31 de mayo de 2011

El peor momento para sacar 4 programas del aire por pura retaliación política

Dicen que la Historia se repite cíclicamente, a veces como un espiral. Situaciones que en el pasado sucedieron se vuelven a repetir, perjudicando no sólo a personas, sino a todo un proceso revolucionario que tanto nos ha beneficiado, pero que necesita avanzar.

Y es curioso: en el momento en el que el Imperialismo ataca a Pdvsa, en el momento en el nuestros movimientos sociales sufren la arremetida del enemigo interno a lo largo y ancho del país, a pocos meses de que comience un proceso electoral del cual depende nuestro proceso y justo cuando el Comandante Chávez nos pide hacer máximos esfuerzos por la unidad y la conformación del Polo Patriótico, ese es el momento en el que una de las emisoras más importantes de nuestro proceso es misteriosamente desarmada y desmantelada. Y no es la CIA o el Mossad quienes cumplen esta misión, sino gente desde dentro de nuestro propio gobierno.

El 9 de mayo, el ministro de Comunicación e Información, Andrés Izarra, decide ejecutar la medida de destituir a la Presidenta de La Radio del Sur, Cristina González. Sin explicaciones le exige telefónicamente abandonar la sede de la emisora ese mismo día, y luego, el 24 de mayo, se cumplió su orden de despedir a cinco experimentados periodistas de La Radio del Sur: Aarón Corredor, Marcos Salgado, Hernán Cano, Ernesto J. Navarro y el refugiado político Freddy Muñoz Altamiranda. ¿Las razones? Juzgue usted.

Precedentes

Izarra había tenido fuertes problemas con varios de ellos cuando eran empleados del proyecto inicial de Telesur, hace casi 5 años [11]. El excelente artículo "Carta a mis hermanos de La Radio del Sur", escrito por la excelente periodista Patricia Rivas, testigo presencial de lo allí ocurrido, puede informarle mucho mejor [25].

Lamentablemente, la actitud del ministro Izarra ha sido la de perseguirlos hasta donde sea posible, como cuando ordenó en 2008 el despido, sin razón alguna, del periodista Andrés Sallari, quien en ese momento producía y conducía el noticiero “NotiSur” de YVKE Mundial. La profesora Cristina González, entonces presidenta de la radio, tuvo que cumplir la orden indignada, sin que se le diera razón alguna. Todos los trabajadores que conocíamos a Sallari estábamos muy molestos dado el nivel de compromiso del camarada, pero “por el bien del proceso” tuvimos que callar.

Los conductores de La Brújula Mundial
En ese momento Sallari también conducía un programa con Navarro, Cano y José Micheli, llamado “La Brújula Mundial”. Al despedirse a Sallari, sus tres compañeros, en solidaridad, decidieron no hacer más el programa [13]. La única explicación fue una nota que Sallari colgó en Aporrea [12], y ante la imposibilidad de conseguir trabajo en otros entes del Estado apoyando la revolución (Izarra se encargó diligentemente de hacer llamadas a todos lados, difamando al camarada y acusándolo de ser de la CIA), Sallari prefirió irse a apoyar la naciente revolución en otro país suramericano.

De nuevo en 2011, volvemos a ver cómo se desarman y destruyen proyectos comunicacionales por meras razones retaliativas. El reciente despido de los 5 periodistas, orden ejecutada el pasado 24 de mayo -el mismo día que Estados Unidos anunciaba sanciones contra Pdvsa- dejó a la emisora sin 4 de sus programas más emblemáticos (“La Brújula del Sur”, “La Vuelta al Sur”, “Contextos” y “En Órbita”), justo en un momento en el que más necesitábamos no sólo información y opinión, sino el apoyo solidario de cientos de movimientos sociales de todo el mundo. Tras su despido, dejaron sonando música en esos espacios, mientras que las emisoras privadas, que siguen teniendo la mayor parte del espectro radioeléctrico, arremeten con su entretenimiento adormecedor y sus espacios complacientes con la derecha.

Indirectamente, Izarra también acabó en segundos con la reputación de Desiré Santos Amaral, de quien todo su pasado como defensora del gremio periodístico quedará prácticamente en el olvido, para ser recordada como la persona que ejecutó la orden de Izarra de despedir a cinco de sus colegas en uno de los momentos más críticos de la revolución. Condición impuesta para recibir su nuevo cargo como presidenta de la emisora.

Aquel martes también se anunció que La Radio del Sur será mudada de sede a Telesur, y que tendrá que obedecer y acatar las líneas emitidas por la televisora. Admiro mucho a Telesur, pero no entiendo para nada la movida. Creo que no se gana nada destruyendo una radio indudablemente revolucionaria, con personalidad propia, fuertemente establecida y con audiencia cautiva.

La necesidad de organización de las y los trabajadores

El punto es que no es la primera vez que esto sucede. En el Minci, YVKE Mundial, Avila TV, RNV, VTV y otros medios públicos han habido en muchísimas ocasiones despidos masivos por razones retaliativas, en particular cuando han habido cambios de ministros y directores. La lección que nos deja esta serie de hechos es importantísima: las y los trabajadores de los medios públicos, al igual que quienes trabajan en entes del Estado, empresas mixtas y privadas, tenemos que avanzar a pasos agigantados en la organización obrera.

No se trata de cuidar puestos de trabajo: estoy seguro que en algunos días o semanas los cinco despedidos de La Radio del Sur conseguirán nuevas trincheras desde donde apoyar al proceso. Pero cada vez que un funcionario prepotente hace despidos masivos, cierra programas de radio o televisión, cancela proyectos y cierra departamentos, la revolución sufre. Personas que estaban atentas a una programación terminan migrando a otros espacios, y a menudo terminan sintonizando medios privados. Sitios webs excelentes se echan a perder. Equipos de trabajo se desbaratan. Personas valiosas se dispersan. Insisto: es la revolución la que sufre.

¿En quien confiar? Movimientos que nacieron promoviendo una Constituyente comunicacional para avanzar ante el vergonzoso Colegio Nacional de Periodistas, terminaron en absoluto silencio ante lo ocurrido en La Radio del Sur. Aún cuando 16 de los 24 miembros del Movimiento por el Periodismo Necesario estaban de acuerdo en apoyar a Cristina González, sus dirigentes decidieron que el movimiento debía callar para "no perder espacios conquistados". El apoyo hacia los despedidos vino desde grupos organizados desde abajo: frentes campesinos, asambleas de trabajadores, movimientos de pobladores, radios comunitarias, medios alternativos, todos amparados en el artículo 70 de la Constitución. Son revolucionarios y revolucionarias molestos por la impunidad contra los campesinos y que están en contra de la criminalización del movimiento popular. Ellos no dudaron en manifestarse [22] y demostraron que ellos sí son "Necesarios" para construir nuestro proceso bolivariano.

