20 de diciembre de 2009

Dejamos sola a Solimar Cadenas...

El sábado, nos enteramos de la terrible partida de Solimar Cadenas, joven cantautora revolucionaria, cuyos temas musicales nos inspiraron, conmovieron y nos dieron aún más fuerzas para seguir la lucha, en particular durante la batalla por la enmienda constitucional. Hay quienes opinan que, sin la labor de hormiguita de La Cantera (colectivo en el cual ella tuvo un rol protagónico, que despertó muchas envidias de parte de algunos que decían ser sus "compañeros"), tal vez la enmienda se hubiera perdido, o el margen hubiera sido mucho más estrecho.

Si Danilo Anderson murió porque lo dejamos solo, con Solimar volvimos a tropezarnos por segunda vez con la misma piedra. No estoy diciendo que la hayan asesinado; estoy diciendo que, en nuestra revolución, hemos adoptado la terrible costumbre de acordarnos de nuestros compañeros y compañeras sólo cuando los necesitamos, o cuando queremos criticarlos, y de resto nos olvidamos de ellos, a pesar de que ellos nos necesitan o de los graves problemas que puedan tener.

Una de las preguntas que más nos tocó responder en estos dos días ha sido: "¿Quién es esa muchacha Solimar, la que murió?". Al principio me molestó que compañeros revolucionarios se preguntaran eso, pero luego comprendí que, si bien ellos tienen su porcentaje de culpa por no mostrar interés en conocer a sus compañeros de lucha, la mayor parte de la culpa recae en quienes trabajamos en medios, y no fuimos capaces de darle los espacios ni el reconocimiento a aquellas personas que lo han dado todo por la Revolución desinteresadamente, con el único propósito de poner su granito de arena para acabar para siempre con la pobreza, la explotación del hombre por el hombre, y con todos aquellos males que el capitalismo ha colocado sobre nuestros pueblos.

Los medios del Estado optaron, durante el fin de semana, por no reseñar la muerte de Solimar; se me ha hecho saber que ese era el deseo de sus familiares, y que el Presidente Chávez estuvo muy al tanto de la situación y dio sus más sentidas condolencias a ellos, en privado. Este lunes, ya algunas páginas web gubernamentales informaron del fallecimiento de una forma discreta.

(sigue después del video)

Solimar alguna vez cumplió uno de sus sueños más ansiados, que era dedicarle la canción "Hombre" al Presidente Hugo Chávez. Y hoy, todos imaginamos que ella también está junto al Che cantándole "De la Gran Humanidad", desde donde también dedica el tema "Campesino" a todos los trabajadores de la tierra, o entonando "Verso de Martí", o tantas otras canciones hermosas que compuso o versionó.

Te recordaremos siempre, Solimar.
Publicar un comentario