9 de agosto de 2006

Delitos de lesa humanidad israelíes... la ruptura de relaciones Venezuela-Israel se justifica

Un joven libanés muestra el cadáver de un bebé que fue sacado de un edificio destruido por la aviación israelí en Beirut; las autoridades reportaron unos 16 muertos. Tel Aviv arreció su ofensiva y lanzó bombardeos sobre objetivos de Hezbollah en el campo de refugiados palestinos de Ain Helue, el más grande de Líbano. En el sur del castigado país dio muerte a 14 pobladores. En tanto, la milicia chiíta disparó unos 140 proyectiles Katiusha contra territorio de Israel

Bombardeos israelíes sobre campo de refugiados palestinos

AFP Y REUTERS

Beirut, miercoles 9 de agosto. La marina israelí bombardeó por primera vez la madrugada de este miércoles objetivos de Hezbollah en el campo de refugiados palestinos de Ain Helue, el más grande de Líbano, horas después de que ataques aéreos israelíes en el sur del castigado país causaron la muerte de 14 pobladores, al tiempo que se intensificaron los combates en esa zona y la milicia chiíta lanzó unos 140 cohetes Katiusha contra Israel.

En el ataque de esta madrugada al menos dos personas perdieron la vida, después que dos obuses fueron lanzados por fuerzas israelíes en dirección al campo, según fuentes palestinas.

Durante la jornada del martes, los ataques aéreos de Tel Aviv causaron la muerte de 14 personas y 23 heridos en la aldea sureña de Ghaziyeh, indicaron brigadistas y funcionarios de un hospital. Las bombas fueron lanzadas cuando los habitantes de la aldea sepultaban a las 15 personas que fallecieron el lunes tras una incursión aérea (que bolas, ni siquiera los dejan morir en paz).


Israel niega a Cruz Roja y ONG permisos para llevar ayuda humanitaria a Líbano

Solecito Advierte funcionario de la ONU de una "crisis humanitaria" si no llega auxilio al sur

ROBERT FISK THE INDEPENDENT

Foto

En el suburbio de Chiah, en Beirut, capital libanesa, un civil observa la destrucción de su vecindario tras un ataque del ejército israelí Foto Ap

Beirut, 8 de agosto. Pues ya vimos lo que significan los "corredores humanitarios" de Ehud Olmert. Dos semanas después de la reconfortante aseveración del primer ministro israelí -y que nadie en Líbano creyó- las fuerzas israelíes hicieron volar el último puente sobre el río Litani, con lo que se logró, de manera muy efectiva, poner fin a todos los convoys humanitarios entre Beirut y el sur de Líbano. Organizaciones humanitarias que en su momento buscaron directamente la autorización de Israel para actuar, ahora se encuentran con que Tel Aviv les niega todo permiso.

Incluso la Cruz Roja admite que existe, para todo efecto, un bloqueo a lo largo de la frontera libanesa donde miles de civiles aún se esconden, aterrorizados, en sus hogares.

David Shearer, coordinador humanitario de la ONU para Líbano, ha rogado a los israelíes cesar sus ataques contra la infraestructura del país y poner fin a todas las actividades que amenacen el transporte de la ayuda humanitaria a los desplazados. Pero los convoys han tenido que ser cancelados, o bien, se ven obligados a tomar enormes desviaciones a través del país y viajar a lo largo de la frontera entre Líbano y Siria. De cualquier forma, los conductores de los vehículos temen arriesgar su vida por la constante amenaza de un ataque israelí.

Yo mismo lo vi, cuando viajaba a bordo de una ambulancia de la Cruz Roja durante un viaje de Qlaya a Jezzine cuando, cerca del poblado de Arab Selim, un jet israelí soltó una bomba que cayó sobre la carretera, a 80 metros de nosotros. En Litani, al norte de Tiro, el puente del camino principal fue destrozado, pero el ejército israelí había logrado construir un puente temporal sobre el agua, al oeste. Ese también quedó hecho añicos gracias a las bombas israelíes.

Shearer advirtió de una "seria crisis humanitaria" si los convoys no pueden trasladarse al sur. El vocero de la Cruz Roja, Richard Huguenin, afirmó que los israelíes han negado a su organización el permiso para trasladar ayuda humanitaria a la frontera. Sin garantías de un pasaje seguro, la organización no puede dejar Tiro para llegar a decenas de aldeas donde los habitantes están atrapados. "Por la noche pedimos permiso y en la mañana nos dan, ya sea luz roja o luz verde, y durante las últimas 48 horas sólo ha sido luz roja".

Un barco griego que llevaba suministros de la Cruz Roja tenía que haber encallado en Tiro el lunes, pero se le negó el permiso de desembarcar y se le redirigió a Sidón, al norte de Litani. Los barcos franceses todavía están trayendo cargamentos con provisiones a Beirut escoltados -muy sabiamente, la verdad sea dicha- por un buque de guerra equipado con misiles antiaéreos.

Entonces, esos inexistentes "corredores humanitarios" de Olmert ¿tendrán que ser creados a la fuerza? ¿O se va a esperar hasta que los civiles del sur de Líbano estén muriéndose de hambre?

Publicar un comentario