Tenemos que confiar entonces en nosotros mismos, para ayudarnos, para ayudar a nuestro Líder y a este proceso. Se necesita con urgencia que luchemos por una nueva Ley para el Trabajador y la Trabajadora, que nos permita reforzar a los consejos y asambleas no sólo para defendernos ante este tipo de situaciones, sino para que podamos participar de forma activa y protagónica en dirigir el rumbo de nuestros medios, acabando con esa cultura verticalista que vemos tan a menudo en el Minci y otros entes públicos. Queremos construir formas de trabajo más horizontales, donde prevalezca el debate y el estudio por encima de las órdenes incuestionables. En donde se exigirá más de nosotros porque tendremos que ser más capaces, tener más ideología y mayor formación, pero en donde entregaremos muchos mejores resultados.

Hechos y sucesos a analizar

Quienes seguimos al Sistema Nacional de Medios Públicos estamos dolidos por una serie de hechos que están ocurriendo desde hace semanas, y creemos que no es casual que sucedan ciertas cosas. Pido al lector o lectora que recuerde lo ocurrido, nos ayude a analizar qué puede estar saliendo mal, y colabore en proponer salidas.

La deportación de Joaquín Pérez Becerra el 25 de abril de 2011

La entrega produjo una avalancha de no menos de 600 artículos en Aporrea, Rebelión, Kaos en la Red y otros portales. Cientos de revolucionarias y revolucionarios de todo el mundo se volcaron a Internet luego de que se silenciara el debate en los medios del Estado. Nada más en el foro de Aporrea, hay un tema de discusión sobre Pérez Becerra con 1.660 comentarios y 30 mil visitas [23]. Pero el problema no es sólo la entrega del editor de ANNCOL al gobierno colombiano, que cuenta con 7.500 presos políticos y ha superado con creces la cantidad de muertos y desaparecidos que hubo en las dictaduras del Cono Sur.

Lo que también molestó, es la forma como los voceros del gobierno bolivariano terminaron expresándose. "Capturado en Vzla colombiano solicitado por código rojo INTERPOL por terrorismo. En breve comunicado de nuestro gobierno", escribió el ministro Izarra vía Twitter aquel 23 de abril a las 4:48 PM [1]. Acusar a priori a una persona de terrorismo sin usar los adjetivos de presunción, ya es algo bastante lamentable. Luego, se emite un comunicado [2] donde se justifica la captura de Pérez Becerra y se asegura que “el Gobierno Bolivariano ratifica así su compromiso inquebrantable en la lucha contra el terrorismo, la delincuencia y el crimen organizado”.

En el comunicado del gobierno se copia textualmente el término “lucha contra el terrorismo”: el mismo que Estados Unidos ha usado para justificar las invasiones a Afganistán e Irak. El mismo que Israel ha usado a lo largo de 60 años para arremeter contra el pueblo palestino. El mismo pretexto que se usa ahora para atacar al pueblo de Libia. ¿Por qué tenemos que copiar la terminología y el lenguaje que, como revolucionarios, se nos ha enseñado a rechazar desde el comienzo?

De esta manera, un comunicador alternativo, que luchaba para mostrar las realidades de Colombia que no tienen cabida en los medios de comunicación tradicionales, es prontamente neutralizado y tachado por nosotros mismos de “terrorista”, término que en el pasado sólo era usado para aquellos que ponían bombas y asesinaban civiles inocentes, pero que hoy la derecha prostituyó, usándolo contra cualquiera que huela a izquierdista. De pronto, nos pusimos en el mismo lado de aquellos que consideraban a ANNCOL como su enemigo (página web citada no menos de 300 veces en el portal de Telesur [7]), quenes luego celebraron que se le diera de baja. La solidaridad con Pérez Becerra es porque él hace exactamente lo mismo que cualquiera de nosotros como revolucionarios.

El silenciamiento

No hace falta mostrar circulares o mensajitos por Blackberry para saber que el 25 de abril de 2011 y días posteriores hubo órdenes explícitas de que hubiera “cero Pérez Becerra en Pantalla”. El propio 25 de abril la extradición del comunicador no fue reseñada por ningún medio del Estado, ni siquiera por programas como Dossier. Tampoco apareció en el Correo del Orinoco del día siguiente. Tuvimos que enterarnos por medios colombianos, y no terminamos de creer lo ocurrido hasta ver las imágenes de Pérez Becerra bajando del avión en Bogotá.

Ni el Correo del Orinoco, ni Ávila Tv se salvaron de recibir llamadas ordenándoles no publicar. Las discusiones a lo interno en Vive TV fueron duras y ácidas. Ni siquiera un medio alternativo como Catia TVe se salvó de la orden de suspender un programa dedicado al tema Pérez Becerra. Ni un sólo medio de comunicación del Estado asistió a darle cobertura a un foro organizado por el Foro Social Mundial y  Cotraín, que contaba con ponentes representando las dos posiciones opuestas en el tema, y que sólo se dio a conocer gracias a medios alternativos [24].

La Radio del Sur sí continuó transmitiendo información sobre Pérez Becerra. Eso sí: de forma balanceada y responsable. No era ningún tipo de campaña malcriada o desobediente, pero tampoco se podía acallar un tema que era objeto de discusión adentro y afuera de nuestras fronteras.

La concurrida manifestación ocurrida el jueves 28 de abril frente a la Cancillería y la Asamblea Nacional también fue cubierta por la Radio del Sur, a pesar de las tempranas llamadas de Izarra exigiendo a González y a “esa cuerda de radicales que tienes allí”, de no hablar del tema. Pero fueron valientes y reseñaron la manifestación. En lo particular, Aarón Corredor me llamó esa tarde desde su programa radial y me pidió hacer una corta reseña de la marcha, que hice de la forma más profesional que pude, a pesar de que minutos antes me informaron que Izarra había llamado a mis jefes para exigirles sanciones contra mí por haber tuiteado en mi cuenta personal fotos de la marcha de ese día.

Un medio alternativo muy conocido sí permitió que cientos de artículos de opinión sobre el caso Pérez Becerra (a favor y en contra) desfilaran por su página web. Ese medio ahora sabe que varios de sus anunciantes han recibido presiones desde el Minci para que dejen de anunciar, y si ha decidido no denunciarlo todavía, está tomando pasos para mantenerse sin financiamiento del Estado, el cual parece ser el camino que tendrán que tomar de ahora en adelante los comunicadores alternativos y comunitarios.

Un golpe al apoyo internacional

Para el comunicador Gonzalo Gómez, el caso Pérez Becerra destruyó en cuestión de días “buena parte de lo que hicimos en once años para construir la solidaridad internacional y el apoyo al proceso bolivariano” [3]. En efecto, muchas organizaciones sociales de izquierda, movimientos reivindicativos y partidos políticos de otros países del mundo leían con incredulidad las noticias sobre la extradición, las propias palabras del Presidente Chávez sobre el tema y las noticias aún más deprimentes sobre la destitución de González y el despido masivo de los camaradas.

