24 de mayo de 2006

Suspenden presentación oficial de Ley de Tecnologías de Información

Como habíamos informado, las mesas de redacción de la Ley de Tecnologías de Información (ahora conocida como "Ley de Infogobierno") terminaron la semana pasada.

Este miércoles en la mañana estaba pautada la presentación oficial del proyecto de Ley ante la Asamblea Nacional para que comenzara así la Segunda Discusión, en un acto que se iba a realizar en los edificios de la AN en la esquina de Pajaritos, pero dicho acto fue suspendido. Pudimos averiguar que la suspensión del acto se debió, entre otras razones, a una reunión realizada en la Vicepresidencia de la República la semana pasada, donde al parecer representates de entes del Estado mostraron severas disconformidades con dicha ley.

La presentación de la ley fue suspendida en espera a una reunión con la ministra Yadira Córdoba, que se realizará este jueves con redactores y representantes de algunos entes del Estado, en la cual se decidirá qué pasará con la ley presentada por Tascón. La reunión no se pudo efectuar antes porque la ministra se encontraba en Bolivia.

¿Es una ley revolucionaria?

Particularmente, hay algo que me molesta sobremanera de esta ley: es simplemente un instrumento que regula el uso que el Poder Público dará a unas computadoras. La primera oración de la exposición de motivos (que no está publicada en Internet y tuvimos que conseguir por los caminos verdes) presenta a la ciencia y la tecnología únicamente como "fuerzas productivas", lo cual es una visión muy neoliberal y simplista. Olvidan que la tecnología debe existir para solucionar los problemas sociales, culturales y técnicos del ser humano, y no únicamente como una "fuerza productiva".

Entonces, si la exposición de motivos de la ley tiene un mal planteamiento de lo que deben ser las T.I.C. para el gobierno venezolano, no extraña que se esté creando una ley que olvida que las Tecnologías de Información y Comunicación deben ayudar a resolver las necesidades de nuestra población. La ley no presenta mecanismos para que la gente se apropie de las tecnologías y participe en las decisiones tecnológicas de los Poderes Públicos.

No extraña tampoco el mismísimo título,"Ley de Infogobierno", que utiliza un término de mercadeo empleado normalmente para vender productos de software a las alcaldías y gobernaciones.

Entonces, el que la ley tenga una serie de agujeros que permitan el uso de software privativo sin muchos inconvenientes es apenas una de las consecuencias de los problemas de fondo que tiene esta ley. Y era algo que sentíamos cuando la discutíamos en las mesas de redacción: ¡estábamos tratando de montarle unos parches a una ley que estructuralmente está mala desde el principio!

Si se estableciera desde el principio que el objetivo de la Ley es:

  • Usar las Tecnologías de Información y Comunicación como herramienta para resolver los problemas sociales, culturales y técnicos de los venezolanos y venezolanas...
  • Estimulando el Conocimiento Libre como base para que las tecnologías lleguen a la gente, la usen, la adapten a sus necesidades, la mejoren y la divulguen.
  • Recordando que la población debe apoderarse de las tecnologías y el conocimiento... y la Ley debe presentar todos los incentivos necesarios para que esto ocurra. La ley habla de que la población debe usar la tecnología para participar más en el gobierno, pero eso es imposible de hacer si más del 80% de la población no tienen acceso a las tecnologías, o tienen un acceso limitado o restringido.
  • Recordando que la soberanía del país es innegociable.

Con puntos como esos claramente definidos todo lo demás surge solito, en particular el Software Libre. Por ejemplo, es imposible que la gente se apodere de las tecnologías y el conocimiento si no sabe cómo éstas funcionan, por lo que es fundamental el uso de Software Libre, el cual sea de libre acceso para todos y no sólo para el CONATI. Es imposible que el Estado ayude a la gente a apoderarse de las tecnologías si esto involucra el pago de licencias, y el tener que obedecer limitaciones impuestas por transnacionales que impiden copiar el software, modificarlo o publicar los cambios hechos.

Entonces, entendamos que el problema de la Ley no es que hayan hecho un arroz con mango con el Software Libre. Su problema es que estuvo mal concebida desde el principio; no se sabía lo que se quería hacer con ella, no había un propósito claro ni un norte definido. De hecho, su exposición de motivos no estaba publicada en ningún sitio web, sino que tuvimos que conseguirla por los "caminos verdes". Y está llena en parte de preceptos neoliberales, y en parte de una larga y aburrida historia de la computación en Venezuela, algo que muy poco tiene que ver con lo que queremos hacer con las Tecnologías de Información y Comunicación.

¿Cómo saber hacia donde va una ley si no hay una exposición de motivos clara? Es como programar un sistema sin conocer los requerimientos, como bien me lo decía un pana hoy.
Publicar un comentario