26 de noviembre de 2012

Windows 8: complicado y con costos ocultos

(Esta es una versión ampliada del artículo publicado en CiudadCCS este 27 de noviembre)


Windows 8, la más reciente encarnación del sistema operativo de Microsoft, no se está vendiendo como ellos lo hubieran deseado. Su nueva interfaz Modern UI, basada en cuadros y rectángulos interactivos que se actualizan para mostrar información, es atractiva. Está diseñada para pantallas y dispositivos táctiles, como tabletas y teléfonos inteligentes. Pero no es nada aconsejable su uso si usas un computador tradicional.

Este producto tiene dos ambientes de operación: uno para las aplicaciones “nuevas”, que deben rehacerse para cumplir con los lineamientos de interfaz dictados por Microsoft, y otro para el software “antiguo” (hecho para Windows 7 o XP).

El modo de ventanas tradicionales, a la derecha, junto a la nueva interfaz ModernUI a la izquierda.
Jakob Nielsen, autoridad mundial en materia de usabilidad e interacción humano-computador, calificó a Windows 8 de“decepcionante”. Para Nielsen, el tener dos ambientes causa dificultades a los usuarios, al aumentar la cantidad de interacciones para hacer una tarea y obligarles a memorizar cómo hacer las cosas en un ambiente y en otro.

Nielsen obtuvo un Ph.D en interacción humano-computador en una de las universidades más prestigiosas de Escandinavia, la Universidad Técnica de Dinamarca, y desde entonces ha construido una reputación como una de las máximas autoridades en la materia y ha escrito 7 libros sobre usabilidad. En el pasado, ha felicitado a Microsoft por algunos de sus logros. Pero este no es el caso.

Otro asunto a considerar sobre Windows 8, es que te obliga a actualizar su equipo: ModernUI exige monitores con resolución de al menos 1024×768 píxeles, pero si deseas ver dos aplicaciones de forma simultánea, requieres 1366×768 píxeles. Esto descarta a las netbooks, a la mayoría de las laptops y a los computadores de escritorio con algunos años de antigüedad. De allí que, para usar un computador con Windows 8 cómodamente, tal vez tengas que gastar Bs. 1.700 en un monitor nuevo.

Cualquier versión de Canaima o Ubuntu te permite ver muchas aplicaciones al mismo tiempo. Windows 8 te limita a dos. Para Nielsen, esto es entendible en tabletas y celulares, pero no en un computador donde tu trabajo te obliga a tener varios programas abiertos para compartir información entre ellos. “Cuando los usuarios no pueden tener varias ventanas abiertas simultáneamente, les toca mantener memorizar la información de una ventana mientras activan la otra“, explicó Nielsen. Esto es problemático, pues “la memoria humana de corto plazo es notoriamente débil” y el trabajar con una sola ventana sin ver las demás aumenta mucho los esfuerzos cognitivos.

El "modo snap" de Windows 8, que permite ver dos aplicaciones a la vez
¿Por qué Microsoft desea que la gente eche a la basura sus equipos, si aún funcionan bien? ¿Por qué quieren que paguemos por sistemas que disminuyen nuestra productividad y nos dificultan el trabajo? Nielsen predice que quienes compren Windows 8 tendrán que pagar pronto para adquirir la supuesta solución: Windows 9, que “sí funcionará bien”. Así pasó con el problemático Windows Vista y su sucesor, Windows 7.

En el mundo empresarial, el asunto es peor: usar Windows 8 implica no sólo comprar licencias a Microsoft, sino capacitar a sus empleados en el uso de esta doble interfaz, modificar sus aplicaciones para que cumplan con los lineamientos de Windows 8, y actualizar los equipos cuyos monitores no tengan la resolución necesaria. Una empresa pública como Pdvsa, que no tiene intenciones de migrar a software libre, tendrá que gastar millones si sigue el camino de Windows.

Quienes apoyamos el conocimiento libre tenemos una objeción aún más importante contra Windows: es un producto de código cerrado. No podemos ver el código fuente de sus aplicaciones, no podemos conocer cómo está hecho, no podemos certificar que no se use para espiarnos, ni mucho menos podemos modificarlo para adaptarlo a nuestras necesidades, como sí ocurre con el software libre. El sistema operativo Debian GNU/Linux ha sido modificado extensamente por el Centro Nacional de Tecnologías de Información (CNTI) y otros entes del Estado y comunidades venezolanas, creando la distribución venezolana Canaima GNU/Linux, que es de amplio uso en 2 millones de Canaimitas y cientos de miles de equipos de la administración pública.