Una persona perteneciente a un movimiento político español que siempre ha apoyado al proceso, escribió en privado a sus amigos: “Alguien debería asesorar al Presidente en cómo debe expresarse, al menos respecto de quienes apoyamos el proceso bolivariano, o por lo menos decirle que en el Estado español todos los que lo hacemos de forma consecuente somos comunistas. De diferentes partidos, pero comunistas. Lo mismo que en Venezuela”. Esa persona preguntaba si es cierto que despidieron a cinco personas en La Radio del Sur, y estoy seguro que no es la única a quien se le hizo difícil creer lo ocurrido.

Da la impresión de que algunas personas que están cerca del Presidente Chávez, en vez de hacerle recomendaciones apropiadas en torno a cómo manejar casos polémicos como éste, se acercaron a él de forma victimizada, como aquel niño que acude a su papá llorando para acusar a su hermanito, esperando que le den una zurra. No pensaron en que el pronunciamiento que haría nuestro Comandante, ante la falta de asesoría adecuada, afectaría negativamente a nuestro proceso.

Atacada por la ultraderecha

El mismo día que se realizaban los despidos, el sionismo también arremetía contra la profesora Cristina González: el 24 de mayo fue acusada en la Fiscalía por la Confederación de Asociaciones Israelitas de Venezuela [14]. La acusan de supuesto antisemitismo en su programa “La Noticia Final”, desde donde ella frecuentemente denuncia desde hace muchos años al sionismo internacional, doctrina que usan los líderes del gobierno israelí responsable de las atrocidades en Palestina.

A nadie nos extraña la persecusión de sectores sionistas contra González, pero lo que sí nos preguntamos es: ¿por qué Salomón Cohén Botbol, el presidente de la mencionada Confederación, escogió justamente este momento para realizar su ataque derechista? ¿A qué se debió tan singular sincronización?

A la izquierda Salomón Cohen Botbol (presidente de CAIV), junto a José María Aznar y
a Eduardo Elsztain, presidente de la Junta Directiva del Congreso Judio Mundial
En fin, el programa "La Noticia Final" sale del aire. Al margen de que eso estaba acordado semanas antes de la demanda (la profesora González está empezando un nuevo programa los miércoles en la misma emisora, y prefirió ceder el espacio de los lunes), los sionistas igual verán el fin de “La Noticia Final” como una contundente victoria para ellos.

Lo nuestro será para siempre”

Que la profesora González sea atacada simultáneamente por la ultraderecha sionista y por algunas personas dentro del gobierno, posiblemente sea una casualidad. Pero en medio de toda esta crisis, comienza a sonar Ilan Chéster en VTV, en micros “alentando” al Comandante Chávez ante su problema en la rodilla (ver http://www.youtube.com/watch?v=jAXgn9wj-xU ). Chéster no sólo fue una figura impulsada por RCTV y Sonográfica; es hijo de un connotado líder sionista judío, y está orgulloso de serlo [6]. Habla con orgullo de los logros de su padre en lo que llaman “la guerra de independencia de Israel”, que los palestinos denominan con dolor la Nakba o Catástrofe. Y ya Chéster había declarado en 2009 que “nuestro presidente ni es culto ni es inteligente. El odio y el resentimiento no conocen el lenguaje de la convivencia y la cortesía” [4].

El ministro Izarra divulgó los micros con la canción “Para siempre”, en su cuenta en Twitter el pasado 12 de mayo [5]. Afortunadamente, los micros no duraron más de un día saliendo por VTV, no sabemos si por las fortísimas críticas de parte de camaradas revolucionarios desde las redes sociales, molestos por escuchar la música de un enconado sionista que odia a Chávez, siendo usada para tratar de darle ánimos al Presidente.

Chéster pudo salir dando declaraciones públicas exigiendo el retiro de su canción, pero no lo hizo. Al contrario de Shakira, cuando el ministro tuiteó con emoción el 14 de mayo la foto de una guitarra que supuestamente ella había regalado al Presidente Chávez [8], pero que luego ella desmintió [9]. La enseñanza que tanto nos han dado, de verificar noticias e informaciones delicadas como esas antes de publicarlas, parece que no es cumplida por algunos.

Propaganda de la buena, editorial de Producto”

El ministro también retuiteó el pasado 16 de mayo [15] un artículo de Raúl Lotitto [16], editor de la revista de mercadeo y publicidad Producto, posiblemente con la intención de mostrar que sectores de la clase media están apoyando la revolución.

La satírica imagen usada por
Raúl Lotitto en la revista
Producto de abril de 2011.
Lotitto siempre ha sido muy crítico con el gobierno del Presidente Chávez: en 1999 desestimaba la importancia de una Constituyente [17], en 2004 escribía artículos haciendo quedar al Presidente como un golpista manipulador y despilfarrador [18], y en 2007 hacía grandes alabanzas a la Cuarta República al tiempo que calificaba al proyecto de Chávez de “neo-comunista”, corrupto, destructor y atemorizante. Es más: con una extraña metáfora, acusaba a nuestro gobierno de “rasgar el himen” de Venezuela, de acabar con la inocencia virginal que CAP había dejado intacta [19].

De pronto, Lotitto aparece en 2011 con el artículo “Propaganda de la buena” [16], que comienza de forma súper aduladora. Dice Lotitto: “La publicidad del Gobierno Nacional es estupenda. Sobre todo en el medio exterior. La última valla que pude analizar no tiene desperdicio. 'Déjenlo trabajar' cumple incluso a rajatabla con aquel decreto que prohibió la imagen del Presidente en anuncios publicitarios y que no suele ser de tan estricta observancia. Vale analizar la pieza. Es una obra maestra”. Lotitto alaba las gigantografías colocadas por el gobierno en el aeropuerto de Maiquetía, se siente admirado por el lema “Venezuela cambió para siempre”, considera “genial” el ícono de la boína roja encima de algunas letras, y califica algunas vallas en la autopista de “ínéditas”. 

Lotitto logró que el ministro Izarra retuiteara su artículo creyendo que estaba lleno de alabanzas. Pero si lee el artículo con cuidado, verá que el editor de Producto quería decirnos otra cosa: que no somos éticos. Tras transmitir sus dudas sobre la veracidad de algunas afirmaciones que hace nuestro gobierno en vallas y gigantografías, Lotitto confiesa: “Si bien la premisa ética de la publicidad y la propaganda es decir la verdad, nadie debe perder de vista que su objetivo verdadero es vender”.

Y remata Lotitto con este párrafo: “La comunicación oficial (...) crea incluso una realidad propia más allá del mundo verdadero. Generadora de la nube mágica del socialismo virtual del siglo XXI que, controlado por expertos que nadie conoce, llega donde tiene que llegar para seguir ganando elecciones.” Lotitto nos acusa a nosotros de hacer lo que la industria publicitaria mundial hace todo el tiempo: mentir, manipular, engañar, crear mundos falsos donde seremos felices si compramos lo que ellos tienen.

