalmente la gran mayoría de quienes trabajamos con tecnologías libres nos abstenemos de protestar esto para no crear problemas. Buscamos la forma de resolver el asunto calladamente y seguir adelante, aunque esto exige gastar más de nuestro tiempo. Tratamos de no ser tan conflictivos cuando ocurren este tipo de discrepancias que dificultan y entorpecen nuestro trabajo, aún cuando las leyes, normas y reglamentos nos dan la razón.

Pero caray, llevamos tantos años en esto. Desde 2004 está vigente el Decreto 3.390 para el uso de Software Libre firmado por el Comandante Hugo Chávez; entre 2006 y 2009 se aprobaron diferentes resoluciones sobre tecnologías libres y estándares abiertos. Se dictan cursos, hay información y tutoriales libres por toda Internet, hay mucha gente dispuesta a dar cursos. Ni siquiera los altísimos costos de los productos Apple y Adobe motivan a los entes públicos a abandonar estas tecnologías. ¿Es tan difícil cambiar nuestras costumbres?
Publicar un comentario