Al ver este sombrío panorama creado por Windows 8, es que entendemos mejor la decisión del Presidente Chávez al decretar el uso de software libre en el Estado.

En el mundo del software libre, tenemos mucha variedad. Si queremos interfaces táctiles, tenemos a Unity, Gnome Shell y KDE Plasma Active.

Gnome Shell
KDE Plasma Active
Unity, la interfaz de Ubuntu
Y quienes seguimos con teclado y ratón podemos escoger entre Gnome 2, XFCE, LFCE, KDE, Mate, Cinnamon, Sugar y muchas otras. Incluso podríamos crear un proyecto para crear nuestra propia interfaz de usuario. El ser dueños del conocimiento te permite elegir lo que realmente necesitas, y no lo que la gerencia de mercadeo de Microsoft te quiere imponer. Pero sólo podemos ser dueños del conocimiento detrás del software, si su código fuente es libre.


19 de noviembre de 2012

Canaima 4 tendrá nuevos entornos y mayor usabilidad

(Este artículo es una versión más completa del publicado en CiudadCCS el 20 de noviembre de 2012)

El pasado miércoles 14 de noviembre de 2012, el ministro de Ciencia y Tecnología, Jorge Arreaza, junto a personal del Centro Nacional de Tecnologías de Información (CNTI) y del Cenditel, presentaron la nueva versión 3.1 de Canaima GNU/Linux. Lejos de usar sistemas privativos como Microsoft Windows, el Estado venezolano decidió hacer un software libre propio, basado en Debian GNU/Linux, que potencia a más de 2 millones de Canaimitas y a miles de computadoras de la Administración Pública. 

Canaima 3.1 mostrando el Centro de Software
 Canaima 3.1 actualiza el navegador web Cunaguaro (Firefox) a su versión 8, LibreOffice llega a la versión 3.4, trae un instalador hecho en Venezuela, un centro de instalación de aplicaciones muy fácil de usar (al estilo del Market de Android, pero sólo con aplicaciones libres) y un panel de control. Es la primera vez que un ministro le da la merecida importancia al lanzamiento de una nueva versión de Canaima.

Foto: CNTI
José Sosa, presidente del CNTI, fue entrevistado por nosotros el pasado viernes, en el programa Cópiate esta Radio de Alba Ciudad 96.3 FM. Resaltó la importancia del uso de software libre en Canaima GNU/Linux y reiteró que, para el año que viene, las computadoras que venderá Cantv a través de su programa “Internet Equipado” vendrá únicamente con Canaima, sin Microsoft Windows. “Esto también es una forma de promocionar el uso del software libre y darle a la gente la posibilidad de utilizar una tecnología que ya es mucho más completa que cualquier otro sistema operativo privativo, porque ya tiene incluida una gran cantidad de aplicaciones que pueden usarse", destacó Sosa. 

"En el caso del software privativo, cada nueva aplicación tiene que ser instalada por separado, tienen que comprarla y pagar una licencia. Con esto, nosotros vamos a lograr que más personas puedan usar el sistema operativo (Canaima) y usar tecnologías libres, que no tengan que violar la ley copiando o pirateando software”.

Ucumari, el nuevo panel de control de Canaima
Sosa se refiere al hecho de que, cuando uno compra un computador con Windows preinstalado, éste generalmente no trae aplicaciones, salvo una versión de demostración de Microsoft Office que dura 30 días. Una vez se vence, hay que comprar Microsoft Office original por un costo de cientos o miles de bolívares,  o -lo que hace la mayoría en Venezuela- comprar una versión pirateada a vendedores informales. Lo mismo ocurre si se desean aplicaciones de diseño gráfico, ingeniería o similares. 

Para Sosa, otros sistemas privativos, como Windows, “básicamente no sirven para nada; hay que instalarle todos los programas que se necesitan”.

Canaima 4.0

Y desde ya se está trabajando en Canaima 4, sistema que, al estar basado en Debian Wheezy 7.0 (que saldrá en diciembre o enero), seguramente traerá interesantes novedades en interfaces de usuario. “Desde días previos al lanzamiento de 3.1, ya estábamos trabajando en el CNTI para la nueva versión de Canaima, la 4. Esto implica bastante trabajo en varias líneas de acción", dijo Sosa. "Estamos evaluando los aspectos técnicos para adaptar Canaima a varios tipos de entornos, como teléfonos inteligentes, tabletas y computadores con pantallas táctiles”, dijo Sosa al preguntársele por las novedades de la cuarta versión de Canaima. 