Pero lo extraño es que se ha vuelto normal en el Minci y en otros ministerios el contratar agencias publicitarias privadas para diseñar nuestras campañas: quienes hacen la publicidad que nos manipula y nos hace volvernos consumistas, también hacen las cuñas para el Socialismo del siglo XXI, que lucha contra el consumismo y el capitalismo.

Será necesario analizar si esto tiene al menos parte de la culpa de que el mensaje no llegue adecuadamente a toda la población, como sugiere Eleazar Díaz Rangel en su artículo “¿Quién controla la TV?” [21]. Y para muestra, un botón:  el 7 de mayo vimos a decenas de miles de personas pasando trabajo para inscribirse en la Gran Misión Vivienda Venezuela, haciendo largas colas bajo el inclemente sol, muchas de ellas pensando que el operativo sólo duraría ese fin de semana. Muchos tampoco sabían que el orden de inscripción no era importante.


La falla sin duda fue comunicacional, pero en VTV se dijo varias veces el día anterior que el operativo duraría un mes. ¿Qué pasó? ¿Por qué nuestro pueblo no vio los anuncios en VTV? ¿Estábamos viendo otros medios? ¿Nuestra programación tendrá algún tipo de problema digno de analizarse? ¿Habrá tenido Díaz Rangel la razón en su análisis? ¿Earle Herrera tuvo algo de razón cuando renunció a El Kiosko Veraz el pasado 8 de mayo? [20] ¿Por qué se decidió repetir una y otra vez la frase “las largas colas demuestran la confianza del pueblo en su Presidente”, frase que simplemente culpaba a nuestro Jefe de Estado de los problemas logísticos que hubo ese fin de semana?

Lotitto también critica veladamente el lema “Venezuela de Verdad”. Dice que es “un mensaje eficiente pues ninguna persona se atreve a preguntarse cuál es la de mentira. Hacerlo sería admitir que existe una contra imagen en la desgracia, la tristeza o el fracaso, con los que nadie lúcido puede identificarse”. La cuenta Twitter del ministro es @IzarraDeVerdad. Más allá de seguir la lógica del derechista Lotitto y preguntarme si existe un “Izarra De Mentira”, prefiero creer que todo lo que ha pasado en las últimas semanas será analizado cuidadosamente, y no se repetirá por el bien del proceso. Pero quienes tenemos que velar por ello somos nosotros mismos.

Conclusiones

En los últimos dos meses, hemos vivido una serie de contradicciones realmente preocupantes. Una trampa colocada por el fascista de Juan Manuel Santos nos hizo cometer el  grave error de entregar a un camarada y compañero de lucha. El error pudo quedarse allí, pero en adelante funcionarios gubernamentales continuaron cometiendo una gigantesca cantidad de errores y más errores, que sólo sirvieron para dañar más la revolución: censura, destituciones, despidos, descuidos y muchos otros.

Nos acercamos a los 10 años del golpe de Estado de 2002, y sinceramente no es el momento -ni ahora ni nunca- de que los funcionarios que tienen responsabilidades en nuestro proceso terminen imitando a Enrique Mendoza y su aborrecido cierre de VTV, o a Marcel Granier dándole órdenes al joven Andrés Izarra de que hubiera "cero chavismo en pantalla" en RCTV. No. No queremos ver eso de nuestro lado.

Es mucho lo que tenemos que trabajar para enmendar lo destruido. Pero si, en vez de reparar estos errores, seguimos cometiendo más y más errores (por ejemplo, si continúan los despidos y la anulación de programas en La Radio del Sur, o si no se estudia lo que ocurre en VTV y el Sistema Nacional de Medios Públicos con el fin de mejorarlo), va a ser imposible tomar medidas para reparar los daños ya hechos, en particular ante la proximidad de las elecciones del año que viene.

Los medios alternativos y comunitarios mostraron cuán importantes y necesarios son, pues ellos dieron apertura total a la discusión, sin las prohibiciones que vimos en entes del Estado. Sin embargo, las comunitarias aún no logran autofinanciarse y ser totalmente independientes. Muchas están en pésimo estado por los problemas de las lluvias, daños en transmisores y similares. Del presupuesto que se había solicitado dentro del Minci para ayudarlas, sólo se aprobó el 10%. Uno se pregunta si esto obedece a una política de alguien.

Es vital entonces discutir una ley para los medios comunitarios y alternativos que ayude a su financiamiento, y también es importante que quienes usemos los medios comunitarios colaboremos con ellos de cualquier forma. No estoy en contra de que se aporte un día de salario para el PSUV, pero a veces pienso que una emisora comunitaria, con escasos equipos -muchas veces dañados- y personal humano voluntario, merece más nuestro dinero. Al menos no lo gastarán en costosas gigantografías y enormes tarimas.

La discusión debe continuar. Trabajadores, trabajadoras, usuarios y usuarias de medios deben organizarse y expresarse, con ideología y siempre pensando en afianzar el proceso y empujarlo cada vez más hacia la izquierda.

A nuestros amigos españoles y de otros países, sólo puedo suplicarles que no permitan que estas contradicciones les hagan olvidar las miles de cosas importantísimas que este proceso de cambios ha hecho por nuestro pueblo. El apoyo a la revolución venezolana no debe estar en duda, pero es importante que nos ayuden a presionar, para que errores como estos nunca se repitan y para que podamos seguir avanzando.

Referencias










[10] http://twitter.com/IzarraDeVerdad/status/66852768626900992












27 de mayo de 2011

Organizaciones rechazan el despido ilegal de 5 trabajadores de La Radio del Sur y el intento de desarticulación del movimiento obrero


El siguiente comunicado fue redactado por las y los trabajadores de Alba Ciudad 96.3 FM y leído por Osly Hernández a nombre de nuestro colectivo, en el evento contra la impunidad y la criminalización del movimiento popular, realizado este jueves 26 de mayo en la Sala 1 de Parque Central.

Nosotras y nosotros, miembros de los colectivos, movimientos y organizaciones populares que suscriben este comunicado, rechazamos rotundamente el despido injustificado, ejecutado el pasado martes 24 de mayo contra cinco trabajadores de la emisora La Radio del Sur (Ernesto Navarro, Hernán Cano, Marcos Salgado, Aarón Corredor y el refugiado político Freddy Muñoz Altamiranda), el cual no sólo viola las leyes laborales y la inamovilidad laboral vigente, sino que consideramos un intento de destruir el Colectivo de Trabajadores y Trabajadoras existente en esa emisora, una estructura de organización política y laboral constituida cumpliendo los lineamientos emitidos por el Presidente Hugo Chávez para la cogestión en entes públicos, empresas mixtas y medios de producción.

La organización de las y los trabajadores en asambleas y consejos forma parte de una de las líneas emanadas por el Presidente Hugo Chávez para la la construcción del Poder Popular, y es una de las columnas vertebrales necesarias para la destrucción de la cultura burocratista existente en muchos entes públicos, cultura impuesta por el Estado burgués para garantizar que los sectores populares no accedan a la administración pública y, en consecuencia, jamás tengan poder; dificultando así la construcción del socialismo.

