9 de febrero de 2006

Detrás de las caricaturas danesas se busca provocar una guerra

Este artículo llevo pensándolo desde el viernes de la semana pasada. Estoy muy preocupado por el asunto de las caricaturas que algunos periódicos europeos han reproducido y que ofenden gravemente a la comunidad musulmana en el mundo. Y es lamentable que algunos dueños de medios puedan darse el lujo de arremeter ya no sólo contra una persona o un gobierno, sino contra todo un pueblo y una cultura compuesta por cientos de millones de personas.

El aunto empezó con doce caricaturas de Mahoma publicadas el 30 de septiembre pasado por el diario danés 'Jyllands-Posten', que generó protestas de la comunidad musulmana de Dinamarca. Sí, en efecto, eso fue hace cuatro meses.

Pero entonces, hace apenas unos días, los periódicos "Die Welt" (de Alemania) y "France Soir" (de Francia) también publicaron las polémicas caricaturas de Mahoma en sus primeras planas, argumentando "defensa a la libertad de expresión."

Lo extraño es que estas caricaturas (que evidentemente tenían la única intención de provocar a la comunidad islámica y hacer que los grupos más radicales cometieran acciones violentas) coinciden con la victoria de Hamás en el parlamento palestino, que ha sido recibida con amenazas por parte de EEUU, algunos países de Europa e Israel de no reconocerlos o de reducir ayudas.

También coinciden con la crisis nuclear que quieren crear contra Irán, llevándola al Consejo de Seguridad de la ONU y buscando un ataque contra dicho país, que ya es visto por una parte importante de la mediatizada sociedad estadounidense como "la principal amenaza contra EEUU"

El asunto quiere verse como un debate entre la "libertad de expresión" y la "censura". Y eso es absurdo. No se trata de libertad de expresión. Se trata de respeto.

  • ¿Por qué Meridiano no coloca en su portada una foto de Norkis Batista completamente desnuda, mostrando sus senos al aire y su trasero tal cual como vino al mundo? Por respeto hacia una porción de la sociedad que consideraría eso ofensivo.

  • ¿Por qué los diarios musulmanes venezolanes no ponen en sus imágenes una caricatura de Jesucristo matando gente en Irak? Por respeto hacia los cristianos. ¿Recuerdan el escándalo que se formó cuando Shinead O'Connors rompió la foto del Papa en un concierto? ¿O cuando se estrenó la película "La Última Tentación de Cristo", en la cual había un romance entre Jesús y María Magdalena?

  • Lo mismo se podría decir sobre los judíos. ¿Por qué nadie hace caricaturas de Moisés con un fusil disparando a niños palestinos? ¡Por respeto hacia los judíos e israelíes! Un diario iraní está haciendo un concurso de caricaturas burlándose del holocausto, algo tan despreciable como lo que hicieron los daneses. Con el atenuante de que los iraníes no empezaron este toma y dame.

"Censura del miedo"

Algunos articulistas y politólogos dicen que hay una "censura del miedo" que evita que alguien hable en contra del Islam. Pues yo voy a hablar de otras censuras del miedo que existen en este mundo:

  • El caso de la comunidad judía: Cualquier burla o referencia hacia los judíos es inmediatamente considerada antisemitismo, y es rechazada no sólo por los judíos, sino por cualquier persona que haya estado en contacto con un televisor en los últimos 50 años. Nos burlamos de los gallegos o de los argentinos y hacemos chistes de ellos cotidianamente, pero basta conque alguien haga un chiste de judíos o una crítica constructiva hacia ellos, para que esa persona sea considerada un nazi y se le niegue trabajo en cualquier sitio importante.

    ¿Por qué cada tres meses tenemos que ver un documental o una película nueva basada en el sufrimiento que tuvieron los judíos en el holocausto? ¿Por qué olvidamos que Hitler no sólo mató a judíos, sino también a polacos, rusos, comunistas, homosexuales, opositores políticos y a otras minorías? ¿Por qué olvidamos que en el siglo XX también hubo muchos otros holocaustos y matanzas, como la de Ruanda, donde también murieron cientos de miles de personas inocentes?

    ¿Se imaginan qué pasaría en el mundo si alguien empezara a colocar en las primeras planas de sus periódicos, caricaturas de Moisés abriendo un mar de billetes verdes? ¿O a Moisés encaramándose en un tanque de guerra para matar niños palestinos? Esa caricatura la rechazaríamos todos, porque a pesar de las diferencias que podamos tener con los gobernantes israelíes y con muchos judíos en la forma como tratan a los palestinos, sin embargo debe existir un respeto entre ambos.

