8 de mayo de 2015

Chino, Nacho y la niña con cáncer


Mayo de 2015. Chino y Nacho, junto al reguetonero Farruko, estrenan el video de su canción "Me voy enamorando". En un claro intento de ganarse nuevamente al público venezolano que meses antes rechazó su presencia en el Suena Caracas 2014, los cantantes graban en la capital venezolana por primera vez en varios años y utilizan símbolos netamente venezolanos para representar la historia de dos adolescentes que se enamoran.
Pero sus productores van más allá: utilizan símbolos y recuerdos que, para los chavistas, son sagrados. La muchacha, con su cabeza rapada por padecer cáncer (en contraste con el cabello rizado de su enamorado), hace recordar a todo venezolano la vez aquella en que una niña de nombre Génesis, quien padecía cáncer terminal, asistió con su mamá a un evento en noviembre de 2006 con el Presidente Hugo Chávez, quien le dio un inmenso abrazo. Y ella le regaló una bandera.

Cinco años más tarde, la niña había fallecido. Y era Chávez quien ahora estaba convaleciente de cáncer y con la cabeza rapada. Dio un discurso abrazando ese tricolor, recordando con lágrimas en los ojos cómo la niña le dijo: "yo sé que me voy, pero me quedo contigo en esta bandera, para que sigas dándole vida a los niños de esta Patria". Y dio a conocer todo lo que hizo su gobierno, junto al cubano, para hacerla feliz durante sus últimos días de vida.

En el video de Chino y Nacho, el joven protagonista intenta conquistar a la muchacha participando en un concurso de talentos. Desde la tarima, tocando un cuatro criollo y con la cabeza cubierta, le dedicó una canción a la hermosa enamorada quien lo ve desde el público. Al final, el muchacho se descubre la cabeza: él también se la rapó en solidaridad con su amada, recordando a todos la ola de gente que también hizo lo mismo en solidaridad con Chávez.

 
Entonces aparecen en tarima Chino y Nacho, los ídolos de la jovencita, quienes le dan un fuerte abrazo que en nada se diferencia del que Chávez dio a Génesis aquella vez en 2006.

El video fue grabado en la UCV, y también en sitios mantenidos y recuperados por el gobierno chavista, como el Museo Alejandro Otero y el hermoso Parque Los Caobos. Pero también fue grabado en un barrio de Petare (municipio Sucre de Caracas), donde pintaron algunas casas y contaron con sus habitantes para una de las escenas más bonitas, copia clara de la Misión Barrio Nuevo Barrio Tricolor que tanto repunte está teniendo en el oeste de Caracas.

La actriz Naomi de Oliveira antes
de raparse para grabar el video.
Fuente: "Behind the scenes"

La oposición lucha por ganarse a la gente de Petare y mantener su apoyo: gracias a ello fue que se perdió la alcaldía del municipio Sucre, el segundo municipio más habitado de Caracas y antiguo bastión chavista, y con ello la Alcaldía Metropolitana de Caracas.

El video de Chino y Nacho, muy bien hecho y espectacularmente mercadeado por la maquinaria comercial de los Stefan con la cooperación en Venezuela del canal Televen, obtuvo 500 mil visitas en su primer día de publicación en las redes Vevo y Youtube. Todo un éxito para ellos.


Abril de 2015. Un emotivo comercial se difunde por redes sociales y canales de televisión privados. Una joven intenta desesperadamente hallar a su novio a pesar de los obstáculos que se consigue en el camino, para darle un último mensaje. El comercial tiene como punto cumbre una fórmula emocional recontracomprobada, tomada de los clásicos del cine universal: el encuentro de los amantes que se besan en una estación del tren. Escena que despierta todas las emociones del espectador y deja los ojos aguados hasta a la persona con el corazón más duro. Así que se van por lo seguro y la repiten,  grabándola ahora en el Terminal de Oriente, lugar administrado por la Alcaldía del municipio Sucre.

 El comercial es acompañado por mensajes muy positivos, resaltando  la solidaridad, la cordialidad y el trabajo compartido del pueblo venezolano, que nos hace olvidar que la muchacha, en su afán por llegar a la despedida, no le dio las gracias ni a una sola de las personas que le ayudaron en su objetivo de darle un último beso a su amado. ¿Sus autores? El banco comercial privado Banesco, el mismo que no perdona a sus clientes el más mínimo retraso en el pago de sus deudas.

A pocos meses de las elecciones legislativas, empresas y productos de la derecha  comienzan discursos cuya misión principal es ganarse al chavismo y al pueblo de los sectores populares. Podemos sumarle la carta de Lorenzo Mendoza a Nicolás Maduro; las campañas en Twitter de algunos trabajadores de Polar en apoyo a su patrón, y los comerciales de otras empresas (como Ford) que apelan al orgullo y los logros del venezolano. Las intenciones son obvias.

Reflexiones. Tal vez en el chavismo no sepamos -todavía- cómo hacer un video que saque las lágrimas de quienes nos ven. O cómo hacer que un corto se vuelva viral. Tal vez sólo necesitemos ponernos a ver las escenas más sentimentales del cine universal, como hizo Banesco. O tomar los símbolos más emotivos del chavismo y reversionarlos con grandes estrellas de la música pop, como hicieron Chino y Nacho.

O tal vez sólo necesitemos abordar el romanticismo desde un ángulo social, como se hizo en ambos videos de forma exitosa. ¿Será que quienes estamos en los medios públicos ya nos pusimos viejos y olvidamos todo lo que vivimos en nuestras adolescencias?

Sólo sé que en el chavismo sí sabemos de solidaridad, de compartir, de ayudar a los demás. Que sabemos hacerlo muy bien en el mundo real. Que estamos muy orgullosos de nuestros éxitos como venezolanos, pero, aún así, necesitamos que esos sentimientos se vuelvan cada vez más comunes.

Pero también sabemos que esta guerra que vivimos no sólo es política y económica: también es simbólica y mediática. Que va más allá de una batalla entre dos bandos para ver quién llega al poder. Que nuestros inmensos recursos -petróleo, hierro, carbón, gas natural, agua potable, aluminio, coltán, tierras fértiles, manos de obra, hasta las mujeres bellas que ellos ven como trofeos- están en la mira del Imperialismo, y a medida que estos recursos se agoten en el resto del mundo por culpa de países que los consumen sin medir las consecuencias, nosotros estaremos aún más en la mira.

Por ello, mantengamos siempre el ojo avizor sobre estas hermosas cuñas y productos audiovisuales que hemos visto y seguiremos viendo en los próximos meses. Mientras más nos conmuevan, mientras más despierten nuestras emociones, más tenemos que activar nuestras neuronas para ver qué hay detrás.

El usar nuestras propias emociones para manipularnos, es uno de los mayores éxitos de la industria publicitaria del siglo XX y XXI, que nos hace comprar productos que no necesitamos  y abrazar ideologías que no nos favorecen. ¡Vacunémonos contra estas manipulaciones!
Publicar un comentario