25 de mayo de 2006

Barinas vs. Mérida: Los derechos humanos en Venezuela

Una real indignación sentimos muchas personas luego de que una gran cantidad de campesinos del Frente Agrario Ezequiel Zamora fueran detenidos esta mañana, aparentemente acusados de haber invadido la haciendo La Marqueseña.

Aporrea reseñó que esta madrugada, alrededor de la 1 a.m., fueron detenidos en la población barinesa de Sabaneta unos 45 miembros de la Dirección Nacional y de la Dirección Regional del Frente Nacional Campesino Ezequiel Zamora. Aparentemente fueron detenidos por el Ejército, el CICPC y las policías rurales "mediante un allanamiento sorpresivo", cuando se encontraban "en el interior de una vivienda redactando un documento que debían presentar este viernes ante la Vicepresidencia de la República". Luego fueron trasladados a Barinas.

Finalmente, mientras redactaba esta nota, me enteré que los campesinos quedaron en libertad plena. Sin embargo, los denunciantes afirman haber sido retenidos sin orden judicial y sin justificación legal de ningún tipo, y haber sido maltratados y golpeados en el proceso de detención, por lo que colocarán denuncias en la Fiscalía y la Defensoría del Pueblo.

Ha habido un silencio oficial muy triste, y la única cobertura que hemos tenido del asunto es la de Aporrea.org, donde ha habido una lluvia de comunicados por parte de movimientos alternativos y populares rechazando los arrestos y pidiendo explicaciones. Evidentemente los medios privados tampoco han hecho mayor mención del asunto, porque total, sólo son unos "chaburros" que fueron presos por "invasores"; por ello han preferido concentrarse en los sucesos que ocurren en la ULA Mérida, o en el caso del ex magistrado Luis Velásquez Alvaray.

El punto es: si 45 líderes políticos de la oposición hubieran sido detenidos en la madrugada por funcionarios del Ejército, el país en estos momentos ardería en llamas producto de las guarimbas de los opositores, convocadas por los canales Globovisión y RCTV. Tendríamos a la OEA y a la ONU pronunciándose en contra de Venezuela, a Condoleezza Rice acusándonos de ser una dictadura, y al portaaviones U.S.S. Eisenhower a diez millas náuticas de La Guaira.

En fin, este artículo sólo tenía dos intenciones:

  • Recordar a los funcionarios del gobierno bolivariano que los derechos humanos son para todos, y no sólo para los opositores... y

  • Recordar a los opositores que ellos son los niñitos mimados del gobierno, y exigirles no abusar de ese derecho, como lo esán haciendo en estos momentos en la ULA Mérida, donde bandas armadas atacaron a las fuerzas de seguridad, hirieron a un GN de un tiro en el pecho y casi se violaron a una mujer funcionaria de la Policía de Mérida; además, hirieron a otros once policías.

Esto es el colmo... como me decía el pana Carlchucho: en todos los años que protestó la izquierda en este país con capuchas, lo más que hizo fue quemar camiones. Pero eso de intentar violarse mujeres policías sí que es innovador... leemos en la página de VTV:

En entrevista telefónica a VTV, una mujer policía, Sofía Aguilar, distinguido del Grupo de Reacción Inmediata de la Policía de Mérida, testimonió que fue retenida por algunos manifestantes armados y la despojaron de todo su uniforme y equipo, luego de haber sido golpeado y maltratado su compañero de patrulla. Más tarde, la funcionaria pudo ser rescatada por sus propios colegas.

¿Qué intentan? ¿Querían violarse a la mujer policía para que sus compañeros arremetieran con fuerza contra los supuestos estudiantes, los atacaran a tiros, mataran a unos cuantos y entonces nuestro país fuera acusado de violar derechos humanos?
Publicar un comentario