Gnome Shell es una de las interfaces de usuario que veremos en Debian Wheezy, y muy posiblemente también en Canaima 4.0.
También trabajan en “la incorporación de criterios de usabilidad, de hacer al sistema lo más intuitivo y sencillo de usar para cualquier persona”. La usabilidad plantea una serie de reglas para que las personas no tengan que estar aprendiendo a usar las aplicaciones una por una, sino que, al aprender una, ya las demás le sean familiares. Por ejemplo: que los menús y las ventanas sean parecidos en las diferentes aplicaciones, de forma tal que, si aprendes como imprimir en el procesador de texto, también sepas como hacerlo en la hoja de cálculo o en el software de presentaciones, pues las opciones de impresión son similares en todos los programas. 

La usabilidad también implica hacer pruebas con usuarios comunes, con el fin de ver cuán fácil les resulta usar Canaima, y hacer correcciones cuando en el software sea necesario. La usabilidad permite que personas que nunca han usado un computador (adultos mayores, personas que nunca han usado un computador, etc.) puedan aprender a usar estos equipos mucho más rápidamente.

Mejores formas de hacer aportes

Recordó Sosa que en Canaima no sólo trabaja el equipo interno del CNTI, sino un número importante de colectivos y activistas del mundo del software libre "que han aportado muchas ideas y desarrollos relacionados con el sistema operativo. Estamos planificando a partir de la versión 4 la posibilidad desde el punto de vista técnico y procedimental, de que estas personas que han participado lo hagan de forma mucho más activa, para incorporar de forma directa nuevos desarrollos, mejoras, aplicaciones, actualizaciones directamente sobre los repositorios del sistema, sin necesidad de pasar por varias verificaciones previas por el personal del CNTI. Esta es una propuesta que se terminó de concretar en la cayapa técnica en Barinas”.

Se busca que activistas del mundo del software libre puedan formar parte del equipo Canaima sin ser personal interno del CNTI. “Eso abre las puertas para la participación de nuevas personas e incrementar la base de talento humano que participa en el desarrollo de este sistema”.

Industria Nacional de Software Libre y convocatoria de proyectos

Le preguntamos a Sosa sobre el tema de la poca cantidad de desarrolladores que tiene Canaima en este momento (5 desarrolladores a tiempo completo), y si había planes de ampliar el equipo. En su respuesta, Sosa anunció que el Ministerio de Ciencia y Tecnología está trabajando en un proyecto para crear una Industria Nacional de Software Libre, que busca incorporar talentos humanos en la creación desistemas de software libre como Canaima. También se preparan convocatorias de apertura para financiamiento de proyectos en software libre, en áreas que se requiere mayor esfuerzo para investigación y desarrollo en Canaima y software libre. “Estamos buscando la forma de articular y mejorar la interacción entre diferentes actores del MPPCTI para abrir caminos e impulsar esfuerzos” y mantener la factibilidad de esos proyectos. “Queremos tener un sistema robusto y eficiente, que no tenga nada que envidiarle a cualquier otro sistema, y que demuestre que Venezuela está alcanzando la añorada y esperada independencia tecnológica”.

13 de noviembre de 2012

Android comenzó a nacer hace 5 años

(Publicado en CiudadCCS el 13 de noviembre de 2012)


El 5 de noviembre de 2007, un consorcio de empresas llamado “Open Handset Alliance” anunció el inicio del desarrollo de Android, un sistema operativo para teléfonos celulares y tabletas usando software libre. Empresas como Google, Motorola, HTC y otras decidieron usar el núcleo de GNU/Linux y el entorno de programación Java como punto de partida para crear un sistema que hoy, 5 años después, domina el 75 por ciento del mercado mundial con más de 500 millones de teléfonos y tabletas, y un promedio de 1,3 millones de nuevos dispositivos activados al día.

Es cierto: las empresas privadas pueden obtener beneficios del software libre. Pero lo que quieremos resaltar es la importancia de que el conocimiento se comparta para beneficiar a toda la sociedad, y no sólo a quienes puedan pagar.

Las interfaces táctiles se pusieron de moda gracias al iPhone de Apple, que salió a la venta en junio de 2007, pero muy pocos podían comprar uno por su elevado costo. Eso sigue siendo realidad hoy: el nuevo iPhone 5 cuesta no menos de 17 mil bolívares en Venezuela. Si no fuera por Android, millones de personas no podrían disfrutar de teléfonos inteligentes y tabletas de bajo costo, por debajo de 1.500 bolívares.