En comunicados anteriores, luego de la desafortunada destitución de la prof. Cristina González, tanto el Colectivo de Trabajadores y Trabajadoras de La Radio del Sur como otros colectivos solidarios solicitaron a la nueva presidenta de La Radio del Sur, Desiré Santos Amaral, “a continuar con el proceso participativo en la dirección de la emisora, junto con las trabajadoras y los trabajadores en la toma de decisiones administrativas y editoriales, que ha sido característico desde el inicio de este proyecto inédito de comunicación para la liberación de nuestros pueblos”. Lamentablemente, dicha solicitud fue pisoteada con el despido de los camaradas.

La salida del aire de cuatro programas de la emisora (“Brújula del sur”, “La Vuelta al Sur”, “Contextos” y “En Órbita”) también la consideramos un atentado contra el derecho de los pueblos latinoamericanos a manifestar sus opiniones, dada la enorme cobertura que estos programas daban a los movimientos sociales de todo el continente.

Su salida del aire es aún más inexplicable en un momento en el que nuestro Comandante llama a la unidad, a la articulación, a la construcción del polo patriótico con miras al proceso electoral que afrontaremos en el 2012, pero en el que además somos acosados por el Imperialismo estadounidense, que amenaza con sancionar nuestra industria petrolera y socavar nuestra soberanía. Es este el momento cuando más necesitamos de espacios analíticos, conducidos por periodistas experimentados, militantes políticos y de comprobadísima experiencia en temas internacionales y con fuertes contactos con organizaciones solidarias con el proceso revolucionario.

El despedir a estos cinco trabajadores de forma injustificada e inconsulta y la decisión de mudar la emisora y cambiar sus políticas editoriales -que no fue comunicada a ningún trabajador de la emisora hasta la publicación de la noticia en medios públicos- la consideramos un irrespeto total a una estructura organizativa encaminada a lograr el control obrero y convertirse en epicentro del Poder Popular.

Como organizaciones y movimientos populares, exigimos la reincorporación de los trabajadores despedidos, el respeto a los derechos laborales del resto de las y los trabajadores de La Radio del Sur, y exigimos recuperar el proceso participativo en la dirección de la emisora, incluyendo sus decisiones editoriales, administrativas y políticas.

Firman el comunicado:


Asamblea de Trabajadores y Trabajadoras de la emisora Alba Ciudad 96.3 FM

Periódico Proceso

Alí Verenzuela, por la Radio Alí Primera de El Valle

Diógenes Carrillo, por la Fuerza Socialista de Profesionales y Técnicos

Reinaldo Iturriza

Piki Figueroa, Adriana Gregson y Lorena Fréitez, Núcleo Endógeno Cultural Tiuna El Fuerte

Silio Sánchez

Juan García, Marea Socialista

Gonzalo Gómez, Aporrea.org

Kevin Rangel, por el Frente Nacional Campesino Ezequiel Zamora (FNCEZ)

José Manuel Iglesias y Fernando Pinto, Asociación Nacional de Medios Comunitarios, Libres y Alternativos (ANMCLA)

Por la Red Metropolitana de Inquilinos: Luisa Mota, América Navares, Luis E. Ostos, Rosa García, Ligia Pacheco y María Ríos C.

Por la Sala de Batalla Chacao, Radio Comunitaria 92.3 FM: Rubén Vargas

Por el Consejo Comunal Nueva Catia: José Ramírez

Por el Tejido Social de la Diversidad: César Gómez Pérez

Por los Círculos Bolivarianos de Petare: Rosa Jaspe, Julio Morón, Alonso Arraiz y Jesús A. Sánchez.

Carlos Borela por el Colectivo Fabricio Ojeda del 23 de Enero

José M. Pereira y José Garza, Círculos Bolivarianos

José L. Guaglianone

José Quintero

Verónica Canino

Mariela Sánchez Urdaneta

Orlando Zambrano

Luis Rodríguez


Caracas, 26 de mayo de 2011


22 de mayo de 2011

Gonzalo Gómez: El caso Pérez Becerra nos hizo perder parte de la solidaridad internacional

Para Gonzalo Gómez, cofundador del sitio web Aporrea.org, es fundamental que los movimientos sociales y populares puedan adueñarse de medios de comunicación donde puedan expresar sus ideas y opiniones de forma propia e independiente de la burocracia estatal. Indicó que el tratamiento  dado al comunicador Joaquín Pérez Becerra le costó al gobierno bolivariano parte de la solidaridad internacional, y propuso que movimientos sociales y populares se apropien de aquellas frecuencias radiales que el Estado ha recuperado del control de la derecha.

Sus opiniones fueron emitidas en el foro "Estado y Revolución: El caso Pérez Becerra", organizado por el Foro Social Mundial en la sede de Cotraín, en Caracas, en donde se debatió en torno a la polémica extradición del periodista y editor de ANNCOL Joaquín Pérez Becerra, así como las órdenes de callar el tema en los medios del Estado y las represalias ocurridas en algunos de ellos por haber continuado el debate sobre la extradición. Entre dichas represalias estuvo la destitución de la presidenta de La Radio del Sur, Cristina González, quien también intervino en el foro.


Para Gómez, el costo político de la decisión tomada en el caso Pérez Becerra es muy grande, porque "ha destruido lo que hicimos  en 11 años para construir la solidaridad internacional y el apoyo al proceso bolivariano". Indicó que dicha solidaridad no se va a perder por completo, "porque hay gente que entiende que, más allá de (Pérez Becerra), este proceso vale la pena y hay que defender a este gobierno" ante la actitud de la derecha internacional. Sin embargo, el conflicto "nos dejó vulnerables".

Aporrea, tribuna del debate cuando los medios del Estado callaron

El cofundador de Aporrea informó que el sitio web se convirtió en una tribuna de debate en torno al polémico caso. 70 por ciento de los artículos de opinión que llegaron a su redacción fueron "muy críticos con la posición que asumió el gobierno". Un 30 por ciento se ubicó en una postura comprensiva, analítica (...) que hay que comprender al gobierno, más bien que tratar de justificar la toma de la decisión como algo válido en sí mismo".

Otros articulistas han señalado que, sólo en la primera semana tras la extradición, se publicaron en Aporrea más de 150 artículos en torno al caso Pérez Becerra, y que hasta el 19 de mayo unas 180 organizaciones y movimientos se han pronunciado en torno al comunicador extraditado. En el foro web de Aporrea.org, el tema de discusión sobre la extradición de Pérez Becerra acumula unos 1.620 mensajes hasta el 22 de mayo, y el tema relacionado con la destitución de Cristina González tiene unos 270 mensajes. En el evento realizado el pasado sábado en Cotrain, unas 26 personas pidieron derecho de palabra para expresarse sobre el tema.

"En principio, la devolución de un comunicador comunitario y popular no cuadra con nuestra ética, con nuestra moral", indicó Gómez. "Si hay una trampa, un chantaje u otros factores, en principio se violó la moral revolucionaria, como también se violaron normas jurídicas internacionales de derechos humanos. Se violó un marco".

