18 de diciembre de 2012

Si compras aceite Diana, también usas software libre

(Artículo publicado originalmente en el diario CiudadCCS el 18 de diciembre de 2012)


Industrias Diana es otro ejemplo de empresas donde se construye el socialismo. Rescatada en 2008 por el Estado luego de ser abandonada por sus dueños, hoy es tutelada por su consejo de trabajadores, quienes demuestran que ellos sí pueden dirigir y mantener productiva una empresa de esta envergadura.

Pero es imposible que las y los trabajadores se apropien de un medio de producción, si el conocimiento en éste sigue en manos de transnacionales. Razón por la cual, desde hace dos años, Industrias Diana comenzó a migrar a Software Libre con gran éxito. Aristóbulo Meneses, uno de los responsables de la migración, nos explica que dieron este paso a raíz de los virus de Windows, y hoy se cuenta con una migración de 95% de las estaciones de trabajo, la mayoría en Canaima GNU/Linux. “Esta migración nos ha ahorrado muchos problemas, los trabajadores están completamente adaptados a las herramientas libres y de ofimática. Trabajan eficientemente”.

Industrias Diana posee varias plantas, con cadenas de producción que transforman materias primas en productos terminados (aceites, jabones, manteca), y luego los distribuyen en todo el país. De allí que sus requerimientos de software son especiales. “Teníamos muchos programitas distintos que manejaban la nómina, compras, almacén y nos dificultaban la toma de decisiones”. Buscaron alternativas libres para sistemas de administración empresarial, y se decidieron por OpenERP, software libre hecho por una empresa belga, pero que podía ser reutilizado y adaptado a sus necesidades.

Usándolo como base, “arrancamos en octubre de 2011 el desarrollo del Sistema Integral Simón Bolívar (SISB), desarrollando muchos módulos para cubrir procesos productivos como: gestión de almacén, procura, contabilidad, cuentas por pagar, administración bancaria, nómina, presupuesto público, caja chica, todos los procesos para una empresa grande como esta”. Desarrollaron 51 módulos que adaptan OpenERP a la legislación venezolana, en particular al funcionamiento de las empresas de producción social.

Son 9 desarrolladores y 5 analistas quienes trabajan en SISB, dirigidos por 2 administradores. Actualmente realizan módulos de control de flotas de distribución, con rastreo satelital. Venalcasa, Lácteos Los Andes, Monaca, Minerven y Sidor también han manifestado mucho interés en usar SISB en sus sistemas internos. Las Areperas, Abastos, Panaderías y Cafés Venezuela también usan sistemas de facturación, puntos de venta y sistemas de inventario en software libre.

Meneses invitó a los interesados a escribir a sisb@industriasdiana.gob.ve y contactarles si desean conocer el sistema. El código fuente está disponible en http://launchpad.net/sisb. “Ojalá otros ministerios y empresas del Estado se acerquen a nosotros para conocer la experiencia”, nos dijo.

4 de diciembre de 2012

Rumbo a una Industria Nacional de Tecnologías Libres

(Artículo publicado en CiudadCCS el 4 de diciembre de 2012)

En el Ministerio de Ciencia y Tecnologías y en las comunidades de software libre se está discutiendo la creación de un ente del Estado, tentativamente llamado “Industria Nacional de Tecnologías de Información Libre” (INTIL), que permita organizar y coordinar el desarrollo de tecnologías libres para solventar problemas del Estado.

En la Administración Pública es difícil contratar y retener talentos en el área de tecnología. Por un lado, muchos ministerios se niegan a contratar más personal. El sueldo es muy inferior al que ofrece la empresa privada, que termina quedándose con los mejores talentos. Algunos jóvenes intentan formar pequeñas unidades socioproductivas para ofrecer servicios al Estado, pero tienen que perder mucho tiempo cumpliendo decenas de pasos para permanecer en el Registro Nacional de Contratistas, entrar en licitaciones, etc. Además, el Estado se tarda meses para pagar. Total, que las grandes empresas de siempre, que no entienden nada de software libre, son las que se quedan con los contratos.

Mariángela Petrizzo, una de las voceras de la comunidad de Software Libre que más ha trabajado en la propuesta, explica: “Se busca que se mejoren las condiciones de contratación y apertura a iniciativas particulares para resolver problemas del Estado”, creando “una relación de tipo ágil, con el suficiente espacio para que todas las formas de interacción económica puedan participar: cooperativas, fundaciones, personas a título individual”.

¿Quieres opinar sobre la futura INTIL? El 8 de diciembre habrá discusiones públicas en Caracas, Maracay, Puerto Ordaz y Tía Juana, y todos estamos invitados. Puedes encontrar más información en http://comitetil.wordpress.com/

Plan de la Patria

La omisión del software libre en el primer Programa de la Patria 2013-2019 es muy dolorosa, en particular porque si no conocemos cómo funcionan las tecnologías que usamos, si no aprendemos a construirlas y adaptarlas a nuestras necesidades, no podremos cumplir el primer objetivo: defender, expandir y consolidar nuestra Independencia. Seremos dependientes de quienes nos vendan las tecnologías, y será más difícil convencer a quienes se resisten al cambio. Octavio Rosell, del Proyecto GNU, entregó una propuesta para incluir al software libre en el Programa de la Patria. Léela en http://wiki.gnu.org.ve/

Computadores buenos y bien baratos

En la feria navideña que el gobierno bolivariano montó en el ex Sambil La Candelaria, hay un stand de la ensambladora venezolana VIT con precios muy buenos: laptops desde Bs. 4.433, computadores de escritorio desde Bs. 4.325 (incluyen monitor) y tabletas desde Bs. 3.634. Del otro lado de la ciudad, en el Sambil de Chacao, equipos con características similares no bajan de Bs. 8 mil, excusándose en el alza del dólar paralelo. ¡Nuevamente, el gobierno bolivariano vino a salvarnos! Vienen con el sistema operativo Canaima GNU/Linux: venezolano, libre de virus y con importantes aplicaciones preinstaladas.