15 de abril de 2006

Imaginen a los generales estadounidenses declarándose en "desobediencia legítima"

Con la noticia de que varios generales retirados que sirvieron hasta hace unos meses atrás en Irak están pidiéndole al ministro de Defensa de Bush, Donald Rumsfeld, que renuncie por ser un incompetente, el pana Carlchucho me preguntó qué pasaría si a alguno de estos generales se les ocurriera tomar una plaza con un obelisco (como el Monumento a Washington, en la capital estadounidense), montaran allí una tarima y se declararan en "Desobediencia legítima".

Luego de una rápìda discusión, llegamos a la conclusión de que ocurriría algo como esto (háganle click a la imagen para verla más grande):

Los medios audiovisuales estadounidenses le han dado una escasa prominencia a la exigencia de los generales (no así los medios web y la prensa, que le han dado un poco más de cobertura... Bush también se lo tomó en serio, y salió a defender a capa y espada a su amigo). Pero muchos recordamos la gran cobertura audiovisual que recibieron los militares, tanto activos como retirados, que comenzaron a manifestarse contra el presidente Chávez en 2001 y 2002.

Por ejemplo, a Pedro Soto se le dio una cobertura sin precedentes cuando se "alzó" y se llevó a unas mil personas a manifestar a La Casona, acosando a la Primera Dama y a la pequeña hija de Chávez, las únicas personas (además de los soldados) que estaban en ese lugar.

Luego, cuando algunos militares activos y retirados comenzaron a declararse en "desobediencia legítima" en la Plaza Altamira en septiembre de 2002, Globovisión y otros medios les dieron cobertura 24 horas al día, con microondas montadas en la plaza permanentemente. Casi cualquier persona que se montara en esa tarima a decir cualquier disparate era transmitida en vivo y directo por los medios de comunicación.+

V de Venganza: ¡véanla!

Justamente ayer vi "V for Vendetta" ("V de Venganza"), una película que muestra cómo un dictador futurista, el canciller Suttler, usa el terror y los medios de comunicación para crear una agenda manipulando a la población. Cuando el gobierno quiere que todo esté bien, pues las noticias eran muy optimistas y mostraban a un gobierno que tenía todo bajo control. Incluso ocultaban protestas y actos terroristas que se ejecutaban contra el gobierno para crearle a los ciudadanos la ilusión de que había paz y tranquilidad.

En cambio, cuando querían una población manipulable, los medios pasaban noticias pesimistas y caóticas una y otra vez, asustando a todo el mundo y echándole la culpa al terrorismo aún cuando muchas noticias eran fabricadas por el gobierno. La gente, al borde de la histeria, le daba aún más poder al dictador esperando que todo volviera a la normalidad.

En este caso, es otro gobierno el que controla nuestros medios privados y les dice cuándo deben entrar en "modo crisis". Y, al igual que en "V for Vendetta", lo que se busca es que ese "otro gobierno" sea el que asuma el poder y obtenga poderes dictatoriales para que todo vuelva "a la normalidad".

Así ocurrió en abril de 2002. Una dictadura asumió el poder, y los medios aliados a esa dictadura entraron en modo "paz y tranquilidad", poniendo comiquitas cuando habían fuertes protestas en las calles.

En estos días, los medios entraron en "modo crisis". Y lo seguirán haciendo en el futuro, aumentando las impresiones de que el país está en caos a medida que nos acercamos a las elecciones. Sólo que ya nos estamos acostumbrando a no creer en los medios privados, o a no pararles mucho.
Publicar un comentario