29 de noviembre de 2006

Software Libre: En la UCV, en El Valle, en Francia...

Leemos en El País de España:

Primero fue la Policía, después el Ministerio de cultura y ahora es la Asamblea Nacional (el parlamento francés) quien se acaba de sumar a la fiebre del software libre que se está contagiando por todas las instituciones galas.

A partir de 2007, cuando comience la próxima legislatura, los 1.154 ordenadores de los diputados franceses dejarán de utilizar el sistema operativo y los programas de Microsoft, para integrar Linux y el paquete de aplicaciones OpenOffice. Además, incluirán el navegador Firefox para acceder a las páginas web y un cliente de mensajería instantánea también de código abierto.

Para tomar esta decisión el parlamento francés se ha apoyado en un estudio de Atos Origin en el que se dice que los programas de código abiertos cubren con creces las necesidades de los diputados, y que además permitirán ahorros sustanciales a pesar de los costes que supongan la puesta en marcha de los sistemas y la formación de los diputados para aprender a utilizar los nuevos programas.


La casa se llena de sombras

Mientras tanto, hoy en la Facultad de Ciencias de la UCV, la transnacional Microsoft estará regalando e instalando versiones originales de sus programas a los estudiantes y profesores de la casa de estudios. Se usará para eso el recientemente inaugurado auditorio Tobías Lasser, el mayor de la Facultad, que tiene una capacidad para 200 o 300 personas.

En vista de que uno por uno no es trampa, ¿será que el Decanato autoriza al grupo de usuarios Linux de la UCV, UCVLUG, a hacer un evento de Software Libre en ese mismo lugar?

Ahora, yo también digo algo: ¿Se imaginan si el MVR hiciera un evento en ese mismo auditorio? ¡Las hordas opositoras los quemarían vivos, los decapitarían y colocarían sus cabezas en estacas, acusándolos de violar la autonomía!

Seguramente alguien me dirá que una cosa es un partido político y otra es una empresa transnacional. Para mí es más o menos lo mismo; una empresa como Microsoft tiene un perfil histórico desde sus mismísimos inicios, de representar políticas que atentan en contra de la soberanía y la independencia de los pueblos, de limitar o prohibir el acceso al conocimiento y de convertirlo en un objeto de lucro.

  • Microsoft apoya el uso de DRM para recortar las libertades de los usuarios, como lo ha demostrado con el fracasado Zune, y busca que dentro de cinco a diez años sea tu computador (teledirigido por las transnacionales) el que te diga lo que tú puedes ver y no lo contrario.

  • Microsoft utiliza la legislación para apropiarse de bienes de la Humanidad; por algo la comunidad mapuche decidió demandarlos ante sus intentos de hacer una versión de Windows en su idioma.

  • Microsoft sin lugar a dudas apoyaría que nuestros países aprueben el ALCA, pues con ello lograría que leyes para la aprobación de patentes de software se globalicen en nuestras naciones.

  • Microsoft atenta contra la autonomía académica al promover sus productos de esa manera, pues con el tiempo los alumnos y profesores exigirán que se den clases en la UCV usando productos Microsoft que hoy no se utilizan. Pronto veremos que le exigirán a los alumnos hacer proyectos en Visual Studio.Net, compilar en el C++ de Microsoft, etc.

  • Hubiera sido inaceptable en los años sesenta o setenta ver a una transnacional como Microsoft haciendo un evento en la UCV. Claro que también hubiera sido inaceptable en esos tiempos que el mural del Ché Guevara estuviera manchado con bombas de pintura.

Mujeres por el Software Libre

Por otro lado, en el blog de Nerissa leemos que el grupo "Activistas por el Software Libre" realizó exitosamente este fin de semana un evento en la parroquia El Valle para iniciar a un grupo de personas, en su gran mayoría mujeres de la localidad, en el mundo de la informática y el Software Libre. El evento fue realizado en la Fundación BFC, y buscaba que las mujeres le pierdan el miedo al ratón (¡me refiero al de las computadoras!) y se familiaricen con el Software Libre. ¡Felicitaciones!

Publicar un comentario