12 de febrero de 2013

Devaluación: Momento de hacer mucho con poco

(Artículo publicado en CiudadCCS el 12 de febrero de 2013)
 Que nuestros pequeños genios se adueñen de los medios 
La decisión tomada por el gobierno bolivariano de devaluar nuestra moneda seguramente tendrá consecuencias en nuestros bolsillos, no sólo por la devaluación en sí, sino porque empresarios inescrupulosos se han acostumbrado a elevar los precios de sus productos cada vez que aparece alguna excusa.

Pero a medida que un pueblo revolucionario y consciente se adueñe de los medios de producción, y use el conocimiento libre para crear productos de gran calidad y larga vida útil, veremos crecer un espectacular sistema económico donde las tecnologías dejen de usarse como vehículo fácil para el enriquecimiento de los dueños de un puñado de transnacionales. Las tecnologías deben servir para hacer nuestra vida más fácil, para llevarnos educación e información, para hacernos mejores personas y permitir que nos comuniquemos con los demás... no como símbolo de ostentación.

En los países del norte, un “smartphone” de última generación cuesta menos de la mitad del sueldo de un trabajador común. En Venezuela, cuesta 6 veces el sueldo mínimo. No son hechos para nosotros, pero con frecuencia vemos a camaradas de la clase trabajadora -en particular a los más jóvenes- gastando todas sus utilidades, o involucrándose en pesadas deudas para tener aparatos de este tipo.

Los medios de comunicación tradicionales son parte del círculo vicioso capitalista y por ello promueven la falsa creencia de que “necesitamos” estos aparatos. Algunos medios públicos también lo hacen con frecuencia, tal vez de forma inconsciente. Por eso hacemos un llamado a los comunicadores revolucionarios, para revisarnos y cuestionar hasta qué punto es necesario y pertinente aparecer en televisión con innovadores aparatos tecnológicos de moda, que probablemente son innecesarios para su labor comunicacional. Deben entender que la sola aparición de un producto como estos en la televisión, puede influir en millones incentivando el consumismo exacerbado.

Más bien, nuestros medios deben recompensar el hacer mucho con poco, como dijo Nicolás Maduro recientemente. Premiemos a los niños que, con sus Canaimitas, pueden hacer cosas que creíamos sólo posibles con un Core i5. Usemos nuestros medios para mostrar cómo un celular Android económico puede hacer las mismas cosas que un iPhone 5. Incentivemos a través de VIT, Vtelca y Orinoquia la creación de tecnologías cada vez más asequibles.

El teléfono Evolución 2 fue un gran acierto de nuestra telefónica estatal, pero ya no se consigue. En cambio, Movilnet ahora usa a nuestra Vinotinto en una promoción para convencernos de comprar tecnologías costosas, privativas, obsoletas y que muy pocos pueden pagar, como lo es el Blackberry Torch (ver imagen a la derecha).

¿Realmente hacen falta estos errores, en este momento?
Publicar un comentario