26 de julio de 2006

"Consternado" ante inminencia de invasión israelí

Asco, impotencia y un dolor inmenso ante un pueblo que hace 60 años era la víctima, y hoy es el cruel victimario, el perseguidor y el asesino. Una vergüenza completa.

Hoy nos estamos enterando de que Israel destruyó un puesto de la ONU matando a cuatro observadores militares. Las Naciones Unidas están experimentando en carne propia lo que vive día a día la población de Palestina y el Líbano, al igual que las "sinceras disculpas" cínicas de los sionistas.

Y la falta de hombría del Sr. Kofi Annán, quien sólo atinó a decir que está "conmocionado". ¿Han fuerte es el poder de estos señores israelies y judíos, que hasta el Secretario General de la ONU les tiene miedo?

Para quienes quieran leer un poquito más de lo que ocurre en Líbano y Palestina, les recomiendo ver este artículo con las declaraciones de soldados israelíes quienes confiesan tratar a los palestinos como animales para tener a su población civil aterrorizada, o este otro artículo de la BBC escrito por una venezolana que estaba de vacaciones en el Líbano (gracias Carlchucho), que describe el terror de la población civil del lugar forzada a abandonar sus casas y huir. Vean también este artículo de Carlchucho con un interesante análisis.

Cuando acudí a la marcha del viernes pasado pidiendo el fin de la guerra, realmente aspiraba a ver al menos algunos grupos judíos allí pidiendo el fin del conflicto. Reconozco que me fui temprano (estuve desde las 10 hasta las 11.45 am), y tal vez no los vi porque llegaron tarde. O tal vez no los vi porque no fueron, porque no les interesaba ir. Ello a pesar de las invitaciones constantes de Hindu Anderi, organizadora del evento, a venir y encabezar la marcha hacia la embajada de Israel en Caracas.

Lamentablemente, pareciera que algunos judíos muy religiosos están convencidos de que toda esta cadena de acontencimientos (la muerte de Hariri hace un año, el retiro de las tropas sirias del Libano, la extraña muerte de Arafat y el patatús que sufrió Sharón) ocurrieron porque "la mano de Dios" está conduciendo a Israel a invadir el Líbano y Palestina, y "tomar" la tierra prometida que supuestamente les pertenece, según un viejo libro escrito hace 4 mil años.

Los medios del Estado venezolanos, hoy acusados de antisemitas por permitirse opinar fuertemente en contra de lo que hace Israel, han tenido que dar inusuales espacios de tiempo al embajador de Israel en Venezuela y a otras personas. Pero aún así son acusados de antijudíos. Cosa que es de esperarse en una sociedad moldeada por más de 50 años de películas, libros y documentales victimizando al pueblo judío: el criticar a Israel está prohibido.

Se siente una impotencia total. Si la ONU no puede hacer nada contra Israel, si ellos hasta se burlan de nuestras protestas con total impunidad... sólo queda seguir protestando y escribiendo mientras Israel nuevamente protagoniza un holocausto, siendo ellos esta vez los victimarios.
Publicar un comentario