Continuó: "¿Había algo demasiado grande, que forzaba a violar (estos marcos y principios) porque las consecuencias iban a ser tan terribles, que no iba a haber otra alternativa? No lo veo. Todavía no lo veo". Recordando un artículo que escribió recientemente, explicó que habían varias salidas al asunto. "¿Por qué no se le deja ver al cónsul (sueco)? ¿Por qué no se asume que es un (ciudadano) sueco y se devuelve a Suecia? (...) ¿Quién obliga a un país a tener que determinar (la extradición) en 24 horas? ¿Un país no puede examinar la situación, ver las alternativas y las consideraciones?"

"Perdimos soberanía" y corremos el peligro de "perder nuestra identidad"

Gómez explica que "nosotros perdimos soberanía con lo que ocurrió, porque aplicamos las políticas de Colombia y del imperialismo. ¿Nos forzaron a ello? Si nos forzaron y lo hicimos, perdimos soberanía; hicimos las políticas de ellos y no las nuestras. ¡Tenemos que recuperar nuestra soberanía en política internacional! Porque hay situaciones que nos han forzado a hacer cosas que no estaban dentro de lo que nos corresponden. Y en todo caso disculparse y lamentarlo, pero no se puede defender esa política".

"Si nosotros nos desfiguramos y perdemos nuestra identidad, vamos a perder tanto como lo que podríamos tener si las amenazas contra nosotros se concretaran. A nosotros nos pueden destruir también desnaturalizándonos, inhibiéndonos y no sólamente invadiéndonos y destruyéndonos. Si dejamos de ser lo que somos porque tememos que nos destruyan, pues se acabó. Ya no necesitan la guerra. ¿Para qué nos van a invadir?" Para Gómez, todavía tenemos puestos nuestros pies en la revolución, pero hay indicios de que hemos puesto nuestros pies en otra parte. 

Opina que hay que discutir el manejo de las relaciones con el Imperialismo y con nuestros vecinos, si el problema son las relaciones entre gobiernos y Estados o si es un problema de relaciones entre los pueblos. Por ejemplo, se preguntó si la negociación con Porfirio Lobos, presidente de Honduras, o con Manuel Zelaya contaba con la aprobación de los movimientos sociales hondureños.

Rechaza que se acalle la crítica en medios del Estado 

Respecto a la controversia ocurrida en medios del Estado, que fueron obligados a no tratar el caso de Joaquín Pérez Becerra, Gómez dio su opinión. "El Estado calla, pero no tiene por qué callar la emisora. Si el Estado y sus funcionarios deciden mantener el silencio, ¡ese es su problema! El medio de comunicación del Estado no puede silenciar otras voces", dijo. 

"Si la vision es monolítica, si las comunicaciones del Estado no pueden tener fisura y no pueden ser diversas, allí hay una concepción estalinista. Eso sería gravísimo. Tiene que haber diversidad, tienen que haber otras opiniones en el marco del proceso revolucionario, asumiendo el riesgo que tengan". 

Gómez dijo que no tiene sentido que, desde el Estado y el gobierno, el debate quede secuestrado en una sola dirección, "que la crítica no se conozca, que las cosas no se sepan porque va a hacer daño a la imagen del gobierno". Recordó que estamos en una democracia participativa y protagónica, pero para ello el pueblo necesita derecho a opinar; "tenemos cosas importantes que decir, y (la gente) no tiene por qué decir lo mismo que el gobierno o el Estado; podemos tener otro enfoque u otro punto de vista, y eso debe ser valorado y tomado en cuenta".

"Nosotros necesitamos al Comandante Chávez; hoy por hoy es imprescindible. Pero el Presidente Chávez también nos necesita. Entonces, tenemos que tener voz en los medios de comunicación del Estado, y no sólo para hacer propaganda y decir las cosas bonitas que han funcionado muy bien, y lo que ha avanzado. Tenemos que decir cuales son las cosas que no nos gustan, qué nos parece que se está echando a perder, por donde hay que abrir trochas. Lo contrario es ser arreados".

Gómez planteó varias interrogantes para la discusión. "¿Debe el Estado informar? ¿De qué manera se informa? ¿Es bueno el silencio? ¿Cómo construye el gobierno su mensaje y su política comunicacional? ¿Qué papel juegan los movimientos y organizaciones sociales? En un gobierno popular, ¿no se puede llamar a las organizaciones de trabajadores, campesinos y populares porque eso empastela las cosas? ¿Sólo lo pueden decidir los altos estrategas del Estado? ¿Por qué el Estado tiene que manejar los instrumentos comunicacionales del Estado como sifueran algo exclusivo del Ejecutivo o del partido?", se preguntó al tiempo que aclaraba que él milita en el PSUV.

Hay que construir la comunicación popular

Recordó que fue el pueblo y los movimientos sociales los que pusieron el pecho en Puente Llaguno en abril de 2002 cuando el Estado quedó neutralizado en un golpe de Estado. 

Pero también recordó que los movimientos populares también tienen responsabilidad. "Nosotros podemos exigir y criticar al Presidente Chávez lo que sea, pero si no construimos la fuerza que sea capaz de construir en la dirección que hay que empujar, el problema es nuestro; el problema lo tenemos nosotros. Hay que trabajar en la unidad de las organizaciones populares". Reconoció "la debilidad de la construcción de nuestra propia comunicación como movimientos sociales y populares".

"Tenemos que seguir expresando nuestras críticas fuertemente, desarrollándola de forma muy reflexiva y no sólo catárquica. Hay que hacérsela llegar como podamos al Presidente Chávez. Tenemos que estar en contra de todo tipo de retaliación, de medidas disciplinarias o cualquier clase de persecución de los indisciplinados, que no aceptan la unidad impusta, que quieren construir la unidad desde abajo". Pide instancias consultivas del movimiento popular, "que decidan las medidas con nosotros".

"Uno no saca beneficio material de la crítica. La crítica lo que hace es cerrarte puertas. Si no te puedes cooptar o si no te pueden comprar, te aplican el garrote. Entonces creo que tenemos que tenderle la mano al Presidente Chávez en ese sentido. Él tiene una oportunidad de templar junto a todos nosotros".

Propone pedir al Estado algunas de las frecuencias recuperadas

Recordó que en abril y en diciembre de 2002, y luego en fechas más recientes, los movimientos sociales han rodeado los medios de comunicación privados para tomarlos y apoderarse de ellos. "Rodeamos Venevisión, y con el Negro Villafania leímos el manifiesto contra el piscoterrorismo mediático, y el propio gobierno nos frenó. Es su criterio. No era para quemarlos; era para tomarlos para nuestro servicio, y eran golpistas flagrantes, incursos en violaciones de derechos humanos".