Pero Android no es completamente libre. Ningún dispositivo puede usar la marca Android sin ser certificado por su propietario, Google. El fabricante también debe pagarle para instalar Google Play, la aplicación que permite instalar programas y juegos. Play es de código cerrado, al igual que la mayoría de las 700 mil aplicaciones que puedes instalar desde allí.

Aún así, el código fuente de Android es libre, y puede ser usado para proyectos propios. Recientemente, Rusia anunció ROMOS (Sistema Operativo Ruso para Móviles), un sistema basado en Android pero en el que se ha removido cualquier código que transmita datos a Google u otras empresas. ROMOS tendrá como principal cliente al Ministerio de Defensa ruso, aunque una versión para el público en general estará a la venta a finales de este año. Además, usará la red de satélites rusa Glonass para su GPS en vez de la red estadounidense.

GNU/Linux es el núcleo de Android. También es el núcleo de Canaima, el sistema operativo detrás de las Canaimitas, que esta semana llegará a su versión 3.1. Y también lo encontraremos en “Huayra”, sistema libre para las computadoras escolares argentinas del plan Conectar Igualdad. En Ecuador, Rafael Correa anunció el desarrollo de tabletas con software libre para niños y niñas de ese país. Otros países de nuestra región también tienen proyectos similares. Si Google, Motorola, HTC y otras 80 empresas que compiten entre sí se unieron para crear Android por dinero, ¿qué impide que los países socialistas se unan para desarrollar un “super-sistema” basado en software libre que solvente las necesidades de nuestros pueblos?

6 de noviembre de 2012

Canaima ya cuenta con un instalador hecho en Venezuela

(Artículo publicado en CiudadCCS el 6 de noviembre de 2012)


Ventajismo. No hay mejor palabra para definir el monopolio que Microsoft tiene con el mercado de las computadoras. Casi todas vienen con Windows preinstalado y no dan al comprador otras opciones. Microsoft presiona a los fabricantes que intenten ser diferentes, negándoles descuentos y tratos preferenciales.

El software libre está en desventaja: la gente exige que todo CD con software libre pueda ser instalado en computadores de cualquier marca, incluso las que no tienen interés en funcionar en software libre. Debe ser muy fácil de usar, de forma tal que cualquiera pueda instalarlo sin tener conocimientos técnicos. Debe instalarse sin que se borre ni uno de tus documentos.

Un instalador es una aplicación que viene en los CDs de software libre, te hace preguntas simples y entonces copia todos los programas a tu equipo. La gran novedad es que los compañeros que desarrollan Canaima GNU/Linux (el sistema operativo que usan 2 millones de Canaimitas y miles de computadoras del Estado) están desarrollando su propio instalador. Canaima está basada en Debian GNU/Linux, que trae un instalador. ¿Por qué hacer uno propio?

Uno de los desarrolladores de Canaima, explicó: “Nos dimos cuenta de que las nuevas aplicaciones que queremos incorporar no cabían en un CD”. Buscando formas de liberar espacio, vieron que la versión actual de Canaima incluye dos instaladores que ocupan mucho espacio: casi 100 MB. “Tomamos la decisión de hacer un nuevo instalador hecho en Python”, que ocupa apenas 1,3 MB. Al liberarse espacio, pudieron incluir LibreOffice completo, un editor de video, el panel de control Ucumari y versiones recientes del navegador Cunaguaro (Firefox) y el lector de correo Guácharo. También permite instalar Canaima junto a Windows, si así se desea. El instalador fue creado por William Cabrera, Erick Birbe y otros, y vendrá en la versión 3.1 de Canaima, que está en pruebas y se puede descargar desde http://canaima.softwarelibre.gob.ve.

Canaima ha obtenido reconocimientos importantes. En la conferencia de desarrolladores Debconf 12, realizada en Managua hace 4 meses, la aplicación Canaima Semilla (también hecha por el equipo del CNTI, que te permite crear tu propio Canaima) obtuvo comentarios muy positivos de desarrolladores de todo el mundo. Se enteraron de que empleados públicos en Honduras se capacitan usando Canaima, y en Costa Rica desean usar Semilla para generar su propia distribución.

El equipo Canaima ha logrado cosas importantísimas y mucho reconocimiento a pesar de ser sólo 6 personas. Ojalá el gobierno escuche a las comunidades de software libre que piden a gritos ampliar este equipo, para lograr muchísimas más cosas en beneficio de los más necesitados.