  • El caso de Gustavo Cisneros: Hasta el año 2002, Cisneros era una figura absolutamente intocable en Venezuela. Si un periodista escribía cualquier cosa contra él, era prontamente visitado por una tropa de abogados que le exigían una pronta rectificación o exponerse a sanciones legales, y eso incluía a medios de Internet nacionales y extranjeros, varios de los cuales habían sido cerrados o amenazados por publicar información de Cisneros y de su aparente compromiso con el golpe de abril de 2002 (así pasó con artículos sobre Cisneros alojados en el hosting hispano iespana.es, y que fueron borrados sin siquiera avisarle a su autor).

    Yo en 2002 colaboraba con Aporrea y nos llegaba mucha información sobre Cisneros y el golpe de abril. Pero no podíamos publicarlas. Martín, el webmaster, estaba aterrorizado de que pudiéramos ser víctimas de alguna sanción legal que clausurara al servidor de Aporrea por publicar información de ese señor. Sabíamos que otros medios aliados con el proceso, incluyendo medios oficiales y alternativos, habían tomado decisiones similares temerosos del poder del magnante de las telecomunicaciones.

    Tuvo que ser el Presidente Chávez quien acabara con eso luego de que, en un discurso transmitido en cadena nacional, acusara a Cisneros de ser uno de los principales líderes del golpe de abril de 2002. Al día siguiente, tanto Aporrea como todos los medios oficiales, alternativos e independientes del país mostraban sus pruebas y argumentos acusando a Cisneros de estar comprometido con el golpe de Estado. Allí murió la "censura del miedo" en torno a Cisneros.

  • El caso de los chavistas: los empresarios opositores siguen y seguirán siendo los dueños de muchos medios de producción en Venezuela. Los chavistas lo saben, y muchos se abstienen de escribir y firmar con su nombre artículos a favor de Chávez en medios públicos, ya sea escritos o por Internet. Le temen al "poder de Google": que al ponerse su nombre en un buscador, lo primero que salga sea un artículo en Aporrea o en Rebelión que pueda servir para negarles un trabajo por ser chavistas. Por esa razón, muchos se abstienen de expresarse públicamente, cayendo también en la "censura del miedo".

Entonces el tema no es que esté prohibido hablar mal de los musulmanes, ni que exista una "censura del miedo" en torno a ellos. El tema es que debe haber un mínimo de respeto entre contrincantes, si es que queremos llegar a soluciones pacíficas.

¿A dónde quieren llevarnos aquellas personas detrás de las caricaturas? Hasta ahora han habido varios puertos, embajadas atacadas e iglesias y templos destruidos. Lamentablemente un número muy reducido de musulmanes han tomado vías violentas y han atacado incluso a países y religiones que nada tienen que ver en el meollo. Sin embargo, los medios occidentales han magnificado el asunto para dar a entender que todos los musulmanes son gente violenta e irracional.

Muchos creemos que todo esto es intencional y es lo que preveían quienes están detrás de las caricaturas: preparar a la sociedad occidental para que justifique un conflicto a gran escala contra los creyentes del Islam.

Les dejo por último, un fragmento de un artículo muy bueno titulado "Detrás de las 12 malditas caricaturas danesas".

PERO, ¿QUIEN ES Flemming Rose, "editor cultural" del periódico danés Jyllands-Posten, que desató la publicación caricatural? El investigador Christopher Bollyn, de American Free Press ("La prensa europea provoca a los islámicos para inflamar el choque de las civilizaciones", 3/2/06), afirma que el israelí-danés Fogh Rasmussen mantenía fuertes vínculos con Ariel Sharon y el fundamentalista israelí-estadunidense Daniel Pipes. Cita una declaración a la BBC del profesor Mikael Rothstein, de la Universidad de Copenhague, quien fustigó que "agentes de cierta persuasión" (sic) se encontraban "detrás de la afrenta egregia al Islam con el fin de provocar". Bollyn asevera que el "agente clave" es Flemming Rose, el "editor cultural" del diario danés. Comenta que The International Herald Tribune (propiedad de The New York Times), que reportó las caricaturas injuriosas el primero de enero, hizo notar que aún el "libre expresionismo" de Rosen "tenía sus límites cuando se trataba de criticar a los líderes sionistas y sus crímenes", al confesar que "nunca publicaría una caricatura de Ariel Sharon estrangulando (sic) a un bebé palestino, porque pudiera ser tomado como racismo". Sin comentarios.