Recordó que, las veces que el gobierno ha tomado medios privados, lo ha hecho para establecer emisoras estatales bajo control del Estado. "Cuando se tomaron las 32 emisoras que recupera Minfra con Diosdado Cabello porque estaban en condiciones irregulares, ni una sola pasó a movimientos sociales. ¿Por qué? ¿Dónde está la lista de esas emisoras? ¿Cuántas han sido transferidas a las grandes organizaciones? ¿No han madurado esas organizaciones?"

"Queremos ver la lista de esas emisoras y que se evalúe la transferencia de algunas emisoras de gran potencia a escala regional, para que nos la pongan a todos juntos coaligados bajo nuestra responsabilidad". Planteó que organizaciones como la Unión Nacional de Trabajadores, el Frente Campesino Ezequiel Zamora, las organizaciones indígenas, el Movimiento de Pobladores, la Asociación Nacional de Medios Comunitarios, Libres y Alternativos, las comunas, consejos comunales y otras  otras podrían asumir estos medios de comunicación, por lo que piden al Estado que se asignen algunos de ellos, que tengan potencia y alcance, a las organizaciones populares.

Gómez invitó a una asamblea el 26 de mayo con el movimiento campesino, medios comunitarios, trabajadores y pobladores en la Sala 2 de Parque Central a las 3 de la tarde, y recordó que el 7 de junio hará una marcha contra la criminalización de los movimientos populares.

21 de mayo de 2011

Ex presidenta de La Radio del Sur: "Es preocupante acusar de terrorismo a alguien que hace lo mismo que todos nosotros"

La profesora Cristina González, ex presidenta de la Radio del Sur, calificó de "un lamentable error" el comunicado emitido por entes gubernamentales el 23 de abril de 2011, en el que se describe la entrega del editor de ANNCOL como prueba del "compromiso inquebrantable en la lucha contra el terrorismo, la delincuencia y el crimen organizado" por parte del gobierno bolivariano.

Sus palabras fueron emitidas en el foro "Estado y Comunicación: el caso Pérez Becerra", organizado por el Foro Social Mundial este sábado en la sede de Cotrain, en La Florida. González compartió tribuna con Gonzalo Gómez, miembro de Aporrea.org; el escritor Giulio Santosuosso, y el fotógrafo Iván Maiza. En total, 26 de los asistentes pidieron derecho de palabra en un evento que se extendió por casi 4 horas, la enorme mayoría expresando su disgusto, ya sea en torno a la extradición o en torno al cierre del debate en entes gubernamentales.


"Él hace lo mismo que todos nosotros, exactamente igual"

La comunicadora se mostró muy preocupada de que "en un documento oficial del país quede sentado un precedente donde se diga que Venezuela es inquebrantable en su condición de perseguir el terrorismo". Se acusó de terrorista a "Joaquín Pérez Becerra cuando él hace lo mismo que todos nosotros, exactamente igual. Él representa una agencia de noticias, él representa además un sector de resistencia, salvo que me demuestren lo contrario. Y es una fuente que hemos estado usando los últimos años, permanentemente", dijo la comunicadora en referencia a ANNCOL, la Agencia de Noticias Nueva Colombia, que aparece citada al menos 300 veces por el sitio web de Telesur.

Es comúnmente aceptado que el uso de términos como "terrorista" y "lucha contra el terrorismo" por parte del gobierno estadounidense y sus aliados, ha ayudado a justificar invasiones y ataques militares a países como Afganistán, Irak y Libia, así como el arresto, tortura y asesinato de luchadores sociales y contrincantes políticos en todo el mundo. Por ello, muchos analistas han advertido de la peligrosidad de que, desde gobiernos progresistas, se copien estos términos.

González fue destituida de su cargo de presidenta de La Radio del Sur el pasado 9 de mayo, dos semanas después de la extradición del periodista Joaquín Pérez Becerra a Colombia. La emisora fue uno de los pocos entes del Estado venezolano que continuó brindando una cobertura imparcial de los hechos, que fueron omitidos de prácticamente todos los otros medios del Estado venezolano.

Extraoficialmente se ha conocido que hubo una fuerte discusión en una reunión de medios públicos el mismo día de la extradición, entre el ministro de Comunicación, Andrés Izarra, y la periodista González por el referido comunicado. Izarra habría admitido el error, pero también exigió que no se hablara más de Pérez Becerra en los medios públicos. En el Correo del Orinoco y en Vive TV las órdenes de callar también causaron fuertes polémicas y disgustos entre sus trabajadores, y también causó fuertes discusiones a lo interno en movimientos como el de Periodismo Necesario.

"La invisibilización real que hubo en los medios de comunicación no sólo existió en VTV o La Radio del Sur ; yo trabajo en un medio de comunicación donde también hubo una represión y una persecución para que no se hiciera crítica alguna", denunció una de las 26 personas que intervino en los derechos de palabra del foro, quien pidió a los comunicadores presentes permanecer en el anonimato. "Nosotros creemos fielmente en el debate, que se hace en momentos de no tantas crisis, porque es una retórica bonita e importante, pero cuando finalmente se realiza se le califica de hiriente, persecutoria y hay que coartarla".

Separa los casos de YVKE Mundial y Radio del Sur

La periodista González, quien también dirigió la emisora estatal YVKE Mundial hasta el año 2009, explicó la diferencia entre las dos salidas: "Cuando salí de YVKE Mundial, yo sencillamente encontré una explicación muy clara: estuve 5 años y medio  en YVKE Mundial con un equipo extraordinario que hizo un trabajo maravilloso y sin un centavo de presupuesto. Llegó el presupuesto, llegó el (actual director) y punto. No explico más. Cada quien interprete de forma racional. Pedí a la gente que estaba conmigo que no abandonara, que los barcos no se abandonan en un momento como ese, que siguieran para ver si se podía mantener lo que se había creado. Para sorpresa mía, absolutamente todo fue cambiado." En esa primera ocasión, la ministra de Comunicación era Blanca Eekhout, hoy diputada de la Asamblea Nacional.

Continuó González: "Pero cuando me pasa esta segunda vez, ya lo tengo más claro. El ministro (Izarra) decide sacarme de allí, y esta vez sí digo que hubo un lamentable error que me causó una enorme preocupación". La periodista se refirió a la posición que "Venezuela, desde el comunicado del Ministerio del Interior y Justicia, suscribió; en donde acusan a este señor periodista sueco de terrorista, de contribuir en financiamiento a actos terroristas y de crímenes. Allí la cosa es diferente. Quiero creer que fue un lamentable error político comunicacional -no fue diplomático porque la Cancillería no tuvo nada que ver en el asunto- y lo quiero poner en el campo del error y no de algo hecho adrede; un error que después no se supo enfrentar. Y entonces, como lo más fácil es la represión, pasó lo que pasó".

