24 de diciembre de 2006

¡Feliz Navidad!

Hace unos dos mil años, no se sabe exactamente en qué día, nació un niño muy especial. Un niño que creció física y espiritualmente, y un buen día comenzó a esparcir un mensaje que cambió a todos los que lo rodeaban. Que cambió a su familia. A sus vecinos. A sus seguidores. A buena parte de su pueblo. A su sociedad. Fue un mensaje tan profundo, que cambió la historia en un antes y un después.

Hoy muchos lo recordamos como uno de los primeros socialistas, en el sentido de que fue quien tuvo más éxito al combatir el individualismo y la venganza, fomentar la paz y enseñarnos a brindar solidaridad. Fue un hombre que dedicó su vida a estar con los pobres y excluidos, trayéndoles esperanza y un objetivo en la vida.

Él cambió la historia hace dos mil años. Nos toca a nosotros seguir su ejemplo y continuar su legado.
Publicar un comentario