FLEMMING ROSE HABIA viajado a Filadelfia en octubre de 2004 a visitar a Daniel Pipes, uno de los más feroces neoconservadores del unilateralismo bushiano, de quien luego hizo un panegírico ditirámbico. Pipes, furibundo islamófobo, profesa la teoría peregrina de que la paz en Medio Oriente solamente será instaurada con una "victoria total de Israel", y fue nombrado en abril de 2003 al consejo del Instituto de la Paz (sic) de EU, centro apadrinado por el Congreso para la "resolución pacífica de los conflictos internacionales". ¡Qué buena broma de Baby Bush!

EL MISMO JYLLANDS-POSTEN había rechazado hace tres años publicar caricaturas que desacralizaban a Cristo porque "no eran divertidas (sic) y podían ser ofensivas (sic) para los lectores" (The Guardian, 6/2/06). Las caricaturas de Mahoma no son nada "divertidas", sino explosivas. No hay que perder de vista que, en términos teológicos, la Iglesia luterana de Dinamarca es tan iconoclasta como el Islam.

EXACTAMENTE CUATRO MESES después de la publicación sacrílega del Jyllands-Posten, las caricaturas que describen a Mahoma como lanzador de bombas y pedófilo fueron publicadas el mismo día con evidente motivo inflamatorio a lo largo y ancho de Europa, a lo que comenta Christopher Bollyn: "el timing sugiere que la respuesta fue coordinada por una mano oculta". Pero, ¿qué tiene de "oculta", por favor?

ES MAS EXPLICITO el feroz portal Wayne Madsen Report (WMR, 5/2/06): "los neoconservadores usan a Dinamarca como su más reciente instrumento para impulsar el choque de las civilizaciones", con el fin de "llevar a una sangrienta confrontación militar entre Occidente y el Islam". Cita el concierto de los multimedia neoconservadores que se deleitó con las orgías de violencia que culminaron en deplorables incendios y actos vandálicos en las sedes diplomáticas de Dinamarca (y otros países europeos) con el fin de exhibir el lado oscuro del Islam y su publicitado salvajismo intrínseco: Fox News (que, por cierto, ya se convirtió en el mayor centro mexicanófobo de EU), The New York Sun, y los periódicos anglosajones propiedad del Grupo Fairfax de Australia, "vinculado financieramente con el criminal convicto lord Conrad Black, de la corporación Hollinger", propietaria a su vez de The Jerusalem Post y del británico The Daily Telegraph, cuyo directivo es el súper halcón israelí-estadunidense Richard Perle.

WMR REMEMORA QUE los televangelistas fundamentalistas cristianos Pat Robertson y Jerry Falwell ya habían blasfemado al profeta Mahoma. Concluye que los neoconservadores son tan peligrosos como los terroristas islámicos, por lo que "deben ser detenidos como un peligro para la seguridad pública". Absolutely! (...)

LOS EUROPEOS ILUSTRADOS han escudriñado la dimensión mimética y mediática de la violencia vinculada a la religión desfigurada. René Girard demuestra cómo opera el "mimetismo" en la vinculación de la "violencia y lo sagrado" y Hermann Broch, en su excelsa "teoría del deliro de las masas", exhibe las epidemias de opinión expandidas por poderosos estímulos externos, que en la actualidad son magnificadas por los multimedia propiedad del Moloch bélico y sus veneradores, los neomoabitas, es decir, los necrófilos neoconservadores straussianos.

QUEDA CLARO QUE la "libertad de expresión" se encuentra más en la propiedad catastral de los medios que en su difusión selectiva.

TODAS LAS CIVILIZACIONES plurales del mundo corren grave peligro. Si no se desea recorrer de nuevo la "ruta antigua de los hombres perversos", se debe abolir cualquier tipo de fundamentalismo como fenómeno antropofágico, para así trascender al justo medio armónico del más creativo y humanista "Diálogo de las Civilizaciones", que evoca el respeto a la alteridad compartida y el derecho a ser ecuménicamente diferentes en la biosfera común, como sublime expresión natural de la diversidad de todas las especies de la creación.
Publicar un comentario