15 de setiembre de 2011

Mitos y verdades sobre "La Harina PAN ya no es venezolana"

Este miércoles, una noticia de la Agencia Venezolana de Noticias (AVN) aseveró que las Empresas Polar vendieron "la patente de la Harina PAN" a una empresa canadiense.

Dice textualmente: "La marca Harina Pan, producto emblemático para la elaboración de la tradicional arepa, ya no es venezolana. Ahora es propiedad de la corporación canadiense Deutsche Transnational Trustee Corporation Inc. (DTTI), luego de que Empresas Polar, que adquirió la patente para hacer el plato típico hace 50 años, la vendiera a esta compañía extranjera".



Aclarando cosas:
  • Empresas Polar vendió la marca comercial "Harina PAN", y no la patente. 
  • La marca comercial es un título otorgado a la empresa para poder comercializar su producto con ese nombre. Por ejemplo, Toyota registró la marca "Corolla" para poder comercializarla, y evitar que Ford, Chevrolet y cualquier otro competidor saquen un producto con ese mismo nombre, lo que confundiría a los compradores.
  • La patente, en cambio, permite registrar una invención, un procedimiento, una fórmula, unos planos, es decir, el conocimiento detrás de esa invención. Además, la patente le da a la persona o empresa que registre esa invención, la posibilidad de explotarla (es decir, fabricarla y venderla) de forma exclusiva: en otras palabras, si yo inventé la poceta autolimpiante y la patento, tendré un lapso de N años (dependiendo de las leyes de cada país) en los cuales solamente yo podré fabricar y vender esa poceta. Al tener la exclusividad para la venta de mi invento, puedo poner el precio que me dé la gana sin tener que competir con nadie.
Luis Caballero Mejías
¿Qué fue lo que vendió Polar? ¿La marca o la patente? Pues no puede ser la patente, por estas razones:
  • Un conocido ingeniero venezolano, llamado Luis Caballero Mejías, inventó a mediados del siglo XX el procedimiento industrial para poder hacer harina de maíz precocida (antes de eso, el procedimiento para hacer arepas de maíz pilado era largo y engorroso). Un artículo explica: "Luis Caballero Mejías, ingeniero mecánico de profesión, inventa la harina pre cocida, denominada Harina de Masa de Maíz o Masa de Maíz deshidratada, patentada en Venezuela bajo la Ley de Propiedad Industrial y Comercial, ante el Ministerio de Fomento N° 271, mes 7, Registro General 5.176, de fecha 04-06-1954".
  • Luego, Mejías vendió o traspasó la patente de su invento a las Empresas Polar, que lo usaron para vender harina de maíz a escala industrial. A ese producto, le pusieron la marca "Harina PAN". 
  • Mientras estuviera vigente la patente, ninguna otra empresa podía hacer harina de maíz precocida a menos que Polar les diera el permiso.
  • Las patentes se vencen; en Venezuela, duran creo que 20 años. La patente que registró el Sr. Caballero Mejías se venció hace mucho tiempo, y por tanto no puede ser vendida.
  • Al vencerse la patente sobre el proceso para crear la harina de maíz precocida, otras empresas también pudieron usar el proceso industrial ideado por Caballero Mejías: de allí surgieron Harina Juana, La Lucha, Venezuela, etc. En otras palabras, hoy cualquiera puede usar el procedimiento industrial inventado por Luis Caballero Mejías para hacer harina de maíz precocida. Lo que no pueden, es llamarla "Harina PAN", porque es una marca registrada.
Que Polar venda la marca "Harina PAN" a una empresa canadiense, solamente demuestra lo que ya todos sabíamos: que los empresarios venderían hasta a sus madres por dinero. No les importa vender una marca que tiene cierto arraigo en el país, y muy probablemente no les dolería vender el Acta de la Independencia si ellos la tuvieran en custodia. 

Pero estemos claros en que la marca "Harina PAN" nunca fue "nuestra". Siempre fue de un empresario privado, y siempre tuvo como fin comercializar su producto para que él obtuviera ganancias. 

En cambio, sí podemos decir con orgullo que el proceso para crear la harina de maíz precocida fue ideado por un ingeniero venezolano, Luis Caballero Mejías, quien, dicho sea de paso, fue el creador de las escuelas técnicas industriales que han capacitado a tantos jóvenes de nuestro país, y que tristemente fueron cerradas por el gobierno de Rafael Caldera. 


El problema también estriba en que nos acostumbramos a llamar "Harina PAN" a la toda la harina de maíz. Es decir, nos acostumbramos a ponerle un nombre comercial a un objeto genérico. Es como los tickets de alimentación, que nos acostumbramos a llamar "Cestatickets", cuando esa es sólo una de las muchas empresas que lo emiten. O como cuando queremos escribir una carta en la computadora, y decimos "voy a abrir el Word" en vez de decir "voy a abrir el procesador de palabras".

En principio, carece de lógica que Polar venda la marca a una empresa canadiense. Si Polar desea seguir usando la marca "Harina PAN", tendrá que pagarle cada cierto tiempo a Deutsche Transnational Trustee Corporation Inc. la licencia para poder usar esa marca, de la misma forma que FEMSA le paga a una empresa estadounidense para tener el uso de la marca "Coca Cola".

¿Qué sentido tiene que Polar pague a una empresa extrajera por una marca que ellos mismos crearon?

Según explica el director del SAPI, el negocio estaría en que Empresas Polar piden dólares de Cadivi para poder pagar la licencia de la marca "Harina PAN", y Cadivi se los entregaría pues eso no es ilegal. Empresas Polar entrega esos dólares a la empresa canadiense y ésta presuntamente le regresa  a Polar parte de los dólares "bajo cuerda". De esa forma, Polar sacaría del país miles de dólares a Bs 4,30 de forma legal, y la empresa  Deutsche Tran Trustee Inc. obtendría una jugosa ganancia sin hacer nada.

Recordemos, de todas formas, que nadie obligó a Polar a vender esa marca, y que nadie los obliga a pagarle nada a la empresa canadiense. Polar podría crear mañana una nueva marca (ej.: "Harina Maltín", "Harina Lorenzo" o lo que sea), y cambiarle el nombre a la Harina PAN, y todos la seguirían comprando.

Así que, de ninguna forma podemos aceptar que Polar use esto como excusas para aumentar el costo de la harina de maíz precocida que ellos fabrican, sin importar el nombre que le pongan.

(Agradecimiento a Jean Pier Anaya @Jeanpier por parte del contenido de este artículo)
Publicar un comentario