28 de febrero de 2006

¡La "trocha" estuvo lista a tiempo!

Hoy pasé por la "vía de contingencia" o "vía alterna" Caracas-La Guaira, popularmente conocida como "la trocha". Un término inicialmente despectivo, pero que el pueblo caraqueño y varguense adoptó usándolo con cariño y admiración ante tan importante vía.

La "trocha" fue inaugurada el pasado 26 de febrero como una solución ante el daño irreparable que sufrió uno de los viaductos o puentes de la autopista que comunica a Caracas con La Guaira. Fue construida en unas cuantas semanas y popularmente se le llama "trocha" porque es un camino asfaltado a través de la montaña, con un canal de subida y otro de bajada, para tránsito ligero y pesado.

Sobre este camino, uno puede apreciar muchas cosas por sí mismo que no aprecia de ninguna manera por televisión. Luego de una cola de 15 ó 20 minutos, al entrar a la misma uno sólo puede quedarse admirado al ver las grandes paredes de roca que tuvieron que reventarse en unos cuantos meses para lograr construir la vía provisional. Parte de la roca demolida fue usado además para construir un paso por encima de la quebrada de Tacagua; además, muchos otros riachuelos tuvieron que embaularse y caen como pequeñas cascadas de 3 o 4 metros de altura.

Entonces, uno se topa con la impresionante vista del viaducto, el cual está tan cerca de la trocha que a veces pareciera poder tocarse con las manos. Uno puede ver con sus propios ojos el daño que el mismo ha sufrido. No hay que ser ingeniero para darse cuenta de que la ladera sur de la montaña ha empujado con brutal rudeza al puente; las columnas del puente están rodeadas de andamios y artilugios que los ingenieros han usado para mantener al viaducto en pie todo este tiempo.

Esa es la explicación por la cual, por más que lo intentaron, los periodistas de Globovisión no pudieron encontrar a ningún conductor el 26 de febrero que hablara mal de la vía. Todos los conductores que pasaban estaban admirados por la vía, para rabia de los periodistas globovisionianos. Hoy no tuvieron otra sino ponerse a criticar las barandas de la vía.

Pero es que no hallaban forma de ocultar sus metidas de pata, como las de Rafael Poleo, editor del diario El Nuevo País, quien exclamó hace semanas en el programa de Miguel Angel Rodríguez, muy pero muy alterado, algo como "no vas a poder terminar esa vía alterna de aquí a diciembre". Él y otros que soñaban con ver si quiera un día de retraso en la vía alterna se quedaron frustrados.
Publicar un comentario