Problemas entre el ministro y los trabajadores de la emisora

González también explicó un problema en torno a los trabajadores de la emisora: "Hay una segunda parte en La Radio del Sur que quiero comentarles: el ministro siempre le ha tenido el ojo puesto a La Radio del Sur porque yo tengo gente allí muy valiosa, que debería estar en Telesur si fuera el proyecto para lo que nació originalmente. (Estos trabajadores) fueron desplazados (de Telesur) por situaciones personales con el señor Izarra, que decidió otra cosa. Estaba en su derecho, era el presidente de Telesur. Él está en su derecho de escoger con quien trabajar y yo también estaba en mi derecho, puesto que fui nombrada presidenta de La Radio del Sur y decidí escoger a estas personas  porque me parecieron extremadamente valiosas, honestas y serias".

Una lista de trabajadores de Radio del Sur a ser despedidos habría sido una de las imposiciones que Andrés Izarra puso a Desiré Santos Amaral, la nueva directora de la emisora, según informaciones extraoficiales. La medida aún no se ha concretado.

Al respecto, una de las personas que intervino en los derechos de palabra, el Sr. Carlos Yánez, denunció que "se ha empezado una campaña de descrédito por Twitter y otras redes sociales, donde se amenaza a trabajadores de La Radio del Sur  porque son argentinos y colombianos". Indicó: "Creo que una revolución como la bolivariana no debe preguntarse nunca qué viene a hacer un revolucionario del mundo a Venezuela; creo que es algo xenófobo. Un revolucionario debe tener las puertas abiertas en cualquier revolución del mundo".

Cristina González, quien también es profesora de Comunicación Social en la UCV, alabó el artículo "Extradición" de Luis Britto García y el artículo "Los tres monitos" de Maryclen Stelling, "que creo que es durísimo y me sirvió a mí para reflexionar". También recordó el artículo "¿Quién controla la TV?" de Eleazar Díaz Rangel, basado en una investigación de AGB, según la cual el 70% de los venezolanos ven la televisión privada, el 25% ve televisión por cable y sólo el 5% sigue al Sistema Nacional de Medios Públicos. "Eso debe ser un dato para revisarnos", insistió.

Dijo además: "El ministro está en la potestad de destituirme y yo acepto mi destitución, pero también tengo derecho a defender lo que yo creo, y por eso el domingo pasado comencé mi programa leyendo mi Código de Ética del Periodista venezolano (...) yo sigo con mi Código de Ética por delante, porque contribuí en la comisión que escribió ese código en su momento".

Que la derecha no sueñe

Sin embargo, acotó que por ningún motivo permitirá que la derecha utilice su destitución para beneficiarse."Mi caso no ha sido para nada represión a la libertad de expresión. Donde voy, me expreso donde quiero, y sigo teniendo mis programas de radio (en RNV) donde digo lo que quiero", dijo González, y enfatizó que esa fue su postura cuando fue contactada telefónicamente por personas del IPYS (Instituto Prensa y Sociedad, ente de investigación asociado a la derecha latinomaericana), que trataban de hacer ver su caso como un ataque a la libertad de prensa en Venezuela.

También pidió al Partido Socialista Unido de Venezuela asumir la orientación y la formación ideológica de las y los militantes del proceso.

9 de mayo de 2011

Comunicado del Colectivo de Trabajadores y Trabajadoras de La Radio Del Sur

Publico en este blog un comunicado emitido por las y los trabajadores de la emisora La Radio del Sur, en torno a la destitución de su presidenta, la profesora Cristina González Quintana. Mi total solidaridad con la profesora y con las y los trabajadores de la emisora.


Caracas, 9 de mayo de 2011
COMUNICADO DEL COLECTIVO DE TRABAJADORAS Y TRABAJADORES DE LA RADIO DEL SUR

Ante la destitución de la presidenta de La Radio del Sur, el Colectivo de Trabajadoras y Trabajadores de La Radio del Sur, reunido en asamblea, emite el siguiente comunicado:
  1. Rechazamos la destitución de la profesora Cristina González, como presidenta de La Radio del Sur, cargo que ocupó desde mayo de 2010, decisión comunicada vía telefónica este lunes 9 de mayo por el Ministro del Poder Popular para la Comunicación y la Información, Andrés Izarra, quien informó que en su lugar se nombraría a la periodista Desireé Santos Amaral.

    Consideramos irrespetuosa y denigrante la forma en que la profesora González fue separada de su cargo, sin ninguna explicación ni formalidad alguna, conducta que no es coherente con los principios socialistas.

    Como trabajadoras y trabajadores, protagonistas principales de la Revolución Bolivariana, sentimos además que con esta decisión se atropella también nuestra partipación en un proceso que está llamado a cambiar la cultura verticalista y antidemocrática que está reñida con el socialismo, ya que ni siquiera fue consultada nuestra opinión.

    No ponemos en duda la autoridad del presidente de la República, Hugo Chávez Frías, como líder de la Revolución Bolivariana, para realizar cambios en las direcciones de sus ministerios y entes adscritos, pero consideramos que la forma elegida por el ministro no es la correcta.


  2. Pensamos -ya que desconocemos el motivo por el cual fue destituida de la presidencia de La Radio del Sur- que esta decisión no es contra la figura y el trabajo de la profesora Cristina González, sino contra el proyecto de comunicación alternativa que venimos construyendo las trabajadoras y los trabajadores de La Radio del Sur, y que en algunos temas y procesos ha sido vanguardia informativa, en Venezuela y en Latinoamérica.

    No desconocemos que existen intentos de sectores reformistas dentro de la Revolución a los que les incomoda la sola visibilización de la lucha de nuestro pueblo, de los logros que consiguen en la dura batalla contra el burocratismo y el oportunismo; de la exposición del ejercicio de la autocrítica, no como mera referencia retórica, si no como práctica revolucionaria; de la construcción de una comunicación alternativa dentro del Sistema Nacional de Medios Públicos, en donde las fuentes de la noticia son el pueblo organizado, los movimientos sociales y políticos, además de los funcionarios del Gobierno Nacional.


  3. Ante esta situación, el Colectivo de Trabajadoras y Trabajadores de La Radio del Sur, convoca a la compañera Santos Amaral a contin uar con el proceso participativo en la dirección de la emisora, junto con las trabajadoras y los trabajadores en la toma de decisiones administrativas y editoriales, que ha sido característico desde el inicio de este proyecto inédito de comunicación para la liberación de nuestros pueblos.
“De la autocrítica surge siempre la fuerza para el reimpulso” 
Hugo Chávez Frías

Colectivo de Trabajadoras y Trabajadores de La Radio del Sur

Marcela Cornejo Zamorano
Jessica Dos Santos J.
Gerardo Szalkowicz
Vanessa Gutiérrez
María Mercedes Cobo Echenagucia
Kevin Hernández
América Millán
Mercedes Medina
Victoria Torres
Ernesto García
Fredy Muñoz Altamiranda
Yanosky Verdi Pacheco
Carlos Echeverri Florez
Aarón D. Corredor Russi
Arlene C. Flores P.
Hernán Cano
Gabriela Gurvich
Daniel Santos
Marcos Salgado
Robert Linares
Ernesto J. Navarro
Ana Teresa Pérez Ferrer
Leticia Marinoni
Richard Osuna
Adhesiones: colectivodetrabajadores@gmail.com